Tertulia electoral en ABC. Coloquio. 
 El carácter constituyente de las Cortes y la autenticidad electoral     
 
 ABC.    02/06/1977.  Página: 14-15. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

ABC. JUEVES, 2 DE JUNIO DE 1977.

Coloquio

EL CARÁCTER CONSTITUYENTE DE LAS CORTES Y LA AUTENTICIDAD ELECTORAL

Las tertulias electorales de A B C celebraron el martes su «Paso del Ecuador» con el cartel de no hay

billetes y un auténtico récord de asistencia de candidatos. Los señores Tussell, Miralles, Villar Arregui,

Halffter, Moral, Cantarero del Castillo, Murillo, Hermán Oehling, Herrero de Miñón y Vidal Beneyto

debatieron un único tema: las Cortes Constituyentes, tema que ese día estaba de actualidad a raíz de la

dimisión del presidente de las Cortes, don Torcuaio Fernández-Miranda,

El representante del P. S. O. E., Enrique Moral, inició el debate manifestando sus esperanzas en que las

próximas Cortes sean Constituyentes. Las únicas organizaciones que pretenden tan sólo la reforma —

dijo— son minoritarias y las fuerzas democráticas tendrán un porcentaje de escaños suficiente para

asegurar de forma irreversible su carácter constituyente.

El candidato de Unidad Socialista, José Vidal Beneyto. Indicó que la ley Electoral estaba hecha a la

medida de la derecha y que no podía compartir ese optimismo. Por su parte, los señores Cantarero,

Herrero de Miñón y Murillo insistieron igualmente en el carácter constituyente de las Cortes, mientras

que Cristóbal Halffter, independiente por León, se mostraba favorable a una constitución en la que

estuviera vigente el espíritu y la letra de la «Declaración de Derechos Humanos».

NECESIDAD HISTÓRICA.—Para el liberal Jaime Miralles el carácter constituyente de las Cortes que

van a ser elegidas por el reconocimiento de la soberanía del pueblo y porque cuando una dictadura

determina hay una necesidad histórica que determina su condición constituyente. Además —afirmó—,

«el Gobierno ha perdido su papel de arbitro y se convierte en beligerante con la complicidad del Centro

Democrático».

La afirmación de Jaime Miralles provocó la réplica de Herrero de Miñón, quien afirmó que la

autenticidad de las elecciones venía garantizada por una Administración Electoral judicializada.

LA CANDIDATURA DE SUAREZ.—Durante un tiempo bastante largo los reunidos discutieron la

candidatura del presidente Suárez, empezando por el señor Vidal miembro de la candidatura de Senadores

eficacia de la Administración de Justicia a la hora de controlar la autenticidad electoral, mientras que

Enrique Moral destacaba la inercia de las instituciones, incluso las judiciales, que puede hacer que se

incline en favor de los órganos de poder.

En cambio. Manuel Murillo, del P. S. O. E. histórico, defendió el derecho de Suárez a comparecer ante el

electorado, y Cantarero del Castillo afirmó que no se podían prejuzgar las intenciones de las personas.

DISOLUCIÓN. — El tema constitucional se retomó al plantearse desde la sala qué partidos eran

partidarios de la disolución de las Cortes tras la realización de la nueva Constitución y qué modelo

proponían.. Todos los presentes, a excepción de Manuel Murillo y Javier Tussell, del Partido Demócrata

Popular, integrado en Centro Democrático, fueron favorables a la disolución. Los dos disidentes

manifestaron que se debería agotar el plazo de cuatro años, porque España no puede permitirse

económicamente unas elecciones cada ocho días.

Villar Arregui, miembro de la Federación de la Democracia Cristiana y senador para la democracia por

Madrid, resaltó que, junto a la labor propiamente constituyente, era preciso que las Cortes adoptaran una

serie de medidas urgentes. Manifestó acto seguido que el Senado no lo concibe si no es como Cámara de

representación de los países y nacionalidades que integran la irrevocable unidad de España y que debería

ser un marco de convivencia capaz para todos los españoles.

Añadió que debería contener todos los derechos políticos y económicos, garantizados por un Tribunal de

garantías constitucionales e incluso un Tribunal supranacional. Indicó luego que el Gobierno debía ser

responsable ante el Parlamento, con posible voto de censura constructivo, auténtica independencia del

poder judicial, articulación federativa del Estado y recordar que la Corona puede no ser discutida si

coopera al desenvolvimiento de la soberanía del pueblo.

NO AL DOGMATISMO CONSTITUCIONAL.—Enrique del Moral, del P. S. O. E., tras afirmar que el

carácter constituyente de unas Cortes viene definido por su poder ilimitado para desarrollar absolutamente

todo, incluso la forma de Estado, y por su carácter efímero. Terminada su labor —dijo— deben devolver

la soberanía al pueblo.

La nueva Constitución —añadió— debe ser breve y flexible, contener las libertades públicas y, dentro de

nuestro contexto, de aquellos que afectan al mundo del trabajo. En el aspecto formal, división de poderes

y garantías de la independencia del poder judicial.

Del Moral hizo especial hincapié en la responsabilidad del ejecutivo ante el legislativo, y en cuanto a la

forma de Estado que haya sido adoptada por el país —no nos inclinamos previamente por ninguna— y

Estado federal.

Herrero de Miñón se mostró partidario de una Constitución no dogmática, que permita gobernar a las

derechas y a las izquierdas, responsabilidad política del Gobierno y régimen de autonomías.

Hermán Oehling, de Alianza Popular, indicó que se trabajaba sobre algunos documentos constitucionales.

Los temas centrales deberán ser —dijo— las relaciones Parlamento-Gobierno, las representaciones

regionales. Las Cortes —finalizó— no deberían entrar en problemas dogmáticos y deberían llegar a un

pacto amplio para poder seguir evolucionando democráticamente.

PACTO SOCIAL Y NACIONAL.—Para Manuel Murillo la Constitución debe ser de todos los españoles

y debe incluir un pacto social y pacto nacional.

Cantarero del Castillo manifestó que Reforma Social Española no tiene un modelo, pero sí algunos

criterios. Dentro de la Constitución deben tener cabida todos los derechos humanos, autonomías

generalizadas para todas las regiones, con capacidad legislativa en su ámbito, siempre que no afecten a

otras regiones o al Estado.

Cristóbal Haffter, independiente por León, manifestó que daría su voto a la Constitución que diera la

representación más amplía posible al pueblo español, que solucionara los problemas de las regiones en un

marco federal y que garantice los derechos humanos y toda la dignidad humana.

Para Jaime Miralles la Constitución debe garantizar todos los derechos y libertades políticas y

económicas, establecer la división de poderes, poder judicial igualmente independiente y autonomías

regionales, porque es justo política, jurídica e históricamente, y además es urgente.

MEDIDAS ECONÓMICAS.—El coloquio finalizó con la discusión y consenso generalizado sobre la

necesidad de adoptar medidas económicas urgentes. Las discrepancias, no de importancia, se producen a

la hora de instrumentar esas medidas.

A causa de la gran asistencia de público y candidatos nuestro moderador tuvo más trabajo que en días

anteriores, aunque, afortunadamente, no llegaron a producirse tensiones graves.

 

< Volver