Autor: Ruiz, Ricardo. 
 Anoche los tractores fueron retirados a los arcenes. 
 Tregua en la guerra de la patata     
 
 Pueblo.    23/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Anoche los tractores fueron retirados a los arcenes

TREGUA EN LA "GUERRA DE LA PATATA"

• Los agricultores

castellano-leoneses y riojanos esperan hoy el resultado de las conversaciones habidas en Madrid con los

ministros de Comercio y Agricultura

LEÓN, 23. (PUEBLO, de nuestro enviado especial, Ricardo RUIZ.)—Los agricultores leoneses de la

comarca del Duerna acordaron a última hora de la tarde de ayer desbloquear la mayoría de las carreteras

cerradas al tráfico desde la capital con La Bañeza y Astorga, tanto por la general VI como por la 120,

ambas de Madrid a La Coruña.

Los tractores han sido retirados a los arcenes, en espera del resultado de la entrevista mantenida en

Madrid por el presidente de la Cámara Sindical Agraria y varios presidentes de asociaciones de labradores

y ganaderos con el ministro de Comercio.

A lo largo de la mañana y primeras horas de la tarde de ayer se registraron algunos enfrentamientos entre

agricultores y fuerzas de la Guardia Civil. En apoyo de estas últimas han llegado otras unidades de la

Policía Armada antidisturbios, que igualmente hicieron varias cargas.

• LA SITUACIÓN AYER.

Alguien soltó en alguna emisora vallisoletana, comentando la ocupación de carreteras en las provincias de

Logroño. Burgos y León, que se iniciaba la revolución de los hombres del campo. El comentario puede

ser tomado como se quiera, pero lo cierto es que los agricultores de la meseta, al menos en lo que se

refiere a burgaleses, riojanos y leoneses, andan muy soliviantados y lo suficiente como, entre otras cosas,

para «cargarse» el parabrisas de un camión cuyo conductor intentó atravesar la motorizada barrera que

durante toda la jornada del martes ha cortado el tráfico a la altura de la localidad de Vacalbado del

Páramo, la Nacional VI, Madrid-La Coruña.

Y ahí no quedaba todo. Nadie que intentase a través de esta autovía acercarse a la capital leonesa lo iba a

conseguir. Carreteras provinciales, comarcales e, incluso, los caminos vecinales, en fin, toda la red viaria

que rodea a León a través de su páramo y su vega estaba cortada por la presencia obsesiva y monolítica

de los tractores.

Ya en Benavente la Guardia Civil de Tráfico aconsejaba a camioneros y conductores en general que de

dirigirse hacia Galicia, utilizasen la carretera de Puebla de Sanabria, pues desconocían cuánto iba a durar

la interrupción.

Desde que en la tarde del lunes se produjese el enfrentamiento entre la Guardia Civil de Astorga y los

agricultores, con el resultado de un herido con arma de fuego, no ha vuelto a saberse de ningún otro

incidente, salvo el del cerril camionero que hemos presenciado cuando ya la tarde terciaba y ni a los

medios informativos se nos permitía cruzar la barrera.

—A pie lo que quiera, pero en coche, nada.

Y para alegrar el ambiente, nos ofrecieron patatas fritas: «Patatas, las que usted quiera.»

El problema, como ya se desprendía el lunes de la crónica que Vidal Maté enviaba desde Burgos, con el

plante de los agricultores riojanos, es idénticamente igual. Los errores cometidos por la Administración

en torno al tema de las patatas, los continuos oídos sordos a los cultivadores, que desde el mes de

septiembre del pasado año ya habían detectado un excedente fuera de lo común, y los tímidos permisos de

exportación han acabado, como nos manifestaba un cu1tivador, hundiendo el mercado interior, y también

el exterior, puesto que Europa, con gran déficit de este tubérculo, ante la pasividad de las autoridades

españolas en materia de comercio, ha decidido utilizar otros mercados, que se han mostrado con menos

miramientos.

—Toda la responsabilidad de lo que está ocurriendo y de lo que ocurra es del Gobierno, y para nosotros,

los agricultores del páramo y de la vega leoneses, el problema no se limita a la patata, sino también a la

alubia. Todo lo que estamos haciendo no es más que el principio.

Laguna de Negrillos, Santa María del Páramo, Veguellina, Riego, Valcabado, Quintana. Alija, Pozuelo y

más pueblos, todos ellos materializando decididamente su protesta.

Junto a la carretera, en el viaje de regreso, los tractores montan guardia a la entrada de caminos y

senderos.

—O se arregla, o aquí no pasa nadie.

Y nos preguntan qué va a ocurrir con las 40.000 toneladas en que se calcula aún el excedente de patatas...

Castilla y León

• EN MADRID.—Por su parte, la comisión negociadora, que se encontraba en Madrid, se

entrevistó durante la tarde de ayer con los ministros de Agricultura y Comercio a fin de tratar de encontrar

una solución a este grave problema. Hasta avanzadas horas de la noche continuaban las reuniones, y es

posible que hoy haya un comunicado oficial.

Lo que parece claro es que la Administración culpa a los especuladores y habla de un problema de

acaparamiento más que de excedentes. Las peticiones concretas expresadas al ministro de Comercio por

el señor Galeón, presidente de la C. O. S. A., fueron que se exporten cien mil toneladas de patatas y que el

precio al agricultor sea de once pesetas el kilo.

 

< Volver