Coloquios de Ya (IV). 
 Descentralización y autonomía regional     
 
 Ya.    09/06/1977.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

9-VI-77

INFORMACIÓN NACIONAL

Pag. 19-ya

COLOQUIOS DE "YA" (IV)

Descentralización y autonomía regional

• Pilar Díaz Plaja (AP): "Una justa distribución de las riquezas podría

solucionar los desequilibrios regionales"

• Jaime Cortezo (FDC): "Las nuevas Cortes deberían aprobar un estatuto-marco de

autonomía que se adaptara a las peculiaridades de cada región"

• Iñigo Cavero (UCO): "El problema de la autonomía responde a un reparto de

materias entre el Estado y las regiones"

La cuestión regional ha sido el tema del tercer coloquio que hemos mantenido en

YA con representantes de diversos partidos políticos que concurren el día 15 a

las elecciones. Han participado doña Pilar Díaz Plaja, por Alianza Popular; don

Jaime Cortezo, por la Federación Demócrata Cristiana, y don Iñigo

Gavero, por la Unión del Centro Democrático. Todo el mundo coincide en la

necesidad de autonomía para las regiones, pero ¿qué podemos entender por

autonomía?.

•Esta, es la primera pregunta que hemos formulado a los representantes de los

partidos.

Pilar Díaz Plaja (AP)

"España tiene que continuar siendo una unidad, aunque es conveniente que para

ciertas cosas exista una autonomía en las regiones."

Jaime Cortezo (FDC)

"La autonomía implica unas ciertas facultades dentro de un contexto general. La

FDC rechaza el concepto de descentralización y mucho más el limitado

exclusivamente a los aspectos de orden económico.

Creemos que tiene que haber un reparto de facultades políticas, económicas en

favor de todos los países y regiones que componen la unidad del Estado; esto

implica la necesidad de unos parlamentos regionales.

El problema radicaría en las facultades que tendrían estos parlamentos

regionales, que, por supuesto, no afectarían nunca a la defensa del Estado, a la

diplomacia, a la política monetaria, etc."

Iñigo Cavero (UCD)

"Creo que el problema con el que nos enfrentamos es una crisis de la entidad de

la forma del Estado español, porque numerosos territorios que responden a hechos

diferenciales o a diferencias de orden cultural, histórico, económico, vienen

reclamando, frente a la fórmula del Estado unitario, un nuevo modelo de Estado

que se enfrente con uno de los problemas en el orden de prioridades exige más

rápida solución a este problema regional y, por lo tanto, la autonomía de las

regiones es una solución, política consistente en que el Estado decline una

serie de materias y competencias que hasta ahora venían siendo asumidas por el

Estado unitario español en favor o como competencia de las regiones para que

éstas

puedan en plenitud de ejercicio de su autonomía normativizar y gobernar en las

materias que sean objeto de declinación. Luego el problema de la autonomía

responde a un reparto de materias entre el Estado y las regiones."

Estatuto para todas las regiones

— ¿Debería aplicarse la autonomía a todas las regiones o sólo a las que aparecen

ya históricamente configuradas?.

Jaime Cortezo (FDC)

"Nosotros nos oponemos a que puedan existir unos regímenes autonómicos en

determinadas regiones solamente, porque eso implicaría un privilegio. Nosotros

creemos que debe promulgarse una ley-cuadro para todos aquellos países y

regiones que deseen acogerse a esta circunstancia en igualdad de facultades.

Está el problema de la lengua en tres o cuatro regiones, pero este problema se

puede solucionar a nivel regional."

Iñigo Cavero (UCD)

"La constitución, a mi juicio, debería contemplar un estatuto-marco, en el cual

se hiciera mención de todas aquellas competencias propias de cada región. Ahora

bien, esto debería "tener un carácter general, es decir, que todas aquellas

regiones que quisieran asumir esos estatutos de autonomía pudieran hacerlo. De

lo que sí estamos en contra es lo que yo llamo la carrera en pelo por las

autonomías; ése es un tema en el que el principió de solidaridad exige que se

reconozcan todas las regiones del Estado español que se sientan con cohesión e

identidad para asumir el estatuto regional."

Concesión del estatuto regional

Se ha hablado de que podemos tener un estatuto de carácter muy general y que

luego se acomode a las peculiaridades de cada una de las regiones. Ahora bien:

¿cómo se podría hacer esta concesión del estatuto regional o estatuto-marco?

¿Las decisiones se tomarían con la simple aprobación de lo que llamaríamos

parlamento regional o tendría que pasar por el parlamento nacional?

Pilar Díaz Plaja (AP)

"Yo vuelvo a insistir en la defensa del regionalismo, aunque esto suponga en

modo alguno la desarticulación del Estado o de la nación. Ahora bien, si se ve

la necesidad de una autonomía, habría que plantearlo a través de un referéndum

para que cada región manifestara libremente lo que quiere."

Jaime Cortezo (FDC)

"Para la concesión del estatuto-marco son necesarias dos voluntades: la de

ese país o región concreto, que tenga su decisión de voluntad autónoma, y, tal

mismo tiempo, el parlamento nacional. No debemos olvidar que el Estado, en su

unidad actual, incluso en la posterior, aunque fuese en forma federada, que

nosotros propiciamos, sin embargo, es fuente de una serie de derechos y

obligaciones.".

Iñigo Cavero (UCD)

— Las concesiones de los estatutos de autonomía para las regiones deben

producirse en el marco del proceso constituyente, o sea en la redacción de la

nueva Constitución, en que se reconoce el principie de cada región que se

sienta con identidad suficiente pura asumir esa autonomía, bien entendido dentro

del Estado español, porque para nosotros uno de los principios básicos de la

problemática regional es el de la integridad innegociable de la totalidad del

territorio nacional.

Distribución económica

Supongamos que tenemos un estatuto regional y una conformación de España por

regiones.. ¿Cuál sería entonces la contribución económica de las distintas

regiones al resto del país y con qué criterios se haría?

Pilar Díaz Plaja (AP)

— Si se llegara a ese caso, lo cual me parece un tema para estudiar a fondo,

habría que establecer una distribución idónea de las riquezas, ya que unas

regiones son más ricas que otras.

Jaime Cortezo (FDC)

— En cuanto el problema tributario, la FDC estima que los Estados federados

tienen que tener su propio régimen constitutivo, pero evidentemente también

tienen que contribuir al levantamiento de las. cargas del Estado federal, de

España, en una sola palabra. Al mismo tiempo, dada la desigualdad económica de

las regiones que integran el Estado.

español, tiene que haber luego un fondo de compensación, un fondo de desarrollo,

de suerte que aquellas regiones que están en un grado de desarrollo económico

inferior a las otras puedan recibir una ayuda económica desinteresada, por

supuesto a fondo perdido, de aquellos otros países o regiones que tienen un

mayor grado de desarrollo económico.

Iñigo Cavero {UCD)

— Creo que el otro principio que debe informar la organización de las

autonomías políticas de las regiones dentro de España debería ser la del

principio de solidaridad. Para nosotros, lo mismo que debe existir una función

equiparadora de los desequilibrios individuales, de una. justicia social

individual, debe existir también una justicia social colectiva, y uno de los

primeros colectivos más importantes o grupos sociales son las regiones; por lo

tanto, el proceso de regionalización no puede ser en modo alguno una fórmula de

consagración de los desequilibrios regionales, sino todo lo contrario. Entonces,

en ese sentido, creemos que, por un lado, las regiones deben tener una

autonomía recaudatoria de ciertos tributos para poder atender al cúmulo de

nuevas funciones o materias que van a ser de su competencia; pero también habrá

unos tributos o impuestos de carácter estatal en los que probablemente las

reglones colaborarán con el Estado en su recaudación.

La viabilidad del Estado federal

Podemos resumir ya, a través de las intervenciones que hemos tenido

anteriormente, como conciben los tres partidos aquí representados la cuestión de

la región. Vemos que doña Pilar Díaz Plaja defiende el estado unitario; don

Iñigo Cavero ha hablado varias veces del modelo de estado regionalizado, y don

Jaime Cortezo se ha manifestado en apoyo del estado federal. Vamos a ver

entonces como puede concebirse ese estado federa, es decir, ¿no sería más una

solución disgregadora que creadora?; ¿qué viabilidad tiene el estado federal en

estos momentos?; ¿cómo vería el pueblo esta posible constitución del estado

federal?

Pilar Díaz Plaja (AP)

"Como Alianza Popular tengo que decir, ya lo he comentado antes, que la palabra

federal no entra en nuestros cálculos; nosotros creemos en la defensa total de

la soberanía nacional; de ahí que considere que cualquier clase de federalismo

sería una solución disgregadora más que creadora. He hablado con personas de

todas clases sociales y estoy convencida que un tanto por ciento muy elevado se

muestran primeramente españoles; después de su región: catalán, vasco, andaluz,

etc.. y en tercer lugar, del partido político a que pertenecen".

Jaime Cortezo (FDC)

"La palabra federal se enfrenta a una serie de problemas semánticos; lo

interesante es el contenido político que se de a todo ello y lo de menos es la

denominación que se le confiera. Son las facultades y las competencias que

tengan los países y regiones que estén federados dentro del Estado lo más

determinante al respecto, y lo de menos es el título que se les pueda

conferir. Sin embargo, yo creo que no es un aspecto disgregador en cuanto a la

unidad de la Patria. Viabilidad de un estado federal o un estado regional es un

poco difícil de decirlo ahora, después de cuarenta años en que no ha habido

capacidad de expresión. Hay que esperar a las elecciones y, de acuerdo con lo

que resulte en la composición del Parlamento, es cuando tendremos una opinión

más o menos clara. En cuanto al rechazo o aceptación por el pueblo español, por

lo que se va percibiendo, parece que lo que era exclusiva de dos regiones

españolas hoy día se va extendiendo a otras.

Y en cuanto a las relaciones que pueden tener los estados federados con el

estado federal, evidentemente que estaríamos una vez más dentro del problema de

sus competencias y de sus facultades. Pero, por encima de todas estas instancias

debería haber un tribunal de garantías constitucionales no solamente para

contemplar las transgresiones contra el ciudadano aislado, sino contra los

abusos por parte de un estado regional contra el estado total o viceversa".

Iñigo Cavero (UCD)

"Antes de entrar a exponer mi opinión sobre la solución federalista, sí quería

señalar que defiendo y defendemos la solución del estado regionalizado, El

problema regional es uno de los problemas que tenemos heredados de la situación

anterior y al no habérsele dado un tratamiento adecuado, se ha radicalizado.

Ahora bien, no existen soluciones mágicas para este problema; es un problema que

requiere tiempo y una racionalización del proceso de solución. Expuesto lo

anterior, quería señalar primeramente que no existe un sólo ejemplo histórico en

el que el federalismo, como solución descentralizadora o concentradora, se

haya llevado a la práctica partiendo de un Estado unitario; todos los ejemplos

históricos o todos los antecedentes históricos han utilizado el federalismo

como proceso de unión de unidades separadas o independientes con anterioridad.

En segundo lugar, la actual situación de tensiones y crispaciones, muchas de

ellas a mi juicio justificadas, puede dar lugar a interpretar la utilización

de una semántica de estados federados como una invitación a pasar de inmediato

por los habitantes de aquella región en el ejercicio de un supuesto derecho de

autodeterminación a fórmulas de reparación del Estado español y, por tanto, a mi

juicio, el planteamiento federal en este momento tiene ésos riesgos. La

viabilidad de un estado federal en estos momentos, pues, estará muy condicionada

por la composición de Cortes constituyentes, pero en todo caso quiero señalar,

contestando al último aspecto de la pregunta, que las encuestas no parecen dar

una respuesta. muy favorable a la solución del Estado federal. Por una parte,

algunas de las opciones políticas han moderado o suavizado su planteamiento

federativo, lo cual indica que el pueblo español en su con junto no esta

demasiado mentalizado hacia la fórmula federal y además diría que mi experiencia

de discurrir durante estos días por diversas regiones me confirma que la

fórmula federativa no parece que sea la-que corresponde con mayor rigor a la

demanda a sus exigencias. Por todo ello me inclino más por el modelo del Estado

regionalizado y considero un poco utópica la fórmula del Estado federal."

 

< Volver