Autor: G. B.. 
   Ante la manifestación por la autonomía de Cantabria     
 
 Informaciones.    05/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ANULA MANIFESTACIÓN POR LA AUTONOMÍA DE CANTABRIA

Nos ha sorprendido a muchos el ver en los carteles de convocatoria de A.D.I.C. para la manifestación, que se atribuye a la autonomía la fuerza de una panacea, ya que se la propone como solución única y excelsa a nuestros graves problemas económicos y marginaciones de siempre. El pensar y escribir en grandes carteles que la tal autonomía lo va arreglar todo, es pedir peras al olmo y confundirnos a toaos en plena crisis económica, de desempleo y bajos sueldos. Creemos sinceramente que tos economistas, ni muchos trabajadores, estarán de acuerdo con esas tajantes afirmaciones, ajenas a la realidad de los hechos.

Pero hay más, porque la hoja distribuida por los partidos, también promete con la autonomía, soluciones para todos nuestros problemas: gestión directa y elección de gestores (contradicción), planificación industrial, ganadera y agrícola, minera y pesca, acabando con el paro (casi nada), Universidad, fiscalización, infraestructuras, viales, ahorros. Todo ello faene que salir, como siempre, de un pueblo trabajador, de 5.000 kilómetros cuadrados y de 450.000 habitantes escaso , con una economía en decadencia y recesión desde hace cuarenta años, dependiente por los cuatro costados de regiones y centralismos plenipotentes.

Sin embargo, taramos por la borda dos mil quinientos años de historia de Cantabria, su extensión territorial en Castilla y regiones limítrofes, su cultura, lengua, economía y población, sin parar en consideraciones. Politizamos el asunto, nos dividimos en facciones, y vale. Así no iremos a ninguna parte, si no estamos bien mudos los pocos que somos. Pero la unión no se consigue con exclusiones y con técnicas de avestruz, paes hay que contar con todos, y todo

G. B.

 

< Volver