Autor: Ramírez, Gabriel. 
 Los reyes, en Badajoz. 
 La región extremeña debe figurar con igualdad de oportunidades en la gran patria española  :   
 Entusiastas pruebas de adhesión y cariño por parte de la población pacense. En algunas de las pancartas se leía: "No estamos todos. Vivimos la emigración". 
 Ya.    10/03/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

10-III-77

INFORMACIÓN NACIONAL

LOS REYES, EN BADAJOZ

"La región extremeña debe figurar con igualdad de oportunidades en la gran patria española"

Entusiastas pruebas de adhesión y cariño por parte de la población pacense.

En algunas de las pancartas sé leía: "No estamos todos. Vivimos la emigración."

BADAJOZ. (Especial para YA de nuestro corresponsal, Gabriel Ramírez.)

la capital vivid ayer una memorable y jubilosa Jornada con motivo de la visita de los Reyes de España, que han iniciado en Badajoz su viaje de dos días a Extremadura. La tan esperada fecha se ha visto por fin plasmada y ha servido para que don Juan Carlos y doña Sofía hayan recibido entusiastas pruebas de adhesión y oarlño, manifestadas de forma bien elocuente por toda la población pacense.

A partir de las once de la mañana fueron llegando al Ayuntamiento las autoridades, muchas acompañadas de sus esposas. La ciudad aparecía engalanada con banderas y falianletes, y entre la multitud en la plaza se exhibían numerosas pancartas de salutación a los Reyes y de peticiones a los mismos, entre ellas las que decían: "No estantes todos, Vivimos la emigración", "Extremadura no quiere centrales nucleares", "La Juventud extremeña quiere formar con vosotros una nueva Extremadura".

Los Reyes llegaron en helicóptero, pilotado por don Juan Carlos, procedente de Madrid, al aeropuerto de Badajoz-Talavera la Real alrededor de las once y media. Viajaron también desde la capital de España el ministro da Industria, señor Pérez de Bricio, como ministro de jornada, así como personal del séquito de los Reyes. Sus Majestades fueron recibidos por el gobernador civil, señor Julve Guerrero, y otras autoridades. Seguidamente se inició en automóvil el Viaje a la capital, distante unos dieciséis kilómetros.

Un volteo de campanas de la catedra1 y un toque de cornetín anunciaron en la plaza de España 1a inminente llegada de los Reyes. Al descender éstos del automóvil fueron acogidos con una gran ovación y con gritos de Ja muchedumbre, que coreaba el hombre de los Reyes. Sus Majestades subieron a un templete, desde donde escucharon el himno nacional que Interpretó 1a banda de musica del Regimiento Mecanizado de Infantería número 16, una compañía del cual rindió honores. Don Juan Carlos, que vestía de paisano, revistó las fuerzas acompañado del capitán general de la II Región Militar, don Pedro Merry Gordón, y seguidamente el alcalde de la ciudad, señor Montero de Espinosa, saludó al Rey, al que ofreció e] bastón da mando. La esposa del alcalde entregó a su vez a la Reina un ramo de flóres con los colores nacionales.

Después de saludar a las autoridades y señoras, así como a los miembros de la Corporación, alineados junto a la entrada del Ayuntamiento los Reyes penetraron en el edificio, sin que cesaran las aclamaciones de la multitud.

Bastón y escudo de la ciudad para los Reyes

Seguidamente, ios Reyes salieron al balcón principal del Ayuntamiento, desde donde saludaron a1 pueblo, que aplaudió con entusiasmo. E! alcalde pronunció unas palabras para dar la bienvenida a los egregios visitantes y agradecerles su visita, exponiéndoles después la problemática de la ciudad: "Badajoz—dijo don Jaime Montero de Espinosa—, capital de la baja Extremadura, ve con claridad que se comienzan a abordar y resolver problemas que durante siglos atenazaban el desarrollo extremeño, distanciando a nuestra región cada vez más de otras favorecidas." Al final hizo entrega al Rey del bastón de alcalde perpetuo de Badajoz, y a la Reina, de un escudo de la ciudad.

Discurso de don Juan Carlos a los pacenses

"Este cariñoso recibimiento que hoy nos tributáis nos llena de emoción y os damos por él las gracias de todo corazón. Hemos querido venir a Extremadura, en esta tarea gratísima que nos hemos propuesto de Ir recorriendo toda España para entrar en contacto directo con vosotros, conocer vuestros problemas y vuestras aspiraciones, alentar vuestros esfuerzos y daros la seguridad de que el Rey, desde la cabeza del Estado, tiene como preocupación fundamental la de estar cerca del pueblo, de este magnífico pueblo extremeño, recogiendo sus esencias permanentes e Impulsando su desarrollo futuro en la libertad y la justicia.

Hoy nos recibe Badajoz, ciudad nena de historia y de ímpetu juvenil, sobre quien sa asienta con

firmeza la personalidad de la baja Extremadura. Yo conozco muy bien el espíritu con que hacéis frente a las dificultades de cada día, y quiero animaros a que redobléis vuestra dedicación y vuestro trabajo. Al extremeño le caracteriza la tenacidad, la imaginación y el idealismo y una generosidad y un empuje que le ha llevado a realizar las mayores empresas que ha podido acometer el genio español.

Sed fieles a vuestra manera de ser y no regatéis esfuerzos. Yo pediré al Gobierno que preste atención muy especial a vuestros problemas y a vuestros proyectos, y estad seguros de que tenéis siempre al Rey a vuestro lado."

Durante el transcurso de una sesión de trabajo, celebrada en la Diputación Provincial de Badajoz y que trataba esencialmente de los problemas y necesidades de la provincia, don Juan Carlos afirmó:

"En esta reunión de trabajo hemos considerado los problemas más importantes que tiene planteados Badajoz y que se resumen en el plan de acciones del Estado en la provincia que me presentáis. Me propongo pedir al Gobierno que lo considere con el máximo interés y con toda la celeredidad posible.

Badajoz y la región extremeña en stt conjunto han de figurar con igualdad de oportunidades en la gran patria española. Veo que vosotros, autoridades y hombres que estáis en contacto directo con los problemas, habéis trazado un cuadro ambicioso de objetivos para Extremadura: detener la emigración, eliminar el paco, promover la industria, potenciar la riqueza agrícola, construir viviendas para todos, ampliar y mejorar las vías de comunicación, extender la cultura y la enseñanza en todos sus grados.

Son objetivos legítimos, y yo os animo a qua hagáis cuanto está en vuestra mano por conseguirlo. Es cierto que necesitaréis ei apoyo, la inspiración y la acción del Gobierno, pero es cierto también que en última instancia la mayor riqueza de esta tierra, como de toda Españát es la voluntad de trabajo de sus hombres. Que nunca llegue a dominaros la desesperanza que Haya a la inacción y al escepticismo, sino la confianza y el espíritu de servicio para construir entes todos una Extremadura y una España mejor."

Terminado el acto del Ayuntamiento, Sus Majestades se trasladaron a pie a la catedral, en medio del clamoroso entusiasmo de los pacenses, a muchos de los cuales estrechó la mano don Juan Carlos. En el templo catedralicio se rezó una salve, y a continuación los Reyes se trasladaron a la Diputación Provincial, donde presidieron una reunión de trabajo con la comisión provincial de servicios técnicos, Corporación provincial y Cámara Oficial Sindical Agraria Cámara de Comercio y Consejos Provincialea de Empresarios y Trabajadores.

En Don Benito, casi mil tractores escoltaron el paso de los Reyes

Doña Sofía sufrió un pequeño percance al serle pillada la mano con la puerta del automóvil

Los Reyes de España han desarrollado por la tarde en la provincia de Badajoz la segunda parte de su día de estancia en Extremadura. Precedentes de la capital donde almorzaron, don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados de su séquito, llegaron a las cuatro de la tarde a Zafra. El helicóptero que trasladaba a Sus Majestades aterrizó en el hipódromo de la ciudad, donde fueron saludados por el alcalde, don Francisco Luna, y demás autoridades locales, y seguidamente se trasladaron entre vítores constantes de la multitud hasta la plaza Grande, completamente llena de público.

Desde una tribuna el alcalde pronunció unafl palabras de bienvsnisla, Don Juan Carlos expresó su agradecimiento y manifestó que sentía gran cariño por Zafra, ostentansie con orgullo la condición de alcalde perpetuo de la ciudad. Posteriormente se trasladaron de nuevo al hipódromo pata tomar el helicóptero que loa llevaría a Castuera. A eeta localidad llegaron los Reyes alrededor de las cinco treinta de la tarde, aterrizando el helicóptero en el campo de fútbol de la localidad. Unas quines mil personas de distintos pueblos de la comarca se habían concentrado en Oastuera, que, unidas al vecindario de esta población, tributaron un entusiasta recibimiento a loa Reyes, que marcharon en coche descubierto hasta la plaza de España, donde recibieron el homenaje de la multitud.

EN VILLANUEVA DE LA SERENA Y DON BENITO

Miles de villanovenses acogieron la presencia de don Juan Carlos y doña Sofía cuando la comitiva real se detuvo junto a la estatua, de Pedro de Valdivia, frente al palacio municipal de Villanueva de la Serena.

Tras saludar a la corporación, Sus Majestades y séquito se dirigieron al estrado situado en la puerta principal de la iglesia de Nuestra señora de la Asunción.

Telegrama de la Casa del Rey a Alianza Popular

La Casa del Rey ha enviado un telegrama al secretario de Alianza Popular en el que. en nombre de Su Majestad, agradece los sentimientos de lealtad y adhesión que le fueron expresados con motivo del primer congreso de esta federación de partidos.

El texto del telegrama es el siguiente: "S. M. el Rey me encarga agradezca sentimientos de lealtad y adhesión qwe envió con motivo del Primer Congreso de Alianza Popular. Afectuosamente, marqués de Mondejar."

Donde pronunció unas palabras el alcalde, don Luis de! Pueyo, a las que contestó don Juan Carlos.

Terminados los discursos, el alcalde hizo entrega a los Reyes de muí artística romana, de las que hacen los artesanos villanovenses.

Cuando el vehículo donde Iban loa Reyes se disponía a partir, una de las puertas, al ser cerrada por uno de los policías de escolta, apreso la mano de doña Sofía. Detenido el vehículo, la Reina se puso en pie y sacó un pañuelo, con el que intentó restañar la sangre. El percance no tuvo mayor Importancia.

Sobre las siete menos cuarto, la comitiva llegó a don Benito, que también tributó un clamoroso recibimiento a los Reyes. Miles da dofibonitenses y de pueblos Comárcanos se habían congregado en la plaza de España, así como en las calles adyacentes.

EJ1 alcalde, don Antonio Galan Torroba, entregó al Rey el bastón de corregidor, mientras que su esposa entregaba a doña Sofía un ramo de flores. Tras saludar a la corporación, los Reyes subieron a, una tribuna, desde donde el alcalde pronunció un discurso, al que contestó el Rey con unas palabras, Cerca de mil tractores, haciendo caso a una invitación de la Hermandad de Labradores y Ganaderos, escoltaran a la comitiva real desde don Benito hasta las cercanías de Medellin. Tres tractores, en lugares estratégicos, a la salida de Don Benito, en el sitio conocido por "los cuatro caminos" sostenían una gran pancarta que rezaba así: "Majestad, nuclear, no".

La Jornada de los Reyes puso punto final en la ciudad de Mérida, que como las anteriores poblacíones, tributó un entusiasta recibimiento a Sus Majestades. En el parador nacional de turismo, donde aquellos se proponían pernoctar, se celebró por la noche una recepcion de carácter regional.

Mañana, jueves, a las diez, Sus Majestades se proponen iniciar viaje a la provincia de Caceres, dirigiéndose en helicóptero a Plasencía.

 

< Volver