Autor: Goñi, Javier. 
 Tras su estreno multitudinario en Barcelona. 
 La ciudad quemada, en Madrid  :   
 Crónica cinematográfica de la semana trágica y sus antecedentes históricos. 
 Informaciones.    30/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TRAS SU ESTRENO MULTITUDINARIO EN BARCELONA

"La ciudad quemada", en Madrid

CRÓNICA CINEMATOGRÁFICA DE LA SEMANA TRÁGICA Y SUS ANTECEDENTES

HISTÓRICOS

Por Javier GOÑ1

MADRID, 30.

EL próximo dia 2, en una sala madrileña, patrocinada por el Congreso de Cultura, Catalana, se estrenará

la película de Antonio Ribas «La ciutat cremada» («La ciudad quemada»). Primera película íntegramente

rodada, concebida, económica e intelectualmente, en el marco de la cultura catalana, su estreno en

Barcelona, hace días, fue un acontecimiento multitudinario.

«La ciudad quemada» son diez años de historia cátalana (1899-1909). Antonio Ribas su director, ha dicho

a INFORMACIONES: «Hubiéramos querido llegar hasta el año 23, pero nos salía una película muy larga.

Tuvimos que cortar y quedarnos en 1909, con la Semana Trágica. Si, en efecto, la Semana Trágica es la

parte más conocida de la película. Sin embargo, en las dos horas y media de proyección solamente una

hora está dedicada a la Semana.»

El hecho de hacer ahora una película sobre el pasado inmediato de Cataluna ¿tiene un significado

especial?: «El pueblo catalán está interesado en recuperar su pasado auténtico, no el fan tascado. Creo que

el éxito que está teniendo en Barcelona es debido a esto. A que en cine es el primer intento serio que se

hace. El hecho de que sea un film en catalán no da pie para hablar de un cine propio, aparte de que ya se

había hecho antes algún intento. Además, también el cine cata lán es ciertas cintas "underground", cine

militante, etc Como cine de proyección comercial, sí es el primer intento. Se le ha llamado la película de

la Cataluña pre-democrática.

Esto no me desagrada, en lo que significa de abrir un camino.»

RIGOR HISTÓRICO

¿Se puede hablar de una intención al rodar la película?: «Miguel Sanz y yo, que la hemos escrito, hemos

pretendido tratar de ver objetivamente este período, apro-ximable a la problemática actual. El público ha

encontrado en la película hechos y "situaciones vigentes todavía hoy. La causa de elegir este período de la

historia quizá sea debido a que Cataluña, respecto al resto del país, estaba política y culturalmente mas

avanzada.»

Cuando Alfonso Carlos Comín habló con los guionistas para editar el texto en Laia, se ofreció a colaborar

como actor. Empezó así algo que ha dado a la película gran publicidad: la inclusión de políticos y

personalidades ca talanas bien conocidas en el reparto. «Surgió casualmente. No nos planteamos en ese

momento la posible aceptación, lo que redundaría en taquilla, del público catalán a rostros que hoy son

conocidos, pues no debemos olvidar que entonces la mayoría estaban en una semiclandes-tinidad. La

película —y mii motivos más, claro está— ha aglutinado a muchos de estos políticos.»

«Ahora se empieza a conocer algo mejor la historia última de Cataluña —sigue diciendo el señor Ribas—

, pero, empezando por nosotros dos, los guionistas, en estos cuarenta años se nos ha manipulado mucho la

historia de nuestro país. Es muy importante recobrar las señas de identidad. En Barcelona, el interés por la

historia de Cataluña es evidente. Muchas personas, a partir de la película, han empezado a buscar libros

que les hablen de todas estas cuestiones.»

La familia Palau, típicamente burguesa, es el eje argumentai de la película: «Elegimos a la burguesía —

que con la Semana Trágica comenzaba su decadencia— porque pensamos que, a través de ella, podríamos

ahondar más en la misma y en las otras clases sociales. Aparte de que en aquel momento tenían una

importancia obvia.»

Antonio Ribas, por último se refiere al rigor, histórico de la película («no hay ningún error histórico»).

Los guionistas, que se han leído más de trescientos libros de todo tino («frecuentemente en Memorias y

libros anecdóticos hemos encontrado más datos que en libros teóricos»), además de una gran labor de

hemeroteca, han estado asesorados por tres conocidos historiadores: Josep Termes Josep Benet e Isidre

Molas.

Tras un gran número de dificultades económicas («ahora con la próxima, que abarcará de 1917 a 1923,

sin que. sea una segunda, parte, no tendré problemas»), y de censura («no me han corta do nada»), «La

ciudad quemada» va á ser estrenada en Madrid el próximo día 2 («me hubiera gustado que, por lo menos,

estuviera subtitulada en vez de doblada, pero qué le vamos a hacer...»).

30 de octubre de 1976

 

< Volver