Atocha, 55: atentado contra abogados de Comisiones Obreras. 
 4 muertos y 5 heridos muy graves  :   
 Fuero ametrallados por dos desconocidos cuando celebraban una reunión. 
 El Alcázar.    25/01/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Atocha, 55:

atentado contra abogados de Comisiones Obreras

4 MUERTOS Y 5 HERIDOS MUY GRAVES

* Fueron ametrallados por dos desconocidos cuando celebraban una reunión

Madrid. (De nuestra Redacción).

—Cuatro muertos y cinco heridos muy graves es, hasta el momento, el balance del atentado cometido

poco después de las 11 de la noche de ayer en el despacho de abogados de Comisiones Obreras situado en

¡a calle de Atocha, 55. Según nuestras noticias oficiosas se cree que los allí reunidos, cuyo número parece

ser de diez (nueve letrados y un obrero) se habían congregado con el fin de tomar acuerdos preparatorios

para la huelga general convocada para mañana, con la intención de que al paro se sumen los transportes

públicos y privados de Madrid.

El balance de victimas, hasta ahora es como sigue:

Fallecidos:

don Ángel Rodríguez (Hospital Clínico): don Enrique Valdevira Ibáñez (Francisco Franco); don Luis

Javier Benavides Orgaz (1.° de Octubre) y don Francisco Javier Sauquillo Pérez, quien dejó de existir en

el 1.° de Octubre a las 9,30 de esta mañana.

Heridos:

en el 1.° de Octubre se encuentran ingresados don Miguel Sarabia Gil, muy grave y en estado de coma;

doña María Dolores González Ruiz, esposa del fallecido, señor Sauquillo, quien ha sido intervenida

quirúrgicamente y se encuentra muy grave; don Alejandro Ruiz Huertas Carbonell, menos grave, y don

Serafín Holgado Antonio, que se cree estaba en el local, también muy grave.

En el "Francisco Franco" se halla internado don Luis Ramos Pardo, también en estado grave.

RELATO DE UN ABOGADO "Es horrible, el despacho está convertido en un auténtico charco de

sangre", declaró, entre sollozos, un abogado, compañero de los tiroteados, que observó la escena desde la

puerta del despacho de Atocha.

Sobre las 23,10 de la noche, se personó en el lugar del suceso el juez de guardia, que permaneció por

espacio de unos quince minutos examinando el piso tercero izquierda del inmueble 55 de la calle de

Atocha. En este inmueble fueron recogidos casquillos del calibre 9 mm. corto.

Por el momento, las noticias son contradictorias en cuanto al número de víctimas. Según testigos que se

encontraban en las cercanías, poco antes de las once había finalizado una reunión entre abogados y

empleados de diversas empresas de transportes privados. Fue minutos después cuando los empleados

habían abandonado el local, cuando se produjeron los hechos.

Un grupo de unos siete u ocho abogados laboralistas quedaron en el despacho sin que se conozca el

motivo de la reunión.

En esos momentos, al parecer, dos individuos de estatura mediana y de unos 25 anos, con "trencas"

verdes, llamaron a la puerta y nada más abrirse ésta, dispararon sobre los que se encontraban en el

interior. Por declaraciones de vecinos y por los destrozos en el local y mobiliario, se cree que se

dispararon varias ráfagas de metralleta durante breves segundos. Después desconectaron los teléfonos.

Varios vecinos avisaron a la policía que llegó pocos minutos después, procediendo a desalojar a las

víctimas en ambulancias, coches particulares, taxis y algún vehículo de la policía.

De un despacho laboralista situado unos números más arriba, en la misma calle, acudieron los letrados

que en el mismo mantenían otra reunión. No pudieron añadir nada nuevo al hecho. Manifestaron que el

despacho pertenecía a CC.OO., y que había una reunión en su interior aunque no sabían nada de los

abogados que asistían a la misma, pero que su número no excedía de diez.

Sobre las once y media, acudieron algunos compañeros de las víctimas, que protagonizaron diversas

manifestaciones de dolor y desesperación por lo sucedido, y que preguntaban angustiados los nombres de

los que en el despacho ametrallado se encontraban.

El decano del Colegio de Abogados, Sr. Pedrol Rius, se interesó por lo sucedido, así como numerosos

letrados que acudieron al despacho laboralista para recabar información.

 

< Volver