Autor: Cebollada, Pascual. 
   El homenaje a García Lorca     
 
 Ya.     Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EL HOMENAJE A GARCIA LORCA

A los setenta y ocho años de su nacimiento —Fuente Vaqueros (Granada), 5 de junio de 1898—, y

cuando van a cumplirse cuarenta de su muerte —Viznar, madrugada del 20 de agosto de 1936—-,

Federico García Lorca ha recibido, en su lugar natal, el primer homenaje abierto de los pueblos de

España.

No ha sido una ceremonia ensombrecida por crespones funerales ni cánticos luctuosos. Ni siquiera ha

sido un responso popular, aunque allí estuvieran las gentes populares. Todo lo contrario, pues lo que

había congregado aquella multitud, llegada de todas las regiones españolas —¿cinco mil, seis mil

personas?—, convocada por va llamamiento al pie del cual figuraban diez mil firmas, era precisamente

una afirmación de vida, de fe espontánea en lo que nace y no en lo que muere. Se conmemoraba el

nacimiento del poeta v no su asesinato, aunque a Federico García Lorca no lo pudieron matar nunca, ni

morirá jamás. Su poesía lo preserva. La fe que reunió a tantos miles de voces que gritaban su nombre

tenía en el recuerdo del poeta una de sus razones de ser. En esta ocasión, la razón principal. Porque pocos

hombres han amado tanto la vida como él, aunque tanta premonición trágica le persiguiera. Los que

fueron sus amigos nos han hablado de su vitalidad y de su capacidad de alegría, de su torrencial pasión

por lo existente y vivo, por lo que promete y se multiplica, por lo que está en el presente y va al futuro.

«Era un relámpago físico, un resplandor.»

Su persona era mágica y morena, y traía la felicidad.» Sólo mueren los que miran atrás y se inmovilizan,

como las hijas de Lot. El cantaba, juntando su voz a la de Walt Whitman, «la llegada del reino de la

espiga».

«Granada era una fiesta», ha escrito el poeta José Infante, cronista y protagonista en el homenaje que

comentamos. Todos lo hemos leído en los periódicos que han querido publicarlo. En vez del ceremonial

solemne y vacuo, la fiesta, poemas y canciones. una fiesta poblada de jóvenes, de juventud, de

juventudes. La fiesta por el nacimiento de Federico García Lorca y por su poesía inextinguible.

P. C.

 

< Volver