Autor: Semprún, Alfredo. 
 En un despacho de abogados laboralistas de Atocha, 55. 
 Sangriento atentado  :   
 Cuatro muertos y cuatro heridos gravísimos es el lamentable balance del cobarde asesinato. 
 Arriba.    25/01/1977.  Página: 44. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

En un despacho de abogados laboralistas de Atocha, 55

SANGRIENTO ATENTADO

Cuatro muertos y cuatro heridos gravísimos es el lamentable balance del cobarde asesinato

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Poco después de las once de la noche, dos desconocidos, armados

con sendas metralletas, llamaron a la puerta de un despacho de abogados laboristas, que en el número 55

de la calle de Atocha -tiene abierto, entre otros, la licenciada en Derecho doña Manuela Carmena. En el

despacho, situado en el tercer piso del inmueble, se encontraban reunidos un número no determinado de

personas, quienes, al parecer, esperaban el regreso de doña Manuela Carmena, que en aquellos momentos

se encontraba cambiando impresiones con el doctor Pedro] Ríus, presidente del Colegio de Abogados

madrileño. Siempre según nuestros informes, los dos desconocidos empujaron violentamente la puerta

cuando ésta les fue franqueada, e, introduciéndose en el local, dispararon las armas de que eran portadores

contra los allí reunidos, causando, por lo que nos ha sido posible saber, una auténtica carnicería. Tras lo

cual abandonaron corriendo el lugar del suceso, desapareciendo en dirección desconocida y con medios

que se ignoran.

Alertados por el estruendo, los vecinos dieron aviso a la Policía, la cual tardó muy pocos minutos en

personarse y requerir los servicios de ambulancias ante el escenario, sangriento, que encontraron.

Una vecino del inmueble nos manifestó que calculaba en una veintena las personas que se hallaban

reunidas en aquel local.

Las que salieron Ilesas —nos dice—, milagrosamente ilesas, ayudaron a los policías a transportar los

cuerpos heridos y ensangrentados a las ambulancias, e Incluso los inspectores de Policía requirieron la

ayuda de algunos transeúntes. Las ambulancias, que en un principio fueron cuatro, trasladaron las víc-

timas, ocho en total, a la Ciudad Sanitaria 1.° de Octubre, en cuyo servicio de urgencia fueron atendidos

de inmediato.

El director de la Residencia Sanitaria Primero de Octubre, señor Miró, informó, hacia la una de la

madrugada, en improvisada rueda de Prensa, que en este centro había a esa hora, procedentes del

despacho laboralista de Atocha, 55, dos personas muertas y otras seis heridas, cinco de ellas con carácter

muy grave. En el Hospital Clínico había fallecido, asimismo, Ángel Rodríguez.

Los fallecidos en Primero de Octubre son Luis Javier Benavides y Enrique Valdevira, ambos abogados.

Asimismo, los cinco heridos son: Francisco Javier Sauquillo, con heridas que interesan el cráneo y la

cara, muy grave; un obrero sin identificar, descerebrado y con heridas en otras partes del cuerpo, en

situación crítica; Miguel Saravilla Gil, con diez heridas en el intestino, muy grave; María Dolores

González Ruiz, con heridas en el cuello; Luis Ramos, también muy grave, y Alejandro Ruiz Carbonell,

herido leve en una pierna. Todos estos nombres los reseñamos haciendo la salvedad de posible error en

que nos hubiera hecho caer el auténtico confusionismo y las verdaderas trabas informativas que hemos

encontrado, tanto en el citado centro sanitario como en los departamentos públicos a que hemos recurrido.

A primera hora de la madrugada, frente al edificio de la calle de Atocha, lugar del luctuoso hecho, se

encontraban reunido un numeroso grupo de personas, entre los que reconocimos no pocos abogados, que

mostraban su lógica y natural indignación.

Alfredo SEMPRUN

 

< Volver