Autor: Delgado Carrero, José. 
 El reto de las Autonomías. En la primera reunión de los parlamentarios catalanes. 
 Nada nuevo  :   
 Se pidió la presencia de Tarradellas y se nombró a Raventós presidente de la Comisión permanente. 
 Pueblo.    27/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Como yo adelantarnos en ediciones anteriores, el tema de la autonomía so ha convertido en un auténfico reto para los partidos de Cara a las nuevas Cortes que tendrán que elaborar una Constitución acorde con las promesas hochat durante las campañas electorales, pero sobro todo acorde con tos deseos del pueblo español.

Completamos boy nuestra información a» las crónicas que, desde Barcelona, nos envía Delgado Carrera sobro los acuerdos tomados en la primera sesión de los parlamentarios catalanes. Desde Valencia, nuestra delegación nos informa sobre la urgencia con que los grupos políticos esperan un proyecto de estatuto de autonomía ante lo que a primera vista parece derla pasividad en los candidaturas triunfantes. Y completamos esta visión con la crónica de Juan Pla desde Baleares, donde se reunieron por primera vez los que antes de las elecciones ya se habían comprometido en un pacto autonómico.

EN LA PRIMERA REUNIÓN DE LOS PARLAMENTARIOS CATALANES

NADA NUEVO

Se pidió la presencia de Tarradellas y se nombró a Raventós presidente de la comisión permanente

BARCELONA. (PUEBLO, por José DELGADO CARRERO.)

En el Parlamerit de Catalunya tuvo lugar la primera sesión de la Asamblea de Parlamentaria, con

asistencia de todos los senadores y diputados elegidos en las recientes elecciones de las cuatro circunscripciones cátala ñas; también estuvieron presentes otros políticos y ciudadanos, asi como Frederic Rahola, delegado de Tarradellas. En la misma se nombró la presidencia de edad que quedó compuesta por Andreu Abello, diputado número tres de la candidatura socialista de Catalunya y el único diputado del Parlament, que fue consagrado por Las Cortes de la segunda República en 1932; Josep María Riera

del PSUC. y Josep Pau, del Pacte Democratic per Catalunya.

Tras un breve parlamento de Josep Andreu, tomó la palabra Heribert Barrera, de Esquerra de Catalunya, quien, entre otras cosasi hizo la propuesta de que la asamblea pidiese a Josep Tarradellas que en lo sucesivo presidiese las sesiones. Esta propuesta arrojó un balance unánime, a excepción de Laureano López Rodó, que votó en contra.

A continuación tomó la palabra Jordi Pujol, del Pacte Democratic, que propuso que se nombrase una comisión permanente de la Asamblea de Parlamenta. ris,que fuera presidida por Joan Raventos ya que, según dijo Jordi Pujol «es bueno que lo sea el cabeza de la coalición ganadora y porque a la hora del inicio de la victoria, tiene que ser un hombre de los de siempre en la lucha»; integrará a Triginer E. Martín y F. Ramos, por Socialistas de Catalunya; López Raimundo, Gutiérrez Díaz y Solé Tura, por el PSUC; Pujol, Verde Aldea y Trías Fargas, por Pacte Democratic; Sentís, Jiménez de Parga y Faura, por UCD; Canyellas, por Unió del Centre i Democracia Cristiana, y Barrera, por Esquerra de Catalunya; a ellos se añadirán un senador por provincia, a designar entre los dieciséis. Esta propuesta fue aprobada por aclamación, por lo que no fue preciso someterla a votos nominales.

Seguidamente intervino Sole Tura en nombre del PSUC, que propuso una resolución que abarca una amplia amnistía política laboral y de los delitos específicos de la mujer, y asimismo pidió el retorno de los exiliados. Esta propuesta fue también aceptada por aclamación.

Por su parte, Carlos Sentis, de la Unión de Centro Democrático, presentó la solicitud de que todos los partidos políticos sean legalizados. Hizo hincapié en que el parlamentario Heribert Barrera pertenecía a un partido ilegal, pero que la asamblea debía considerarlo como legal, también fue aceptada esta propuesta por aclamación

Antón Canyellas, de Unión de Centro y de la Democracia Cristiana, defendió una Constitución española que recoja los derechos humanos. Asimismo, se opuso a la pena de muerte y a los regímenes penitenciarios inhumanos.

Seguidamente, tomó la palabra Joan Raventós, que tras agredecer su designación al frente de la Comisión Permanente de la Asamblea de Parlamentaris leyó un proyecto de declaración en la que se recogen todas las reivindicaciones expresadas por todos los parlamentarios, y, en. concreto, medidas tendentes a facilitar el proceso autonómico: pedir la derogación del decreto franquista de 5 de abril de 1938 que anulaba el estatuí del 32 y compromiso de defensa en las Cortes de que la Constitución democrática recoja «como expresión de la soberanía del pueblo, los derechos autonómicos de todas las nacionalidades y regiones del Estado español». Por último, propuso la unidad de los pariamentaris catalanes para conseguir la autonomía por la vía de la negociación.

López Rodó pidió la palabra para expresar su rechazo al Consejo General de Catalunya propuesto por el Gobierno y manifestó que estaba en desacuerdo con el retorno de Tarradellas como presidente de la Generalitat y a favor de su vuelta como un simple ciudadano. Se pasó a votación del rechazo del Consejo General, que fue un acuerdo unánime.

Luis María. Xírinachs, único senador que tomo la palabra, propuso que los parlamentarios representantes de Catalunya no acepten cargos ministeriales mientras que no sea una realidad la autonomía. Esta propuesta no fue sometida a votación, ya que Andreu I Abello indicó que «no se se pueden tomar acuerdos sobre conductas personales».

De esta manera quedó cerrada la sesión, tras dos horas de duración y unas palabras de Andreu I Abello de agradecimiento por la serenidad de los presentes y con el canto de «Els Segadors».

Una vez levantada la sesión, e1 numeroso público que había permanecido fuera durante la sesión, iba aplaudiendo a su salida a los parlamentarios, a excepción de López Rodó, que fue abucheado y algunas personas golpearon el coche, en el que pudo introducirse con bastante dificultad, y temiendo una posible agresión ordenó a su chófer que acelerara, llevándose por delante a un joven, que sólo resultó conmocionado. En vista de este incidente, Raventós acudió para mantener el orden.

 

< Volver