Diario de las elecciones. Encuesta entre dirigentes de partidos políticos. 
 Coincidencia general: tras ls elecciones, revisión del estatuto de defensa hispanoamericano     
 
 ABC.    12/05/1977.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 28. 

ABC. JUEVES 12 DE MAYO DE 1977.

Diario de las ELECCIONES

ENCUESTA ENTRE DIRIGENTES DE PARTIDOS POLÍTICOS

COINCIDENCIA GENERAL: TRAS LAS ELECCIONES, REVISIÓN DEL ESTATUTO DE

DEFENSA HISPANOAMERICANO

Madrid. (De nuestra Redacción.) Ante la visita a España del secretario de Estado de los Estados Unidos,

Cyrus Vance, y la proximidad de un proceso electoral en España que, en cierta medida, puede afectar a

las relaciones entre ambos países en el terreno comercial y, especialmente, en el de defensa, con la

presencia de varías bases americanas en el territorio español, A B C ha realizado una encuesta entre

significados líderes políticos de diversas tendencias ideológicas sobre cuál debe ser la evolución futura de

esas relaciones.

En cuanto a la defensa, materia sobre la que se encuentra especialmente sensibilizada la opinión pública,

las respuestas son de lo más dispares, pero todas coinciden en una cosa: el actual sistema no debe

persistir. «Alianza Popular», por boca de Fraga, se muestra partidario de un nuevo estatuto de mutua

defensa; Tierno Galvan, del «P. S. P.», acepta una continuidad transitoria, y Trías Fargas, de «Pacto

Democrático de Cataluña», cree que debe manifestarse la intención de prescindir de las bases. Por su

parte, Joaquín Garrigues sitúa el tema de las bases íntimamente ligado al de la O. T. A. N., y Gil-Robles

considera necesaria la revisión en profundidad de los acuerdos siguientes:

Las preguntas formuladas en esta encuesta fueron las siguientes:

1 ¿Cómo cree que deben evolucionar, tras las elecciones, las relaciones Estados Unidos-España?

2 ¿Es usted partidario del mantenimiento de las bases americanas en España? ¿Durante cuánto

tiempo?

• JOAQUÍN GARRIGUES WALKER («Unión de Centro Democrático»): «Nuestra política exterior

estará condicionada por la estabilidad del régimen democrático»

1 Nuestra política exterior —y en concreto con los Estados Unidos— estará condicionada por la

estabilidad del régimen democrático que se inicia el próximo 15 de junio. En la medida en que una, de las

coaliciones electorales obtenga un importante respaldo de los electores españoles podremos negociar con

los Estados Unidos unos acuerdos de cooperación más equitativos que hasta la fecha.

2 El establecimiento de las bases norteamericanas en España fue para el Estado español una operación

política necesaria para su imagen exterior en aquellas fachas, y para los Estados Unidos, una conveniencia

importante para su estrategia militar. Las razones de la existencia de bases en España no son hoy las que

fueron ni para un país ni para el otro, y esas bases sólo tendrían justificación en tanto y en, cuanto

formásemos parte de la Alianza Atlántica, con plenos derechos y obligaciones.

• JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES Y GIL-DELGADO («Federación Popular Democrática»): «El

estrucluralismo de las bases debe ser revisado en profundidad»

1 Naturalmente, debe de prescindirse del actual Estado, más cercano a un vasallaje o a un régimen atípico

de protectorado. La conclusión primera de los Acuerdos de Helsinki hace referencia a la igualdad

absoluta entre todos los Estados, lo que, por otra parte, no hace sino ratificar a nivel estatal, los acuerdos

de derechos humanos que la Corona ha suscrito recientemente.

Vaya por delante que no hay ningún tipo de enemiga por parte del «F. D. C.» contra los Estados Unidos,

mas bien al contrario. Admiramos a un gran país que ha sabido dar bien escritas lecciones de

ejemplaridad liberal v democrática. Pero nuestra sincera admiración no nos ciega a la hora de comprobar

cómo tantas materias, básicamente económicas (pesca, calzado, emigración, etc.), dejan expresamente

excluida a una colectividad tan importante como la española.

2 En principio, el estructuralismo de las bases «de administración conjunta» debe ser revisado en

profundidad. Nadie va a ocultar la impopularidad de tales arsenales y aeropuertos, desafecto que no

excluye a ninguna organización política determinada, ya de izquierda ya de derecha e, incluso, de extrema

derecha. Tales organismos han de verse sometidos a una crítica que parte, en primer lugar, de la

conveniencia que directamente, a España le reportan. Posteriormente, el planteamiento ha de pasar por la

ventaja (o desventaja) que representa el estar adscrito a un bloque (la N. A. T. O.), sin gozar, por ser

adscripción de segundo orden o indirecta, de las posibles bondades de una asociación de pleno derecho.

Es más, nuestra vocación universalista y humanística, que nos sitúa bien lejos de cualquier política de

bloques y alianzas militares, directa o indirectamente ofensivas, nos llevaría a simplificar la ventaja

ideológica del mantenimiento de las bases U. S. A., aún más, discutiendo seriamente las posibilidades de

nuestra asociación a la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Sin embargo, la realidad puede aconsejar un paulatino desmantelamiento de estos establecimientos, así

como la gradual incorporación de nuestro Estado a los demás que buscan la equiparación de fuerzas.

• FRANCISCO FERNANDEZ ORDOÑEZ («Unión de Centro Democrático»): «El nuevo Gobierno

deberá defender enérgicamente unas relaciones comerciales más equilibradas»

1 Las relaciones tienen que elaborar se en un plano de igualdad jurídica y de dignidad política. El nuevo

Gobierno español deberá defender enérgicamente las condiciones que permitan unas relaciones

comerciales más equilibradas.

2 Es deseable un plan de retirada gradual y progresiva de las bases, americanas, que se justificará, entre

otras muchas razones, por la presencia de España en organizaciones internacionales.

• MANUEL FRAGA IRIBARNE («Alianza Popular»): «Las bases pueden subsistir, pero dentro de un

nuevo estatuto de mutua defensa»

1 La política exterior ha de ser más estable que la política interior, entre otras razones porque no depende

de nuestra sola voluntad. La geografía, la economía y otras realidades la influyen de modo importante.

Esto supuesto, «Alianza Popular estima que España debe asumir plenamente su papel en la defensa

occidental y atlántica y continuar una relación cordial con los EE. UU., que la encabezan y fortalecen. Y,

por supuesto, en todos los demás terrenos también; económico, cultural, etc.

2 Ya he indicado que debemos pasar a la plena integración en un sistema de defensa y superar, por lo

tanto, el mero sistema de bases. Estas pueden subsistir, pero dentro de un nuevo estatuto de mutua

defensa.

• ENRIQUE TIERNO GALVAN («Parlido Socialista Popular»): «Las bases pueden continuar el tiempo

necesario para que nuestras relaciones no entren en crisis»

1 Las elecciones son un hecho importante en la vida política española, pero en ningún caso definitivo. Por

tanto, no tienen por qué condicionar la política exterior del país.

El único condicionamiento admisible consiste en evitar, a todo trance, que una potencia exterior pretenda

injerirse, o se injiera en el remodelamiento que se está llevando a cabo de las estructuras políticas de la

convivencia entre los españoles.

2 A mi juicio, las bases U. S. A. en España, conviene que se quiten, pero esto no quiere decir que

tengamos que romper nuestras obligaciones o intereses internacionales por un hecho que, de suyo, no

tiene tanta importancia como para que exija una resolución inmediata.

Las bases pueden continuar el tiempo que sea necesario para que nuestras relaciones con los Estados

Unidos no entren en crisis, o sufran de tal manera que dañen los intereses nacionales.

• RAMÓN TRIAS FARGAS («Pacto Democrático de Cataluña»): «Es importante que España

manifieste su propósito de prescindir de las bases»

1 Creo que las relaciones hispano norteamericanas deben acrecentarse de acuerdo con la línea actual de

amistad y cooperación. Es preciso, de todas formas, que dichas relaciones se desarrollen en un plano de

clara igualdad

2 En principio, no soy partidario del mantenimiento de las bases, pero comprendo que en esta materia, ni

se puede ni se debe actuar unilateralmente. Sobre todo sin considerar el conjunto de las relaciones

internacionales. De todas formas, es Importante que España manifieste lo antes posible su propósito de

prescindir de las bases.

 

< Volver