Autor: Población, Félix. 
 Asturias. 
 Día de la cultura: Romería de celos     
 
 Arriba.    19/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ASTURIAS

DÍA DE LA CULTURA: ROMERÍA DE CELOS

Asturias conmemora cada año, desde hace seis, el Día de la Cultura. El de esta edición, y anteriores, tuvo lugar en la carbayera de Los Maizales, a unos cuantos kilómetros de Gijón, por esas fechas en sus tradicionales fiestas de Begoña. En el transcurso de la semana grande gijonesa, los promotores del Día de la Cultura ampliaron esta vez la aislada jornada con una serie de actos cinematográficos y teatrales, variante positiva que esperamos vaya a más en sucesivas ediciones

Los últimos estuvieron presentes este año. Hubo suspicacias por parte de algunos partidos políticos de izquierda —excluido el PSPA—, de las que no quedaron excluidas las asociaciones culturales. Tres eran las promotoras y las tres negaron el dirigentismo exclusivo que las izquierdas astures achacaban al PCE.

La acusación promovió ciertas tensiones, manifiestas en la contrapropagandá gestada desde las tendencias inconformes con la presunta monopolización de los actos. Ello es de lamentar cuando se persiguen afanes tan amplios de contenido como los de poner en marcha una campaña cultural con pretensiones populares. Capilladas ideológicas de esta guisa ensombrecen intenciones tan loables.

Pero no hubo nada más allá de estos comadreos teóricos. Los asturianos, en la jornada del 14 de agosto —víspera de la fiesta patronal gijonesa—, se reunieron en la bucólica y entrañable carbayera, romería muy con acento autóctono, a la que no faltaron centenares de foráneos de otras provincias, sin que mediase el más mínimo altercado, a no ser la división de opiniones que propició entre el público la actuación, de Víctor Manuel. El cantante asturiano disculpó unas presuntas declaraciones suyas, publicadas en algún medio de información, por las que parecía afirmar que desechaba la bandera regionalista asturiana. Víctor Manuel, según sus palabras, no había querido decir tal, pero sí que su acción dependía más del servicio que debía a su verdadera bandera, o sea, la roja.

Con Víctor Manuel actuaron, además, Manuel Cereña, Ricardo Cantalapiedra, Isabel Parra, Adolfo Celdrán, Ángel Parra y algunos cantantes portugueses. A la sombra de los centenarios carbayos astures, los partidos políticos —todos de izquierda— exponían su mercancía publicitaria, mientras los romeras —algunos acompañados desde el día anterior— degustaban la buena sidra de este año y apuraban con apetito libertario suculentas porciones de empanadas. Pegatinas de la más varia leyenda se repartían entre lo: visitantes, que a la noche retornaron del ocio romero-político-cultural entonando sonoros cánticos reivindicativos, entremezclados con los tradicionales. El café y la copa les estaría vedado en la ciudad como consecuencia de la huelga en la hostelería. Nunca más oportuna una romería qtíe en esta coyuntura.

Con razón la Prensa asturiana no duelo en conceder la máxima concurrencia popular a la fiesta de Los Maizales en la reciente edición.

Félix POBLACIÓN

 

< Volver