Madrid y las provincias del entorno, víctimas del centralismo     
 
 Ya.    17/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ACIÓN DE MADRID

Madrid y las provincias del entorno, víctimas del centralismo

Toledo, eada tres meses, está cinco minutos más lejos de fet capital de España

Las obligadas inversiones fuera de Jas provincias impiden y perjudican su propio desarrollo

Las provincias que rodean Madrid se han convertido en zonas del «tercer mundo» Del 12 al 25 de marzo, Jornadas sobre Planeamiento Regional en el Colegio de Aparejadores de Madrid

Como provincial deli7dde,M, 1-"Planeamiento regional", "Equilidel entorno geográfico de Madrid, en la rueda de prensa celebrada para hacer la presentación de las Jornadas que sobre Planeamiento y Desarrolla Regional se van a celebrar en el Colegio Oficial de Aparejadores, y Arquitectos Técnicos del Centro de España en Madrid, las Jornadas tendrán lugar del 21 al 25 del presente mes, y en ellas se desarrollarán cinco mesas redondas bajo la temática de "Planeamiento regional, equilibrio de ia economía", "Correlación infraestructura-urbanismo", "Sistemas de comunicación" y "Calidad de vida".

Tras la presentación ante los medios informativos de estas jomadas, hecha por el señor González Velayos, presidente del Colegio de Aparejadores, intervinieron el presidente de la Diputación de Cuenoa, alcalde de Segovia, un diputado de Toledo y el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.

Se expuso la necesidad de un planeamiento moa racional para que el desarroUo pueda ser más conjunto y más equitativo. El presJdertíe de la Diputación de Cuenca, señor Palomino, expuso que hay poblaciones que pueden tener una "indigestión", como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, y otras que tienen hambre por su necesidad de desarrollo, como Cuenca. Se lamentó de que el ahorro de las provincías tenga que invertirse obligatoriamente en otras, cuando están tan necesitadas de fondos para poder solucionar problemas básicos en las distintas poblaciones. Igualmente puso de relieve la necesidad de que las industrias que se aglomeran en Madrid pudieran llegar a otras provincias para evitar los despoblamientos y la falta de desarrollo que padecen. La falta de inversión obliga a no poder contar con estimulo paiea atender los propios productos e industrializarlos.

El alcalde de Segovia, don Luciano Sánchez Reus, al referirse al problema de la planificación, que no se ha hecho de forma amplia y conjunta, calificó a las provincias en industrializadas, en vías de desarrollo, y otras que denominó del "tercer mundo", entre las que se encontraban las provincias limítrofes a Madrid. A pregunta de los informadores, reconoció que Madrid, por su población, por su desarrollo, se convierte en el gran centro de atracción a la hora de emigración y de mercado, a la hora de desarrollo de estas provincias del entorno. De todas formas se refirió a la barrera natural que había significado la sierra de Guadarrama para salvar a la provincia de una avalancha especulativa.

Por su parte, don Leopoldo Carrasco, diputado de Toledo, puso de manifiesto el gran problema que significa para su provincia la contaminación del río Tajo y el padecimiento de un trasvase, cuyos beneficios no han disfrutado. También se refirió a la necesidad que tienen de contar con la autopista Madrid-Toledo-Mora, cuya adjudicación no llega. Siendo este tema de transporte tan necesario para Toledo, "hasta el punto de que la mayor congestión de la actual carretera hace que cada trimestre Toledo esté cinco minutos más lejos de Madrid.

Después de una clara acusación aí centralismo, ante la despoblación de las provincias limítrofes a Madrid,, núcleo de atracción de la emigración, absorción del potencial económico « industrial, don Enrique Villoría, procurador en Cortes y segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, se refirió a la necesidad de una, ordenación-regional, lo que interesa no sola a Madrid, sino a todas las provincias limítrofes, pues tal vez si este planeamiento hubiera existido y a esas provincias se hubiera llevado una gran industria o una mediana industria, no hubieran padecido esa falta de desarrollo de población que hoy acusan. El centralismo, dijo, es malo para todos, y la provincia más cercana a ese centralismo es Madrid. Nuestra ciudad no padece el centralismo a 60 o 200 kilómetros de distancia corno las provincias limítrofes, eino lo padece desde su centro hasta el extrarradio. Como ejemplo citó Canalización del Manzanares, un organismo de la Administración central que decide realizar una acción en la ciudad, pero que al final no canaliza el rio, sino sólo se ha dedicado a crear una gran concentración de edificios en su orilla, sin que la ciudad haya recibido el más mínimo beneficio, sino que se ha visto en todo perjudicada.

Finalmente, los representantes de las provincias se refirieron a que para la constitución de la región Centro, según orden ministerial de 31 de julio pasado, en la que se encuadran Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Segovia y Avila, no se habla contado con ias provincias limítrofes, a lo que el señor Villoría contestó que tampoco se había consultado a Madrid como tal provincia, por lo que consideraba que había que distinguir entre Madrid y centralismo, puerto que esto lo padecen —en distintos aspectos—tanto las provincias limitrofes como la propia ciudad y provincia de Madrid.

 

< Volver