Atentado del despacho laboralista. 
 Ayer fallecieron otros dos abogados  :   
 Se trata de Francisco Javier Sauquillo y Serafín Horgado. 
 Arriba.    26/01/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

AYER FALLECIERON OTROS DOS ABOGADOS

Se trata de Francisco Javier Sauquillo y Serafín Horgado

Aunque en estado de gravedad, se confirma la recuperación de los otros heridos

La capilla ardiente se instalará en el Colegio de Abogados

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Son cinco los fallecidos como consecuencia del atentado

que se produjo, en la noche del lunes, en un despacho laboralista de (a calle de Atocha de

Madrid. A la muerte de Luis Javier Benavides Ordaz, Enrique Vandelvira y Ángel Rodríguez

Leal, que dejaron de existir oquella misma noche, hay qué unir la de Francisco Javier Sauquillo,

que se produjo a las 9,30 de la mañana de ayer, y la de Serafín Horgado,´ que falleció. a las

once y media de la noche.

A la hora de cerrar esta página continuaban en estado grave María Dolores González Ruiz.

Alejandro Rruiz Huerta-Carbonel y Miguel Saravia Gil, que se encuentra internacos en la Clíca

«Primero de Octubre», y Luis Ramos Pardo, en el «francisco Franco».

Capilla ardiente

La capilla ardiente de los tallecidos será instalada a la una de Ja tarde de hoy en el Colegio de

Abogados de Madrid y el sepelio de los víctimas se efectuará a las cuatro de la tarde,

Aunque hasta el momento no se ha podido dar con los autores de los graves hechos que se

han producido estos días, continúa una intensa actividad policial. En este sentido hay que

reseñar la detención de unas veinte personas, posiblemente implicadas en el atentado. Según

fuentes policiales, entre los detenidos se encuentran tres cubanos, siete argentinos, un inglés,

dos australianos, un colombiano, un libanes, varios croatas y cinco españoles.

Según un testigo presencial del atentado, los sucesos se desarrollaron de la forma siguiente:

Hacia las diez cuarenta y cinco quedaban en e) despacho nueve personas. Anteriormente se

había celebrado una reunión relacionada con el conflicto del transporte, a la que habían

asistido numerosas personas.

Ángel Rodríguez, administrativo que trabajaba en el despacho desde que había sido despedido

de la Telefónica, se encontraba pocos minutos antes en el Metro. Cuando recordó haber

olvidado algo volvió al despacho, razón por "a cual al llamar los dos individuos a la puerta él

mismo les abrió.

Los dos desconocidos, que eran de aspecto ¡oven, encañonaron.con grandes pistolas a Ángel

y junto con él penetraron en la sala de reunión donde estaban los demás. Uno de los

desconocidos pregunto el paradero de un tal Navarro, ex enlace de (a empresa Julia de

transportes, de la que había sido despedido, y muy conocido por su activismo en el conflicto del

transporte. Los reunidos contestaron que no sabían dónde "se encontraba. Los dos hombres

armados les obligaron a reunirse en un rincón, con los brazos en alto, mientras uno de ellos se

dirigía al resto de los despachos y cortaba los cables de «los teléfonos. Mientras realizaba esta

acción, al desconocido se le disparó la pistola, lo que produjo nerviosismo en la persona

armada que vigilaba a los abogados, quien volvió a preguntar por el paradero de Navarro.

Nuevamente se le contestó que lo desconocían. Cuando el otro individuo regresó a la sala

comenzaron a disparar mientras los cuerpos iban cayendo amontonados. Los desconocidos

siguieron disparando contra los cuerpos una vez en el suelo.

Realizada esta acción, ios dos hombres armados abandonaron el despacho. Uno de los

heridos intentó llamar por teléfono, peto desconocía el funcionamiento del aparato «Satai».

Entonces se dirigió a la ventana y comenzó a dar gritos de auxilio. A los pocos momentos se

oyó una llamada a la puerta y el herido abrió, tras preguntar quién era, y contestarle la voz

desde fuera que era un compañero, quien dio !a voz de alarma a la policía.

Otra versión

«Los terroristas, al entrar, nos dijeron que les mirásemos a tos ojos, y empezaron a disparar»,

declaró a fuentes laborales con sultadas por Cifra uno de los heridos en el atentado contra un

despacho laboralista de la calle de Atocha.

Según las manifestadoras de Alejandro Ruiz, interno en la Clínica Primero de Octubre, el

atentado se produjo poco después de que un grupo de abogados mantuviesen una reunión con

unos 80 trabajadores del transporte privado madrileño, en torno a los despedidos del sector.

Una vez finalizada la reunión, un grupo de abogados permaneció en los locales, para tratar de

temas relacionados con los barrios.

El resto de los presentes bajó a la calle, entre ellos, Ángel Rodríguez que acompañó a varios

compañeros del despacho a un bar cercano a! cine Monumental.

El señor Rodríguez, de veintidós años, era estudiante de Económicas y trabajaba desde el mes

de junio como administrativo en el despacho.

Según ha sabido Cifra de uno de los compañeros de Ángel Rodríguez, entre los que entraron al

bar se encontraba un abogado que debía asistir a la reunión y que, al no haber cenado, «e

entretuvo comiendo un bocadillo. Mientras les servían, Ángel Rodríguez recordó haber olvidado

una revista en el despacho y subió. Instante después de entrar, se produjo el ataque terrorista.

Según las mismas fuentes, algunos de los abogados tuvo tiempo, mientras los terroristas

disparaban, de comunicar telefónicamente con su familia, desde un despacho contiguo, para

solicitar ambulancia. No se ha podido confirmar la identidad del mismo, pero se sabe que fue

posteriormente ametrallado, antes de que los agresores cortasen las comunicaciones

telefónicas.

Los reunidos en el bar —ha confesado a Cifra uno de ellos—, cuando escucharon las sirenas

de la Policía pensaron que se trataba de una redada. Al salir pudieron comprobar que

comenzaba la evacuación de los heridos.

Fuentes laboralistas han confirmado a Cifra que algunos abogados se pusieron en contacto con

el Ministro de la Gobernación, señor Martín Villa, quien aconsejó a éstos y a ios más conocidos

miembros de Comisiones Obreras que no durmiesen anoche en sus domicilios.

Por otra parte, la UGT ha manifestado a Cifra que anoche, en un local que la Unión posee en la

calle de Fernando VI, varios individuos forzaron el portal y golpearon la puerta con Intención de

abrila, testimonio confirmado por numerosos vecinos del inmueble. A la hora citada —las diez,

aproximadamente—, el despacho se encontraba vacío. Noticias similares se han recogido de

asociaciones feministas y laboralistas.

Recuperación de los heridos

Se confirma la recuperación iniciada por Miguel Sáravia, María Dolores González Ruiz y

Alejandro Ruiz Huerta-Carbortell, ingresados en la Residencia Sanitaria Primero de Octubre.

Sin embargo, se mantiene aún el pronóstico de muy grave pese a la recuperación observada

en el estado general de los heridos.

En cuanto al ingresado en la Residencia Sanitaria Francisco Franco, Luis Ramos Pardo, se

encuentra en estado muy grave.

Militantes del PCE

Los periódicos vespertinos madrileños insertaron en sus ediciones de ayer esquelas mortuorias

de Jas personas que murieron asesinadas anteayer en el atentado contra el despacho

laboralista de Comisiones Obreras de la calle de Atocha, de Madrid.

Tanto «I Comité Central del Partido Comunista de España como el Comité Provincial de dicho

partido publicaron sendas esquelas en recuerdo de los fallecidos.

Martínez Emperador visitó a uno de los heridos

El Presidente de la Diputación Provincial de Madrid, José Martínez Emperador, ha visitado el

abogado Luis Ramos Pardo, uno de los heridos durante el atentado.

El señor Martínez Emperador fue acompañado en su visita por el vicepresidente del organismo

provincial, señor Domínguez Posada Ambos; pertenecen en ejercicio, a! Colegio de Abogados

de Madrid.

Su visita a las dependencias de la Ciudad Sanitaria «Francisco Franco» la hicieron Junto a los

doctores González Vicén, jefe del Servicio de Urgencia del centro asistencia!, y del doctor

Alvarez Lowell,. director del mismo.

8 Arriba

ATENTADO DEL DESPACHO LABORALISTA

 

< Volver