Autor: García Castro, Eladio. 
   PTE-ORT: sobre la orientación estratégica del nuevo partido     
 
 El País.    27/03/1979.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

14

POLÍTICA

EL PAÍS, martes 27 de marzo de 1979

TRIBUNA LIBRE

PTE-ORT: sobre la orientación estratégica del nuevo partido

La unificación PTE-ORT en marcha ha causado un apreciable impacto en la opinión pública y ha

suscitado comentarios de los más diversos (aprobación, ataques, interrogantes). Parece obvio que esta

unificación, en la medida que crea una fuerza más potente que pueda ser un polo de atracción política,

preocupa —en positivo o negativo— a todas las grandes estrategias que pugnan en nuestro país, incluidas

las internacionales. ¿A qué lado se inclinará el nuevo partido? ¿A qué y a quién beneficiará o perjudicará

en su actividad inmediata y a largo plazo?

Hay dos estrategias importantes y claras de la izquierda representada en el Parlamento: el PSOE, como

alternativa de poder que entraña la defensa del bipartidismo, y la política de concentración o «política a la

italiana» (PCE). Y una estrategia netamente predominante en la derecha (UCD): utilizar las

contradicciones entre las dos anteriores para asegurar el hegemonismo de la derecha, con lo que ello

implica de soluciones económicas, concreción de los derechos democráticos y nacionales y decisiones en

política exterior. Las dos primeras tienen diversas características esenciales comunes.

El contenido: Ambas plantean simples matizaciones de contenido respecto al programa económico-social

que puede aplicar UCD. Respetan los límites estrictos del modelo que se ha venido configurando en

Europa durante los últimos treinta años. Un modelo que objetivamente ya no puede ni solucionar el paro,

ni mantener —y mucho menos mejorar— la capacidad adquisitiva de los salarios, ni conceder los bienes

sociales que fueron posibles en la época de crecimiento del capitalismo europeo. A este respecto puede

comprobarse declaraciones de dirigentes socialistas antes de las elecciones, pues lo afirmaban

textualmente. En cuanto a la política de concentración, hoy, o es una utopía pretender que UCD acepte un

programa económico progresista que modifique ese modelo... —dañando al capital financiero—, o es una

repetición de los pactos de la Moncloa, que mostraron, descaradamente y en la práctica, lo que

afirmamos.

Las relaciones dentro de la izquierda: Es evidente que considerar al PSOE como alternativa o estrategia

del bipartidismo entraña objetivamente la reducción de las otras fuerzas de la izquierda a la más mínima

expresión, a su anulación práctica como factor político.

La política de concentración necesita objetivamente del desplazamiento del PSOE como partido

hegemónico de la izquierda y de evitar el surgimiento y desarrollo de una opción como la que nosotros

representamos, para poder forzar acuerdos tripartitos de gobierno al estilo de los citados pactos de la

Moncloa. De ahí que durante el último año y medio hayan privado a menudo los acuerdos UCD-PCE

frente al PSOE y las otras opciones; la especial agresividad del PCE al PSOE durante las elecciones,

mientras ignoraba a UCD, etcétera.

En resumen, ambas estrategias entrañan el choque continuo y prioritario dentro de la izquierda, el

desgaste mutuo aprovechado y estimulado desde el Gobierno, entendiéndose con uno o con otro, según

las circunstancias y el asunto que esté sobre el tapete.

La primera diferencia esencial de la alternativa que representamos es de contenido. Nos oponemos al

pragmatismo conservador y entreguista. Consideramos la defensa de los intereses políticos, económicos y

sociales de los trabajadores como la razón de existencia del partido, y el modelo caduco existente como

algo a cambiar; el choque con los intereses minoritarios del capital financiero como inevitable, sin dañar

los cuales no pueden conseguirse avances acordes con los intereses de los pueblos de España.

ELADIO GARCÍA CASTRO

Secretario general del Partido del Trabajo de España

Esta estrategia se caracteriza y caracterizará también por defender continua y prioritariamente la

colaboración de la izquierda, planteando cotas cada vez mayores de esa colaboración. Basaremos el

avance y la penetración de nuestras ideas en el cuerpo social, no en el ataque destructivo a nuestros

«competidores» de la izquierda, sino en nuestra consecuencia, decisión e inteligencia en la defensa de los

intereses obreros y populares, en nuestra sistemática propuesta y búsqueda real de esa colaboración

deseada por tanta gente, y, cuestión básica para cortar el paso a la derecha, conseguir la salida

democrática a la crisis y satisfacer las demandas y aspiraciones de los trabajadores y los pueblos de

España.

Sólo como método de exposición, pero no como reflejo de los fenómenos reales, pueden separarse los

problemas de política internacional de los problemas internos de cualquier sociedad en nuestros días.

Principalmente las dos superpotencias (EEUU y URSS) que se disputan la hegemonía mundial

intervienen directa o indirectamente (a través de partidos nacionales) en todos los países para mantener su

zona de influencia y tomar posiciones en la del adversario. Hasta ahora, en la naciente democracia, esa

pugna en España no se proyecta principalmente sobre cuestiones específicamente de política exterior,

sino en el apoyo que cada superpotencia le está dando al (o a los) partido (s) más o menos proclives a

ellos, para que conquisten posiciones de fuerza en base a los problemas internos de nuestro país..., por el

momento.

La orientación básica, a este respecto, del nuevo partido unificado está recogida claramente en la

declaración conjunta que hemos hecho pública y en base a la cual se produce la unificación: negativa a la

integración en la OTAN, integración en las Comunidades Europeas, teniendo en cuenta los intereses

populares; conquistar la plena independencia política, económica y militar respecto a EEUU (que es quien

hoy la socava) y en ese proceso evitar que la dependencia del imperialismo de EEUU sea sustituida por el

hegemonismo de la URSS.

Para que la alternativa o estrategia general que caracteriza al partido, fruto de la unificación PTE-ORT,

tanto en política interior como exterior, se abra paso, consideramos la iniciativa y actividad obrera y

popular como claves. Dicho con la terminología tradicional de la izquierda: consideramos la actividad de

masas, en base a los derechos que garantiza la Constitución, como motor y factor determinante de toda

posibilidad de cambio.

Pero sobre esta base, toda fuerza que no se limite a pregonar su objetivo futuro, sino que quiera ir

cambiando la sociedad, para hacer avanzar esa causa necesita establecer compromisos, aunque a veces

éstos no puedan ser sino de corta duración y alcance, a la hora de librar cada batalla parcial para unir en

cada caso y momento al mayor número de fuerzas susceptibles de ser unidas. Los compromisos son

acuerdos entre dos o más; por tanto, no dependen sólo de nuestra elección a priori, sino también, de la

actitud que adopten los demás.

Por ejemplo, ante la unificación, mientras el PSOE ha hecho comentarios favorables, dirigentes del PCE

se han expresado con la mayor agresividad, llegando a ataques calumniosos. Tomando esto en

consideración, aparece como más factible el llegar a compromisos con los socialistas, pues la estrechez de

miras y el chovinismo de esos dirigentes del PCE determinan que esas sean las únicas posibilidades

inmediatas de alianzas. De ello se desprende que si, actuando de esta forma, de nuevo desde la dirección

del PCE se nos atacara acusándonos de favorecer el bipartidismo, estarían cometiendo un grave fraude

ante la opinión pública, pues si, en lugar de arremeter contra la izquierda, antepusiera los intereses

obreros y populares al partidismo estrecho y mezquino, se abriría la vía de la más amplia colaboración en

defensa de esos intereses.

Por ejemplo, cuando se trate de oponernos al ingreso en la OTAN o cualquier otra medida que nos suelte

lastre respecto del imperialismo de EEUU, coincidiremos objetivamente con los partidos de influencia

soviética (entre los que incluyo, y destacadamente, al PCE).

En resumen, la justeza de los compromisos sólo podrá ratificarse si a través de todos ellos, de los zig-zags

de la política práctica, se avanza hacia los objetivos interiores y exteriores planteados. La posibilidad

práctica de hacerlos y con quién, repito, depende también de la actitud de los demás ante cada asunto.

Condenamos tanto el bipartidismo como la claudicación. Aspiramos a que con nuestra labor los

trabajadores reclamen y exijan de las direcciones de los partidos de izquierda una política de colaboración

entre ellos, pero no en torno a un programa como el de los pactos de la Moncloa, sino en torno a una

salida progresista a la crisis, al desarrollo real de la democracia, a la defensa de los derechos de las

nacionalidades y regiones y de la plena soberanía e independencia de la patria. Se trata de una estrategia

independiente, no subsidiaria, una alternativa distinta.

Este es mi punto de vista personal sobre algunas orientaciones básicas del nuevo partido, que, por otra

parte, se desprenden de la lectura de la declaración conjunta.

 

< Volver