Un folleto alecciona a sus miembros. 
 "Método de proselitismo del PC"     
 
 El Alcázar.    17/02/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 63. 

Un folleto alecciona a sus miembros

"MÉTODO DEL PROSELITISMO DEL P.C."

Objetivos preferentes de la captación comunista: estudiantes, hijos de personalidades, miembros de

organizaciones de tipo religioso, oficiales y suboficiales jóvenes.

Frente a los que se les oponen: Desacreditación, creación de complejos, amenazas telefónicas, pro-

vocaciones y "marcaje" de los altos cargos para neutralizarlos.

MADRID, (CIFRA).- Objetivos preferentes en la captación comunista deben ser los estudiantes, los hijos

de personalidades importantes, los sacerdotes y religiosos "inquietos", los oficiales y suboficiales jóvenes,

y los que inician su vida universitaria, según se dice en un folleto distribuido por el Partido Comunista y

titulado "Método de proselitismo".

El texto del folleto en cuestión es el siguiente:

"La inquietud proselitista debe constituir una verdadera obsesión para cualquier miembro del Partido

Comunista, que la pondrá en práctica en todo momento y oportunidad.

El método puede estudiarse con arreglo a! siguiente esquema:

1. Nuestra actitud.

2. Objetivos preferentes.

3. Fases de la captación.

4. Líneas, de acción:

NUESTRA ACTITUD EN LA CAPTACIÓN

— Brindar amistad franca y entrañable mientras se pueda ganar el objetivo. Si se pierde la esperanza o

deja de interesarnos, abandonarlo cuanto antes y buscar otro. Procurar evitar una ruptura brusca.

— Mostrarse como chicos y chicas generosos y abnegados que no soportan los egoísmos de una sociedad

podrida y se juegan cada día la vida alegremente, capaces de soportar cualquier tortura con tal de liberar

de la opresión a sus hermanos y arrasar lo viejo y decadente, para construir un mundo nuevo.

— Fomentar conversaciones interesantes sobre temas de actualidad, enfocados de un modo "realista",

a base de documentación, estadísticas, etc., acompañados de una interpretación de los hechos con criterios

marxistas, más o menos disimulados, según el grado de captación del interlocutor, procurando dar en

todo una impresión de competencia y superioridad.

— Relatar detalladamente las hazañas de nuestros activistas, presentándolos como chicos y chicas

extraordinarios.

—Mostrar un interés vivo y operante por la persona a quien se desea captar, colaborar con entusiasmo

con ella en la superación de sí misma, animándola a responsabilizarse de una misión maravillosa y

revolucionaria.

— Ponerse como ejemplo de hombre liberado y superior: "Yo también estaba como tú; pero me

ayudaron y ahora ya me ves".

FRENTE A LOS OBJETIVOS

— Hablar con tal aire de suficiencia y en un estilo tan radical que cierre el camino de antemano a toda

posible discusión.

— Dar la impresión de tener la cabeza llena de ideas y de seguridad en ellas.

—Si se habla de un artista, filósofo, etc., que no sea comunista, hacer una mueca de extrañeza o desprecio

hacia el interlocutor, que convence más que las palabras.

— Cuando se nos refute con razones que parezcan evidentes, simular que se escucha. Por toda respuesta,

lanzar una mirada de profundo desprecio o una frase irónica o tratar de poner en ridículo con

saña, al contrincante.

— Si te ves acorralado, rehuye la conversación o escala con un pretexto.

FRENTE A LOS QUE SE NOS OPONEN

— Hacer correr la voz de que pertenecen a grupos políticos o religiosos desacreditados y colgarles

sambenitos tales como carca, integrista, fascista, reaccionario, de extrema derecha, burgués, policía o

chivato, señalándoles con el dedo a los demás compañeros en forma ofensiva.

—Crear en ellos el complejo de que se niegan al diálogo y a la convivencia por su cerrazón mental y su

egoísmo, y procurar que los demás tengan también esta misma idea de ellos.

—Amenazar por teléfono directamente o a través de familiares, para asustarlos. También crear sospechas

en el seno familiar mediante llamadas telefónicas de personas del otro sexo.

—En el ambiente universitario provocarles dentro de la Facultad para que peguen a otro y poder

señalarles como matones ante sus compañeros.

—A los que tienen cargos, procurar "marcarlos" para sorprender sus planes o torpedearlos y, como último

recurso, ofrecerles puestos de "vice", para neutralizarlos e incluso, ganárselos.

OBJETIVOS PREFERENTES

En la labor de captación, dedicar preferente atención a la captación de:

— Los estudiantes que viven durante el curso lejos del hogar familiar.

—A los hijos de personalidades importantes o de alta posición.

—A los miembros de organizaciones de tipo religioso.

—A los sacerdotes y religiosos "inquietos".

—A oficiales y suboficiales jóvenes.

—A los que inician su vida universitaria.

FASES DE LA CAPTACIÓN

Pueden considerarse como tales las siguientes:

—Estudio del objetivo; aproximación; contacto y presión; estudio del objetivo.

—Tratar de descubrir por todos los medios las personas que poseen cualidades naturales de jefe y ejercen

influencia sobre los demás.

— Detectar sus objetivos, sometiéndolos a observación psicológica en equipo para descubrir sus cuali-

dades y sus puntos flacos.

—Tantear la manera de pensar del objetivo, especialmente en lo político, social, moral y religioso,

haciéndoles preguntas sobre temas actuales que obliguen a "definirse" siguiendo para ello las líneas de

acción que más adelante se definen.

APROXIMACIÓN

De acuerdo con la ideología descubierta, habremos de presentarnos como "católico inquieto", "católico de

izquierdas", "social demócrata", "socialista", etc..., pero nunca como marxistas-leninistas abiertamente.

— Poner poco a poco al candidato en contacto con los miembros de la célula y entre todos, formar un

cerco para trabajarle y aislarle de otras influencias.

— Procurar captar a los chicos (y aún a los sacerdotes) con chicas e inversamente.

— Fomentar los contactos personales, sencillos y humanos, aprovechando o provocando las ocasiones

propicias.

—Emplear el arma de la adulación: "desde que te conocí me di cuenta de que eras un tipo formidable. Si

quieres, serás algo grande".

—Afirmar que para esto es necesario ("si no, no harás nada en la vida") "dar el paso y romper las

ataduras" (familia, Iglesia, autoridades). Abrirles los ojos y enseñarles un mundo nuevo.

CONTACTO Y PRESIÓN

Dentro de esta fase se considera la puesta en contacto del objetivo con la célula y las acciones enca-

minadas a presionarle para lograr una cada vez más estrecha conexión con ella.

— Facilitar colocaciones remuneradas, viajes, participación en reuniones seleccionadas de tipo pseudo-

profesional, etc.

— Proporcionar diversiones y relaciones sexuales.

—Ayudar a los detenidos, aunque sean de ideas contrarias para atraérnoslos y fomentar al mismo tiempo

su rebeldía y politización.

—Acoger benévolamente a los que son víctimas de acusaciones y provocarlas a veces con ese fin.

—A los que más valen, hacerles descubrir los problemas locales, responsabilizándolos ante ellos

("un católico no lo puede consentir") situarles estratégicamente y lanzarlos a la acción poco a poco,

dirigiéndoles hábilmente desde atrás.

— Ponerles en primera línea (en reparto de panfletos, manifestaciones, acciones de boicot...) para

hacerles pegar o detener por la Fuerza- Pública y fomentar así su rebeldía o amenazarles con

denuncias.

— En resumen: situarle en medio de las comunidades naturales de estudio, residencia, diversión; ir

estableciendo contactos y formando la célula poco a poco, para todo lo cual seguir al pie de la letra

las instrucciones del partido, cuidadosamente adaptadas por los dirigentes a la situación concreta.

Esta uniformidad y fidelidad en el cumplimiento de las consignas nos pueden hacer fácilmente visibles a

quienes las conocen bien y nos observan, por ello habrá que actuar con precaución.

LINEAS DE ACCIÓN

En esta labor de captación se utilizan tanto las motivaciones personales que se han ido exponiendo

hasta ahora, como las que se deriven del ambiente político, socialeconómico y religioso en cada

momento.

Desde este punto de vista, seguir estas líneas de acción:

—Explotación de inquietudes políticas, sociales o económicas; acciones contra la fe religiosa; acciones

contra la moral burguesa.

PROMOCIÓN DE INQUIETUDES

— Despertar una gran inquietud social de un modo experimental: poniendo al objetivo en contacto

directo con realidades sangrientas o presentándoles datos estadísticos bien seleccionados y parciales

y generalizando luego, dando a entender que "todo está igual".

— Fomentar el más negro pesimismo en la apreciación de los problemas político-sociales y en la

valoración de los esfuerzos realizados para solucionarlos en las naciones capitalistas destacando sólo lo

malo que en ellas se da.

— Procurar despertar gran admiración hacia los Países comunistas, destacando su gran progreso social y

económico y su verdadera libertad.

— Establecer comparaciones entre estos países antes y después de su liberación para hacer ver la

incapacidad de otros Regímenes y de la Iglesia para resolver los problemas sociales, económicos y

políticos.

— Poner de relieve los problemas económicos de actualidad, en los que se vean envueltas determinadas

personalidades, acusando de corrompida a la sociedad.

ACCIONES CONTRA LA FE RELIGIOSA

— Descubrir, mediante conversaciones y preguntas sobre temas de actualidad, la ideología de la persona

que se trata de atraer, en materia religiosa.

— Ver lo que consideran inamovible (fe en Dios, fidelidad al magisterio...) y no atacarlo nunca

directamente.

—Aconsejar y proporcionar lecturas de autores ateos o anticristianos afirmando que "hay que leer de

todo", sin miedo a perder la fe; porque para que la fe infantil se convierta en fe adulta hay que pasar una

crisis, cuya superación produce la fe robusta.

ACCIONES CONTRA LA MORAL BURGUESA

—Afirmar que la moral burguesa es pura hipocresía, con apariencias de honradez y la moral ñoña de los

colegios, con sus funestas inhibiciones sexuales que consumen las energías de la juventud en una lucha

sin sentido, cuando debería emplearse en la lucha contra las injusticias sociales que es la principal tarea

del Cristianismo.

— Los chicos y las chicas deben tener entre si un trato libre de prejuicios, sin más regla moral que

la del servicio al prójimo.

— Facilitar, en apoyo de estas afirmaciones, una bibliografía científica, que exponga una moral atea.

Con todo ello se pone al captado en situación para el auténtico contacto con el partido. La fase siguiente

es su verdadera afiliación al partido".

 

< Volver