Autor: Ayús Sobrino, Rafael. 
   La validez del Bable     
 
 Diario 16.    18/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

La validez del bable

Con relación al artículo "El bable, como bandera", de Luis G. San Miguel, Rafael Ayús Sobrina, de Valladolid, escribe la siguiente carta:

"El bable es un bien cultural, es el modo de expresarse de un pueblo y como tal tiene todo el derecho del mundo a cultivarse y no perderse. Pero un cultivo total, porque tiene un desarrollo extendido a todo el pueblo asturiano.

BU ridículo, y el mayor de iodos los disparates, creer que alguien quiere sustituir el castellano por el bable. La cultura asturiana está en buena medida hecha en castellano y es cultura asturiana. Lo único que se pretende es dejar bien separado lo que es castellano y lo que es bable. Dotar a los hablantes diglósicos asturianos de esquemas idiomáticos diferentes, uno para el bable y otro para el castellano; de esa manera se podrá estudiar y hablar mejor el castellano y el bable. Por eso se pretende llevar el bable a las escuelas, para ensenar mejor a los niños, que son loa que más enredo tienen en la cabeza. Si se continúa una política >Je abandono se vería muy rebajada la capacidad de expresión de los niños, ya que a veces se incurre en contradicción entre ambas lenguas.

Su razón por la cual, el hable es uu dialecto y no ima lengua carece da lógica. El bable es un dialecto sí, pero del latín, en la misma medida que e! castellano, el catalán o el gallego. Si el bable es incapaz de expresar ideas y sentimientos es perfectamente normal, le ocurre lo mismo al castellano (multitud de palabras importadas de otros idiomas), le ocurre lo mismo al inglés. Si fuese el bable capaz de expresar todas esas ideas que usted sugiere, a pesar de su exiguo cultivo literario y su opresión por el castellano sería una verdadera hazaña.

Porque el bable fue y ea oprimido como los otras lenguas del Estado, pero su opresión fue mucho más sutil que en el caso del catalán o el euskera.

El sistema está en incluir sicológicamente en el hablante y decirle que lo que habla es inculto y poco fino, que lo bonito es hablar como en Madrid. Razón totalmente Ilógica, ya que, por lo menos, para la cultura asturiana, ese modo de hablar es perfectamente CULTO y válido. El asturiano suele estar muy deslumbrado por Madrid y basta que Madrid dijera esto para que no se le ocurriera llevar la contraria: "Díjolo Madri", se comentaba. Y en lugar de luchar por su identidad cultural, lo que hacia era convencer a sus conocidos de que era mejor hablar fino "como en Madrid".

Es cierto que existen por lo menos cuatro bables y estoy bastante consternado por ello En principio no sé cómo se podría solucionar esto. Quizá haya que preguntar a los catalanes como solucionan elloa el problema con los dialectos de Gerona, Barcelona, Lérida, Tortosa, Alicante, Valencia, Castellón., o quizá a los vascos que tienen no menos de ocho dialectos y docenas de subdialectos, o a los gallegos que reconocen tener como cuatro dialectos. Sí, hatera que preguntarles.

No puedo darle razones sufictentememe objetivas sobre el número de personas que hablan bable porque no las hay, Como tampoco las hay que de los que no hablan bable.

Sobre el regionalismo, le diré que no implica separatismo ni ruptura de la unidad nacional, Es el derecho a autogobemarse que tiene un pueblo. (Por otra parte ya sabemos cómo gobierna Madrid, y ahora tenemos curiosidad cómo podemos gobernarnos en Asturias,)

Sobre la bandera en la izquierda, le diré que sólo faltaría qiie la cogiesen las derechas. Durante cuarenta años han tenido oportunidad de trabajar por el regionalismo y no lo han hecho, no creo que se enfaden porque otros grupos sí hagan algo. El hecho regional no conoce de partidos, está abierto a quien quiera trabajar por 61.

Estoy de acuerdo con usted en que el problema regional es bastante serio, léase "Asturias Semanas", número 397, de enero, y verá un planteamiento serio del regionalismo: autogobierno político, autonomía legislativa, ejecutiva, fiscal, judicial, patrimonial, económica y financiera, cultural e interna de

la región."

 

< Volver