Autor: Pereda de la Reguera, Manuel. 
   Cantabria, cuna del idioma castellano     
 
 El País.    04/12/1976.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Cantabria, cuna del idioma castellano

MANUEL M. REDA DE LA REGUERA

En EL PAIS se publico una colaboracionde Eugenio Mazon Verdejo titulada San Millan de la Cogolla: mil años de la lengua española de título que debiera haber dicho de la lengua españóla escrita, pues, sin duda, e! nacimiento de la lengua castellana, hoy ya española, casi, problablemente mas cerca de los dos mil años que del milenio.

Bajo el titulo de confusion, dice el señor Mazón: «El maestro Menendez Pidal dejo dicho qtn la lengua castellana ha nacido en el rincon cántabro". Pero confundir Cantabria con la Montana santanderina es un error en que no cayo el maestro, pues con ese nombre te conoce, a partir del tíglo X hasta el XII. mas amplia zona norteña que desde luego incluía a la hoy llamada Rioja Alta.

El párrafo, que no tiene desperdicio, merece analizarse detalladamente: El maestro Menendez Pidal, no solo dice parecida frase. sino que tambien, diré textualmente; Cantabria, la última conquista romana, por tanto comarca de romanización mli tardía, nos parccr,en su evolucion linguistica, como mas indócil a la común evolucida de las otras regiones, mas revolucionaria mas inventiva original y dada al neologismo». «El dialecto castellano representa en todas sus caracteristicas una nota diferencial frente a los demas dialectos de España, como una fuerra rebelde y discordante que surge de la Cantabria y en su lugar dice: Pero alla al norte dcl reino visigotico se alimentaba látente una radical disidencia lingüistica; en un rincón de la Cantabria.

Basten estas cifras para asegurar que si dejo Menendez Pidal, señalado este rincon cantabro sin error alpino, pues la Montaña santandrina, como la denomina el articulista, de la cordellera al mas, fue «La ultima conquista romana», cita que no permite confusion alguna y ademas estaba «al norte del reino visigotico».

Modernamente el historiador Adolfo Shullen estudio a los cantanbros y ajusto la frontera de su territorio y mas recientemente publico un importante estudio. «Los cantabros», el P. Joaquin Gonzalez Echegaray obras estas con plena vigencia para su consulta.

Sigamos con el aludido articulo. en el se dice que, partir del siglo X y hasta el XII se conoce como Cantabria una amplia zona norteña que, desde luego, incluia a la hoy llamada Rioja Alta. Es curíoso pensar que los cantabros, que aparecen romo tales en La historia en escrito del siglo II a de J. C. y cuya personalidad y territorialidad esta desde esta epoca bastante definida, pueden surgir flotando en medio de estos milenios de historia «desde y hasta», durante dos siglos en ajeno territorio y quiera este considerarse como cantabro. Pero el intento busca su fundamento diciendo que «frente a Logroño, casi a un tiro de piedra, se encuentran las ruinas de la Cantabria destruida por Leovigildo en el 574.

Sabido es que Logorño tuvo desde antiguo una tierra bautizada con el nobre de sierra de Cantabria, y quizas, pues lo desconozco, puedan existir en ella ruinas de alguna poblacion. No es extraño este nombre por la importancia del pueblo cantabro o por la presencia circunstancial de cantabros en ella. También toda la cordillera recibe el nombre de Cantabrica y todo el mar de la costa (también Cantabrico) recibe el antiguo nombre de Cantábrico Y no en estas fechas pues Paulas Orosio le denomina Cantabricas oceanos y claudius claudianus, poeta del siglo I, en Laus Serenae, también te llama el Cantabro Océano. Y no pueden los cantabros pensar que fueron los dueños y señores de toda la cordillera y de todo el mar. ¿Me entiende?

Cantabria, no desde el siglo X hasta el s XII, no desde antes de nuestra era, fue ya conocida y timada gegograficamente. Basten tres citas historicas, las mas antiguas conocidas para identificarla y precisamente ellas coinciden en confundir sus limites con lo que despues seria, como el señor Mazón dice la Montaña santanderina.

En el s. II a. de J. C. aparece la partida de bautismo del pueblo Cantabro en los origenes de Marco Porcio Caton, demostrando a la vez los cantabros eran ya sobradamente conocidos, pues para situar al mas importante rio iberico le basta decir «el rio Ebro nace entre los cantabros». Julio cesar al tratar de las guerras de las galias y la batalla de llerda (49 a. de J C ) díce: «Los cantabros y otros barbaros del litoral oceanico.» Strabon, veinticinco años a de J.C. la diferencia perfectamente de sus vecinos al decir que los pueblos cantabros de la peninsula son los galaicos, astures, cantabros y vascones, enumerandolos sucesivamente en este orden.

Esas tres citas ya situan al pueblo cantabro desde el nacimiento del Ebro hasta el oceano y entre los territorios de astures y vascos. ¿Esta claro? Pero aun hay mas. La duda que el autor pudiera tener entre Logroño y Cantabria podemos aclararla con una prueba documental concluyente que me dio a conocer el autor de los cantabros y que creo inédita. El texto. categorico, es una glosa del codice Emilianense. Nro 39, existente en La biblioteca de la Real Academia de la historia, glosa escrita en el s. XI, precisamente en el eje de esos dos siglos al que se refiere el señor Mazon, escrita por el mismo autor de la glosa de Carlo Magno estudiada por Damaso Alonso. En esta se trata de la predicación de San Millan de la cogolla, en Cantabria, en la cual, al final de la misma, como si previera esta duda, despues de tratar de la predicación y para que no existiera confusion nos ofrece la seguridad de la situación de Cantabruia a la que se refieren los hechos diciendo. Cantabria sita est i monte iggeto, juxta fons Iberi. El monte igedo, esta sobre Valderredible y las fuentes del Ebro cerca de reinosa, ambas en la actual provincia de Santander. Por otra parte níngún historiador pone en duda que la ciudad que destruyo Leovigildo fuera Amaya, la capital avanzada de los cántabros.

Razones

Bajo este titulillo ofrece el articulista una serie de interrogantes y conclusiones que lo escrito anteriormente nos evita comentar. Sin embargo, dice. «las lenguas no nacen. se gestan lentamente en la oscuridad del habla hasta que un día alguien tiene 1a osadía de escribirlas con pretensiones literarias... etcetera. Pero no nos dice que circunstancias han de concurrir para que pueda producirse la gestación de una lengua. Sobre lo dicho por Menendez Pidal, en cuanto a las propicias caracterisitcas racíales del pueblo cantabro, es sin duda 1a region españóla, que vive las circunstancias historicas en las que puede pronducirse este hecho. que en un pueblo en en movimiento o baji el dominio di invasores seria dificil.

Cantabria si ve, con denudad de poblacion y permanencta, cerrada por debiles fronteras frente los romanos que lentamente, por este hecho, van latinizando la region con un dominio rueda total que permite el encuentro del latin con la lengua primitiva de los cantabros que no seria diferente (ahí esta su toponimia) a las que bu) Jamín el nombre de euskeras Un dialecto mas, como los veintitantos que te cuentan actualamente en las regiones vascas.

Con los visigodos sigue la frontera bélica, con una con total independencia, que obliga a a los ataques de diversos monarcas y destruida Amaya, y dominados los cantabros dee la cordíllera la designacion de un señor del mismo pueblo cintabro romo duque responsable de la pat y seguridad del territorio. Mis larde, frente a los arabes, se hace mit firme e impenetrable esta frontera. Y este territorio, de la cordillera al mar, es la unica region que permanece libre, sin pactos, frente a la invasión. Son centurias favorables para la gestacion del idioma. Son circunstancias que solamente en Cantabria te ofrecen. Por ello no estraño que, cuando se abren estas fronteras a la reconquista, su hombres sean portadores del habla castellana como un aglutinante fuerte para la naciente España y que en el mapa linguistico aparezca, borrando los dialectos mozarabes, como una gigantesca cuna que avanza abriendose de Norte a Sur con su vértice en Cantabria donde por su nacimiento y permanencia llegó a borrar casi totalmente se lenguaje primitivo. Por ello tampoco es extraño que aparezcan en las primeras glosas castellanas alguna palabra del primitivo dialecto de los cantabros prerromanos (cusiera) y que el glosista mezclara aun vocablos latinos, del dialecto primitivo y del naciente castellano.

Queda, pues sentado, que Cantabria puede llamarse con toda propiedad runa de la lengua española.

 

< Volver