Autor: Mas, Toni. 
 Uno más en la sopa de letras. 
 Nace el "Partit Nacionalista de Mallorca"  :   
 Temor en las islas a ser absorbidos por el centralismo catalán. 
 El Alcázar.    07/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Uno más en la sopa de letras

MCE EL "PARTIT NACIONALISTA DE MALLORCA"

Temor en las islas a ser absorbidos por el centralismo catalán

MALLORCA, (una colaboración especial de Toni Mas).

Josep Meliá n/lintoff de Mallorca, acaba de inventarse una nuevas siglas que espesen la sopa de letras en la fauna política variopinta y enloquecedora de la Isla de la ex-Calma. José Antonio Meliá (a) "Josep", antiguo miembro del Frente de Juventudes, aprovechado ordeñador de las ubres del opresor centralismo madrileño en variados enchufes, ha parido el PNM, es decir el "Partit Nacionalista de Mallorca", que su líder define como "grupo de centro-izquierda, socialdemócrata y autonomista". ¿Cuál es el programa del PNM?. Aparte del consignado en su definición, pide la autonomía para la isla con un "sistema parlamentario, económico y jurídico propio". Graciosamente deja al poder central las relaciones exteriores, la defensa, la acuñación de moneda, etc. (¿Cuáles serán estos etc?), pero se reserva la hacienda, las carreteras, la enseñanza, la medicina, la agricultura y la industria. Renuncia al imperialismo al declaran "el mallorquín no debe imponer soluciones al menorquín, al ibicenco o al formenterense".

Una periodista local profetiza, "Creemos no equivocarnos al predecir que el PNM va jugar fuerte en un futuro inmediato". Uno, modestamente, no lo cree en absoluto. Sobre todo por las características del Jefe. Meliá es fofo, balbuciente, frío, sin garra para líder; no tiene arraigo en la isla, toda su carrera política la ha conseguido en Madrid donde no ha conseguido nada práctico para Mallorca, a pesar del regalo que un ministro secretario del Movimiento le hizo de un acta de procurador en Cortes.

No estoy de acuerdo, sin embargo, con Jaume de Llansá, que escribe en este periódico, el día 4: "Nada me extrañaría que el regordete y exuberante Josep Meliá estuviera acumulando méritos para ser nombrado ministro de Información de la futura e hipotética República Catalana de Baleares". Llansá escribe desde Barcelona, es decir desde el mismo corazón del centralismo catalán, radicalmente distinta de la óptica mallorquína. ¡De Catalana, nada!. El isleño, aparte de grupitos intelectuales criados a los pechos de la Universidad de Barcelona, es visceralmente anticatalanista, pero el mallorquín no quiere ser confundido con un catalán ni en el aspecto cultural, lingüistico y folklórico, cuanto más político. No le agrada pasar de un centralismo madrileño a otro barcelonés. El mismo Meliá, en esto, es claro y contundente: "El catalanismo es inviable en Mallorca. No predicamos la inteqración (a Catalunya); somos sobre todo nacionalistas mallorquines".

Mallorca independiente, tanto de Catalunya como del resto de las liles. Esa es la doctrina de Dom Mintoff mallorquín. De todos modos, para parecerse a su modelo, a Meliá te falta talla, le sobran kilos y carece de la suficiente sustancia gris. Quizás en lo único que se parezca al maltes sea en las gafas. Pero eso ¡es tan poco!...

TONI MAS

 

< Volver