El GRAPO reivindica el secuestro del teniente general Villaescusa  :   
 Los autores del hecho, unos ocho individuos, se lo llevaron en su coche oficial, un Mercedes, conducido por su chófer. 
 Ya.    25/01/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

25-1-77

El teniente general don Emilio Villaescusa Quilis, presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, ha

sido secuestrado poco antes de ¡as nueve de la mañana do ayer y a la puerta de su domicilio, sino en la

calle O´Donnell, número 49, por varios Individuos jóvenes —se cree que entre seis y ocho—, en una de

las operaciones mas espectaculares que se hayan dado jama» en este sentido en España y, concretamente,

en Madrid. A media tarde, parece ser que a través de una llamada telefónica al vespertino "Diario 16", el

Grupo Revolucionarlo Antifascista Primero de Octubre (GRAPO), el mismo que secuestró el 11 de

diciembre pasado al presidente del Consejo de listado, don Antonio María de Oriol y Urquijo,

reivindicaba la operación, manifestando que tenían en su poder al teniente general Villaescusa.

El comando, en una actuación por sorpresa y perfectamente preparada, llevó a cabo el secuestro poco

antros de las nueve de la mañana, cuando el teniente general salía de su domicilio para dirigirse a su

despacho oficial, sito cu la calle de Fortuny, adonde solía llegar todos los días alrededor do las nueve y

media.

INFORMACIÓN NACIONAL

El GRAPO reivindica el secuestro del teniente general Villaescusa

los autores del hecho, unos ocho individuos, se lo I fe varón en su coche oficia!, un Mercedes,

conducido por su chofer

El teniente genero! ha sufrido en su vida dos infartos de miocardio y está sujeto a tratamiento médico •

Personalidades y partidos políticos muestran su repulsa por la acción • Parece ser que uno de los

secuestradores era cliente asiduo de una cafetería próxima a! domicilio del teniente general, donde debió

montar su observatorio para obtener datos • El coche oficial fue hallado en la calle Doce de Octubre, y e!

conductor, en otro vehículo, en Legazpi

Pág.9 ya

Testigos

Según dalos que se han podido obtener de declaraciones de testigos, de empleados de una entidad

bancaria próxima al lugar de los hechos, del portero y de otras persornas. pese a los obstáculos existentes

para recabar información, hemos podido reconstruir aproximadamente cómo se ejecutó el audaz golpe,

que no ha sido realizado, y esto hay que reconocerlo para valorar debidamente la fuerza y preparación de

los autores, por unos aficionados, sino por profesionales del terrorismo. Por ello no sería descabellado

pensar que Jóvenes españoles, argentinos y cubanos han estado recibiendo instrucción o ya venían

preparados de sus respectivos países de origen para realizar acciones como sea dentro de un plan de

argentinización de España,

Mientras el coche oficial del presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, un Mercedes matrícula

ET-41.921, a cuyo volante se encontraba don Francisco Garrón Mezquita, casado y con dos hijos, y a

quien le tocaba librar ayer, pero no pudo hacerlo, ya que su compañero, llamado Abilio, habia tenido que

ir a la Jefatura Provincial de Tráfico para renovar su carné de conducir; mientra*

te a la puerta del número 49 de la calle de O´Donnell, delante del Mercedes estacionó otro vehículo de

color negro y con características de coche oficial, en el que iban don personas vestidas de uniforme, y

detrás lo hizo un SEAT modelo 124 o 1430, de color azul, con matrícula M-6767-J, propiedad de don

Evello Pedraza Pedraza, que vive en la calle de Valderribas, 17, y que no había denunciado el robo de su

coche, en el que iban otros dos individuos. En la calle parece ser que había otras cuatro personas. Cuando

el teniente general acababa de salir a la calle se le acercaron los miembros del comando, quienes, a

empujones y a punta da pistola, le obligaron a penetrar en el Mercedes. Inmediatamente loa tres

automóviles se pusieron en marcha.

Según otras versiones, el Mercedes se encontraba vacío. En torno a la identidad de los secuestradores, los

testigos han manifestado que uno vestía gabardina y otro, con bigote, llevaba un abrigo de color azul

marino La primera alarma la dieron unas muchachas de servicio qua .acompañaban a unos niños al

colegio Estas jóvenes, junto con e; portero de la finca, don Cándido Crespo Sánchez, avisaron a! vigilante

jurado de la sucursal de! Banco de Navarra. situado a poco? metros del domicilio del secuestrado; el

vigilante llamó inmediatamente al 091 La policía 39 personó en el lugar de los hechos a los cinco minutos

de, haber sido avisada e inmediatamente se puso en marcha el aparato policial. Una da Isa primeras

medidas fue 8l enseñar fotos a los ocho testigos presentas, con al fin de identificar a los secuestradores.

HALLADO EL MERCEDES

Puco antea de las diez de la mañana fue hallado vacío el coche oficial frentt al número 28 de la calle Doce

de Octubre, es decir, a menos de un kilómetro del lugar del secuestro. Minutos antes se recibía una

llamada en el 091 en la que se informaba del traslado de vehículo del teniente general Villaescusa.

Según un testigo presencial del cambio de cocha, el teniente general iba acompañado de su propio

conductor, que posteriormente fue abandonado en Legazpi. Intervino en esta operación un segundo

vehículo, más pequeño y más sucio, del que no se ha podido precisar marca ni matrícula. aunque al pa-

recer, se trataba de un ;.]u:¡ de color rojo.

Visitas

Al mediodía, el vicepresidente primero del Gobierno para Asuntos da ¡a Defensa, teniente general

Gutiérrez Mellado, y el vicepresidente segundo, don Alfonso Osorio García, se personaron en el palcio de

la Moncloa, y más tarde lo hizo el ministro de !a Gobernación, don Rodolfo Martín Villa, quien nada más

conocer la noticia del secuestro se reunió en su despa-

cho oficial con sus mas directos colaboradores. El teniente peñera! Gutierrez Mellado se había desplazado

con anterioridad al domicilio de su compañero de milicia. El desfile de personalidades en casa del

teniente general Villaescusa Quilis ha sido incesante durante toda la jornada. Los primero? en hacerlo

fueron también el teniente general Iniesta Cano, quien declaró que las medidas tienen que tomarlas el

Gobierno y los .secuestradores; el concejal por el distrito de Salamanca, don Ezequiel Puig Maestro-

Amado, y el presidente de! Club Sigio XXI, don Antonio Guerrero Burgos, jurídico militar, quien

manifestó que "alguna ayuda exterior debe haber habido". También se personó en la finca número 4´J de

la calle de O´Donnel el ministro de! Ejército¡ teniente general Alvarez Arenas. Después lo han hecho don

Lucas María de Oriol y Urquijo y don Raimundo Fernanez-cucsta y Melero, El señor Oriol llegó en un

Dodge Dart blindado.

Enferma del corazón

Ante el edificio en cuestion no hay vigilancia policial visible, pero se mantiene la prohibición a los

periodistas de subir hasta la planta sexta del domicilio del secuestrado. En la zona permanece un soldado

con un automóvil oficial por si fueran necesarios sus servicios. Hay que hacer constar que el teniente

general Villaescusa no llevaba escolta, pese a su cargo y al haber recibido, según nuestros informes,

amenazas de todo tipo. pero lo que mas agrava la situción del secuestrado es que ha sufrido en su vida dos

infartos de miocardio, por lo que sus médicos habituales, los doctores don Justo González y Valladolid,

han requerido a los secuestradores para que sigan administrándole su

medicación normal, prescindiendo del Syndromin y continuando con el Peritrate y la Calinitrina en caso

de urgencia. En caso de empeoramiento, los médicos han solicitado de los secuestradores que se pongan

en contacto con ellos a través de cualquier hospital militar.

Nuevos detalles del secuestro indican que numerosos testigos han denunciado el paso del Mercedes por

distintas calles de Madrid, También se busca el Seat M 6.767-J y otros vehículos que parece ser han

intervenido en fase posteriores de la acción: un Pv-12 de color blanco y un Seat 124 matriculado en

Barcelona. También se ha sabido que uno de los secuestradores tiene una cicatriz en la cara; podría

tratarse de Luis Alvarez Fernández, quien, al parecer, intervino en el secuestro del señor Oriol.

Ampliamos también la información referente al hallazgo del conductor del Mercedes, que fue encontrado

en el interior da un vehículo, amordazado.

La situación de la familia del teniente general Villaescusa es de extrema tensión, aunque se quiere

mantener la calma a toda costa, El secuestrado vivía con su esposa, su hijo Emitió, de diecinueve años, y

una doncella; otros dos hijos del matrimonio, Macarena y Reyes, están casadas y residen en otros

domicilios. Los familiares han atendido en diversas ocasiones a, los periodistas, y han manifestada que

los Villaescusa no tienen dinero, si lo que se pretende con el secuestro es obtener un rescate monetario.

Desgraciadamente, todo apunta a que el secuestro tenga las mismas características políticas que el del

señor Oriol.

En otro orden de cosas, y después de nuevos interrogatorios. se ha podido saber que uno de loa

secuestradores, un individuo con bigote, de unos veinticinco o treinta años de edad, era cliente habitual de

la cafetería Zumel, ubicada en la esquina de la calle O´Donnell con !a de Maíquez, aunque los camareros

del establecimiento no han podido confirmarlo, De ser afirmativa tal sospecha, puede que el sospechoso

hubiera montado allí su puesto de vigilancia o descanso tras su labor de ir conociendo el horario y otros

detalles de la vida del secuestrado Según se ha sabido, los vehículos que han intervenido en e! secuestro

enfilaron la calle de O´Donnell en dirección hacia la da Alcalá, en su confluencia con el monumento al

general Espartero. Al llegar frente a la puerta del paseo de Coches de! Parque da! Retiro, los vehículos

torcieron a la izquierda para entrar en dicho paseo y ya dentro de nuevo torcieron a la izquierda, para salir

a la calle de Menéndez, Pelayo, a la altura del barrio del Niño Jesús, donde" nuevamente torcieron a la

izquierda, para penetrar en la calle Doce de Octubre, donde abandonaron el Mercedes

 

< Volver