Autor: Díaz Garrido, María del Carmen. 
   Queremos paz     
 
 El Alcázar.    25/01/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

QUEREMOS PAZ

SEGOVIA

{Por teléfono, de nuestra corresponsal}.

— La ciudad ha acogido con dolor la noticia del secuestro del ilustre soldado Villaescusa, y de

los desórdenes con cobro de vidas humanas habidos en Madrid.

Esta mañana, uno de los policías municipales, me comentaba, entristecido:

"Doña María: si esto es la libertad, yo me borro de ella".

No iba desencaminado mi buen guardia.

Porque otra vez en nuestros hogares ha vuelto ha hacer aparición el fantasma del miedo a lo

que pueda ocurrir en la caite.

Cuando nina, más de una noche me dormí con los rezos de mi madre, que pedían por la vuelta

al hogar de los seres queridos.

Otra noche, un 15 de agosto, las dudas se convirtieron en realidades, y así, un ciudadano

modelo en todos los órdenes, que nunca se había metido en política, no volvió a su casa, por

caer en los horrores de una checa.

Hoy ya no son ni los hermanos, ni el padre. Son los hijos y nosotros mismos los que,

asombrados, contemplamos el panorama que se cierne a nuestro alrededor.

No encuentro que se lamente el Gobierno ni se duelan los órganos informativos, la realidad

está ahí.

Me he quedado con ganas de asistir al Congreso de las generaciones formadas en el Frente de

Juventudes. La llegada al mundo dé una nueva nieta cambió mis planes.

Por otro lado, pienso que quizá haya sido así mejor, porque creo no hubiera resistido a las

ganas de gritar que no entiendo nada de este tinglado, o que quizá entiendo demasiado para

seguir jugando.

A mí, como a tantas otras madres de familia, lo que más nos interesa es la seguridad de nues-

tros hogares y la integridad de las personas queridas que los forman, y que lo de menos es el

nombre del Sistema que guarda esto.

Lo esencial es que se cumpla. Poder vivir y trabajar en una España digna y en orden.

Y por ello a veces nos duele, como una carga insoportable de añoranzas, el recuerdo de los

años en paz que pasamos a la sombra del mejor de los Caudillos.

M" del Carmen DÍAZ GARRIDO

 

< Volver