Programas políticos y económicos del centro y del PSOE     
 
 Pueblo.    17/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 32. 

PROGRAMAS POLÍTICOS Y ECONÓMICOS DEL CENTRO Y EL P.S.O.E.

MADRID. (PUEBLO.) — Una vez terminadas las elecciones y a falta de saber ya unos pocos resultados

definitivos. España ha entrado en la vida democrática de pleno derecho y entrará con todo su sistema una

vez que los dos grandes triunfadores de estos comicios, Unión del Centro Democrático y Partido

Socialista Obrero Español, comiencen a configurar los rasgos programáticos en el orden político y en el

orden económico.

Durante la pasada campaña electoral ambos partidos han reseñado quizá sin demasiado hilvanamiento,

pero con datos y citas sus programas, que PUEBLO a continuación reseña:

PROGRAMA POLÍTICO DE U.C.D.

— Hacer posibles los pactos social y económico. Establecer las bases para consolidar definitivamente

una nueva situación social y política.

— Los principios son reforma, moderación, democracia, libertad y como alma de todo esto, justicia,

que tiene como consecuencia el orden. Ello implica el reconocimiento de los derechos sociales y de las

libertades públicas y su garantía.

— La nueva Constitución debe ser pactada y aceptada por todos los grupos políticos representados en

las Cortes, independientemente del numero de diputados o senadores obtenidos en las elecciones.

— La institucionalización de las regiones ha de hacerse en la forma que decidan las Cortes.

— También las nuevas Cortes han de aprobar una nueva normativa referente al matrimonio civil. U. C.

D. propugna la distinción entre el compromiso religioso y la regulación civil del matrimonio, congruente

con los postulados de un Estado no confesional. Es contraria al aborto y postula una protección suficiente

a la madre soltera.

— En educación y cultura, libertad de enseñanza, gratuidad al menos en el nivel de la general básica,

igualdad de oportunidades en otros niveles derecho de los padres a determinar la educación de los hijos y

control de las familias sobre los centros docentes.

— Reconocimiento y garantía estatal del derecho de libertad religiosa de todos los españoles, sin

discriminar a nadie por razón de creencias. Las leyes deben tener en cuenta el hecho sociológico de la

predominante extensión de la religión católica. Separación de la Iglesia y del Estado con desaparición de

respectivos privilegios. Pleno derecho a la Seguridad Social para los sacerdotes.

— Las necesidades materiales de las fuerzas armadas, garantía del orden institucional, ha de tener

prioridad. Las fuerzas de Orden Público, que siguen necesitadas de dignificación social, son apolíticas, al

servicio de la paz civil, defensoras de la legalidad, del Estado y la comunidad.

U. C. D.: PROGRAMA ECONÓMICO Y SOCIAL

— Los primeros objetivos, para un plazo no superior a dos años, requieren, además de elevar a la

categoría de principio la economía social de mercado, los siguientes fines: plena libertad y autonomía

sindical, reconocimiento de la huelga como instrumento de defensa de la clase trabajadora, concepción

del trabajo como participación en la empresa, reforma de las estructuras de ésta, nueva financiación de la

Seguridad Social con creciente participación del presupuesto del Estado, desaparición de todo tipo de

discriminación laboral, mayor flexibilidad en la protección familiar, igualdad de derechos y deberes del

hombre y 1a mujer, pensiones suficientes y periódicamente actualizadas.

— Estabilidad de precios y equilibrio financiero: reducir el primer año la inflación a menos de la mitad,

conseguir al final del segundo año aumentos de precios similares a la Comunidad Económica Europea,

política monetaria realista, contención del déficit del sector publico.

— Expansión del sector público preferentemente al servicio de las grandes necesidades de educación,

sanidad, vivienda, deporte, cintura, transporte, información: control legislativo, reducción de su déficit

global, replanteamiento de la financiación del déficit, integración plena de la Seguridad Social en los

presupuestos del sector público con reforma de prestaciones y cotización.

— La reforma fiscal es vital para el éxito del programa de saneamiento económico; lo más urgente

luchar contra el fraude, implantando en determinadas situaciones el delito fiscal; después hacer más eficaz

y justo el impuesto sobre la renta, que hoy recae fundamentalmente sobre los ingresos medios, y la

revisión de diversas figuras del impuesto.

— Promoción estatal del desarrollo de mercados financieros, revisión de las limitaciones a la inversión

de las Cajas de Ahorro, reforma de la Bolsa, replanteamiento a medio plazo de la Banca oficial.

— La moderación en el crecimiento de rentas y precios ha de ser negociada y aceptada por los españoles,

pleno empleo como uno de los objetivos básicos, devolver la confianza a los inversores, movilidad de la

mano de obra, inversiones del Estado donde sea más acuciante el paro, incentivos fiscales a la ocupación,

mejora de las prestaciones de desempleo, nivelación de la balanza de pagos, revisión del fomento a la

exportación, moderación del crecimiento de exportaciones, incorporación a las comunidades europeas.

— Política agraria rentable y viable, reducción de costos por medio de subvenciones, desarrollo

ganadero, reforma de la ordenanza laboral del campo, mejora del medio rural y desarrollo del movimiento

cooperativo.

— Política coordinada de medio ambiente con carácter urgente, incluso represiva, que fuerce a las

empresas contaminantes nueva política urbanística, evitarla especulación, facilitar el acceso a la

vivienda familiar con créditos a largo plazo y socialización del suelo urbanizable.

— Política informativa basada en la responsabilidad social y plena libertad de los medios, estructura

sanitaria suficiente con óptimo sistema de producción y distribución de medicamentos e incremento del

número de camas, ayudas suficientes para los minusválidos y sus familias, desaparición de la emigración,

derecho de asociación profesional para los funcionarios.

PROGRAMA POLÍTICO DEL P. S. O. E

— Compromiso constitucional de las fuerzas democráticas, que garantice definitivamente la libertad y

la democracia. Cortes constituyentes que hagan desaparecer todos los residuos oligárquicos del régimen

anterior y elaboren un nuevo marco constitucional abierto en el que tengan cabida los derechos de las

nacionalidades y regiones del Estado, así como la autonomía de los municipios.

— El P. S. O. E. promoverá en las Cortes el establecimiento de un estatuto de libertades que reconozca

los derechos y libertades fundamentales: derecho a la vida, a la salud, a la integridad física, a la libertad

y a la seguridad, libertad de pensamiento, de opinión y de expresión, libertad religiosa, derecho a la

objeción de conciencia, a la intimidad frente a las injerencias arbitrarias en la vida privada o familiar,

inviolabilidad del domicilio, de la correspondencia y de las comunidades telefónicas; derecho a contraer

matrimonio civil a la igualdad y al divorcio, de acuerdo con las causas que una ley de divorcio establezca

y al plannin familiar: igualdad total de derechos para la mujer, libertad de reunión, manifestación y

asociación; derecho a la igualdad ante la ley y a la no discriminación, derecho de acceso, en condiciones

de igualdad a las funciones y cargos públicos: derechos económicos de la persona como trabajador y

derecho a una enseñanza gratuita y obligatoria.

— Derecho a la autonomía de los pueblos de España y defensa de la unidad del Estado español, unidad

que no puede basarse en la fuerza, y ha de articularse mediante una fórmula constitucional libremente

pactada y abierta. El P. S. O. E. propugna una fórmula que combine la autonomía de cada nacionalidad y

región con unas instituciones en el piano político y en el plano económico capaces de asegurar la

solidaridad entre todos los ciudadanos. Impulsará la autonomía de los municipios.

PROGRAMA ECONÓMICO

— La crisis depende fundamentalmente de la estructuración de nuestra economía. Los trabajadores

necesitan que se acometan de inmediato una serie de medidas que permitan superar la deficiente

situación actual. Los que más tienen deben pagar en mayor medida.

— Para solucionar el problema del paro y la emigración: estimulo director a la creación de puestos de

trabajo por medio de la disminución progresiva del impuesto sobre la renta de las empresas que

aumenten anualmente su plantilla en más de un 5 por 100; financiación de la Seguridad Social con cargo

a los Presupuestos Generales del Estado; aumento de la inversión publica en industrias y servicios

intensivos de mano de obra, como la educación, la sanidad y el urbanismo; reducción de la jornada

laboral a cuarenta horas semanales, reducción de la edad de jubilación a los sesenta años; encarecimiento

del las horas extraordinarias, hasta conseguir su eliminación; creación de un puesto de empleo, gestionado

por los sindicatos de trabajadores.

— Salario mínimo de 800 pesetas diarias: Seguridad Social para todos; las pensiones, seguros de paro y

ayudas familiares asegurarán un ingreso mínimo no inferior al salario mínimo.

— Para la reforma fiscal, el P. S. O. E. propone crear la figura penal del delito fiscal para acabar con el

fraude; estructurar el sistema fiscal, gravando la capacidad de pago de los contribuyentes por cinco vías

diferentes, la renta personal, los beneficios empresariales, el patrimonio neto, las sucesiones y el

impuesto sobre el valor añadido; rigor en las bases del impuesto y elevación del mínimo exento por

rentas del trabajo personal.

— Reforma agraria sustancial para equiparar a los campesinos con los demás trabajadores, conseguir

una mayor equiparación de empleo en el medio rural, mayor eficacia técnico-económica, expropiación

con indemnización de latifundios con baja rentabilidad y transformación de minifundios, eliminación del

destajo, crédito agrícola para pequeños y medianos agricultores y ganaderos, seguro de cosechas y lucha

contra riesgos.

— Enseñanza democrática con control democrático de trabajadores de la enseñanza, alumnos y padres.

Enseñanza gratuita y pública y que garantice la igualdad de oportunidades para todos los alumnos. La

enseñanza debe ser laica, que asegure la libertad de creencia religiosa de los alumnos; una enseñanza

objetiva, libre, abierta, próxima a la realidad y disfrutada por todas las capas sociales.

 

< Volver