Tertulia electoral de ABC. Los candidatos. 
 Tertulia electoral de ABC     
 
 ABC.    12/06/1977.  Página: 14-15. Páginas: 2. Párrafos: 43. 

ABC. DOMINGO, 12 DE JUNIO DE 1977. PAG. 14

TERTULIA electoral en ABC

los candidatos

Estuvieron en la mesa de nuestra tertulia: José María Gil-Robles y Gil-Delgado

(Federación de la

Democracia Cristiana), José Luis González Posada (Partido Socialista Democrático

Español), Vicente

Bosque Hita (A. P.), Ventura Olaguibe (Unión Social Demócrata Española), y

Emilio Cassinello (Partido

Socialista Popular).

José María Gil-Robles (Federación Demócrata Cristiana):

«NO TIENEN RAZÓN LOS APOCALÍPTICOS»

Don José María Gil-Robles y Gil-Delgado, secretario de la Federación de la

Democracia Cristiana y

candidato al Congreso por Madrid, se muestra sorprendido ante la elevada

concurrencia que registra

nuestra tertulia. En cuanto al panorama electoral, a sólo tres días de las

elecciones, nos dice:

—Sigue siendo una fuente de imprevistos. Muchos españoles no quieren dar sus

preferencias en las

encuestas que se realizan. Quizá porque no las conocen del todo.

—¿Qué impresión tiene sobre el desarrollo de la campaña electoral?

—Ha sido demasiado corta, lo que ha beneficiado a los que han dispuesto de

mayores medios económicos

y a los que llevaban ya mucho tiempo apareciendo en TVE. De todos modos, para

nosotros ha sido muy

provechosa y ha permitido una movilización del pueblo español muy interesante.

—¿Cree que tienen alguna razón quienes piensan que nuestro panorama política

español se parece al de

1936?

—No. Yo creo que no tienen razón los apocalípticos, ni los que intentan

capitalizar en su favor el voto del

miedo. No hay ninguna semejanza con el año 1936; ni en los planteamientos, ni en

las agrupaciones de

fuerzas, ni en la situación del pueblo español.

—Esta gran diversidad de partidos políticos ¿llegará a simplificarse algún día?

—Yo creo que, en el fondo, no es tan grande la variedad de partidos. Hay que

pensar que, de los 140

legalizados, hay provincias que no tienen ni 14. Y aun entre ellos, los

importantes no llegan a media

docena. Confío en que, a la larga, van a quedar reducidos a las grandes

corrientes europeas que hoy se

encuentran en liza.

Vicente Bosque Hita (candidato al Congreso por Alianza Popular):

«AHORA ES EL PUEBLO QUIEN TIENE QUE DECIDIR»

—¿Cuál es su impresión sobre la campaña que ya termina?

—Creo que la campaña ha sido aleccionadora en cuanto al talante democrático de

los partidos que

compiten. Los verdaderamente democráticos, como Alianza Popular, se han dedicado

a construir

ofreciendo programas coherentes y veraces. Otros se han dedicado a presentar

programas que no tienen

absolutamente nada que ver con su verdadera filosofía. Otros sólo han ofrecido

un «no ser nada», por

muy importantes que quieran ser, y, sobre todo, donde más se ha demostrado el

talante democrático ha

sido en la manera de atacar al adversario

—¿Y con relación a los resultados?

—Respecto a resultados, es el pueblo quien tiene que decidir. Sería bueno que

supiera descubrir la verdad

y la mentira, y hubiera sido mucho mejor que se le hubiera dado esa oportunidad

con un comportamiento

preelectoral adecuado de los partidos. A la larga, y como el pueblo español es

de mucha más calidad que

quienes se llaman sus minorías representativas, sabrá dar su nota de sensatez,

de coherencia y de deseo de

convivir en paz, en libertad y en desarrollo.

Emilio Cassinello (candidato al Senado por Madrid, del Partido Socialista

Popular):

«TENDREMOS POSIBILIDADES LIMITADAS POR LOS MEDIOS ECONÓMICOS»

Para Emilio Cassinello, candidato al Senado por Madrid del Partido Socialista

Popular, «somos un

socialismo moderno de clases nuevas, que asumimos —afirma— nuestros clásicos y

quizá es un

socialismo más adaptado a la idea de «trabajador», que cubre a las clases

proletarias y medias». —¿Por

qué el P. S. O. E. quiere que ustedes retiren esta candidatura al Senado?

—Imagino que ellos creen que debe haber sólo una candidatura democrática.

Empezaron por montar esa,

candidatura e incluso Ruiz-Giménez llamó al profesor Tierno para tratar este

asunto y peguntarle qué le

parecía. Enrique le contestó afirmativamente; desde entonces hasta la fecha no

hemos vuelto a saber nada

del tema.

—¿Son ustedes optimistas?

—Sí, en el sentido que sabemos que tendremos posibilidades limitadas por los

medios económicos

inferiores que, en comparación, tienen otros partidos. Aunque hemos hecho una

campaña artesanal,

creemos que ha resultado positiva.

—¿Qué opina del rumor sobre que el profesor Tierno forme parte del nuevo

Gobierno que salga de las

urnas?

—Simplemente que se dicen muchas cosas.

—¿Considera usted posible una unificación entre el P. S. O. E., el P. S. P., e1

P. S. O. E. histórico y el P.

S. D. E.?

—Habría dificultades, sobre todo por las exigencias de coherencia ideológica.

—Por último, señor Cassinello, y en cuanto a socialismo, ¿es más puro el P. S.

O. E, o el P. S. P.?

—Nosotros tenemos mayor grado de coherencia socialista porque tenemos una

política internacional

independiente, sin ataduras; hemos funcionado siempre con una tendencia clara y

marcada de

centralización favorable a las autonomías; y también tenemos estímulos abiertos

a todas las centrales

sindicales, ya que no tenemos una propia que pueda parecer como correa de

transmisión de partidos.

Gonzalo Posada (Alianza Socialista Democrática):

«DENTRO DEL SOCIALISMO MODERNO DEBEN EXISTIR DIVERSAS TENDENCIAS»

«La socialdemocracia es una y el que algunos que dicen ser socialdemócratas se

hayan cobijado debajo de

cierto paraguas puede ser una postura cómoda. Como socialdemócrata que me

considero, no me queda

nada más que desear y esperar que los hermanos separados se unan algún día a

nosotros», afirmó José

Luis González Posada, candidato por Madrid de la Alianza Socialista Democrática

y miembro del P. S. D.

E.

—¿Es posible que la socialdemocracia llegue a integrarse dentro de un gran

partido socialista?

—Desde luego que sí. Dentro de un socialismo moderno lógicamente tienen que

existir diferentes matices

o tendencias que, aunque pareciera raro aplicar, podríamos decir que serían de

derecha, centro e izquierda

dentro de la gran familia socialista, que tienen una meta común y que se

distinguen por la forma de

alcanzarla.

—¿No resulta que el P. S. D. E. haya tratado de utilizar en su campaña la imagen

de García López, líder

poco conocido a nivel popular?

—Hay que matizar, ya que los líderes en tanto no se ponen de manifiesto no son

realmente líderes.

Estamos un tanto hartos de gentes con carismas que se creen realmente líderes y

que lo que han tenido ha

sido un buen departamento de propaganda. En mi opinión, García López puede que

sea desconocido pero

es una persona muy sensata y como el «slogan» que presento en mi campaña es «una

opción lógica para

personas sensatas», creo que lo cubre ampliamente.

Ventura Olaguibel (U. S. D. E.):

«LA SOCIALDEMOCRACIA TIENE UNA CLIENTELA QUE NO CUBRE EL P.S.O.E. NI EL P.S.P.»

«Unión Social Demócrata Españo1a abandonó el Centro Democrático por una razón de

fondo

fundamentada en que su camino hacia la democracia entendía que era diferente al

que presuntamente

podía seguir la Unión del Centro. Hubo un factor desencadenante que fue el

chaqueteo de nuestro ex

presidente Eurico de la Peña, cuyo comportamiento fue el de un transfuga

político», afirmó Ventura

Olaguibel, secretario general de U. S. D. E., partido socialdemócrata fundado

por Dionisio Ridruejo.

«Cuando U. S. D. E. se integró en el Centro Democrático —apostilló— fue, por

supuesto, una decisión

colegiada. Lo sorprendente fue el abandono de este partido por parte de su

presidente que, sin

comunicación alguna a su comité ejecutivo, decidió saltar para conseguir un

escaño al partido Demócrata

Gallego de Ramón Pais. La alternativa, como siempre, es ética o escaños.

—¿Es posible a corto plazo la unificación de la familia socialdemócrata?

—El problema de la unificación de los socialdemócratas pasa, cómo no, por la

muerte de Dionisio

Ridruejo, que, si hubiera vivido, hubiera sido una persona aglutinante no sólo

de los socialdemócratas,

sino de la oposición española.

«Hoy día —añadió— pensamos que la socialdemocracia, como corriente homologable a

los partidos

europeos, tiene sociológicamente una clientela potencial en España que, por

ahora, no cubre el P. S. P. ni

el P. S. O. E. Por ello pienso que, sin perjuicio de posibles integraciones con

estos partidos para ofrecer

un socialismo solidario. U. S. D. E. como partido testimonial y ético debe

seguir ofreciendo la solución

socialdemócrata a los españoles a partir del día 15 de junio, cuando se verá la

auténtica tesitura y calado

de las coaliciones electorales y cuando, ojalá sea asi, se tendrá la opción de

crear como partido cada una

de las corrientes ideológicas análogas a las europeas.

 

< Volver