Falleció otro de los abogados, Serafín Holgado. 
 Hoy serán enterrados     
 
 El Alcázar.    26/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Falleció otro de los abogados, Serafín Holgado

HOY SERÁN ENTERRADOS MADRID REDACCIÓN:

Numerosos piquetes, encargados de forzar una jornada de violencia y desórdenes públicos.

La capilla ardiente, instalada en el Colegio de Abogados pese a las advertencias de que "podía provocar

una masacre"

La violencia fue la nota característica más acusada de la vida ciudadana en la jornada de ayer,

desencadenada en numerosas poblaciones de la nación por elementos extremistas. Su consigna era

terminante: venganza. Mientras tanto, los dirigentes de los grupos políticos en los que militan muchos de

estos extremistas invocaban solemnes peticiones de serenidad y de concordia nacional, al tiempo que

alentaban un amplio programa de paros, manifestaciones y disturbios dentro de una estrategia claramente

revolucionaria.

Así, la convocatoria de huelga general prevista para hoy contará con un amplio despliegue de piquetes

que de manera activa exigirán a diversos estamentos ciudadanos sumarse al paro. Como caso concreto, las

guarderías infantiles de la calle de O´Donnell han recibido la «advertencia» de que si reciben hoy niños en

sus locales serán incendiados. En concreto, se duda de la capacidad de las Fuerzas de Orden Público para

garantizar la seguridad esta tarde durante la conducción de los cadáveres de los abogados asesinados

desde el Colegio de Abogados hasta el cementerio de la Almudena. La capilla ardiente quedó instalada en

esta corporación profesional tras amplias gestiones ante el Ministerio de la Gobernación. Según un

miembro de la Junta de Gobierno —afirma Logos— «el ministro comunicó al Sr. Pedrol Rius que si la

capilla ardiente era instalada allí se corría el peligro de que se produjera una masacre y él no podía

garantizar la seguridad del Colegio».

El Gobierno, mientras tanto, no ha manifestado todavía en forma alguna su determinación en torno a los

lamentables sucesos acontecidos en Madrid desde el domingo. Los contactos mantenidos en el Palacio de

la Moncloa por el presidente Suárez y una visible intensificación de la presencia policial son las únicas

pruebas de que, de alguna manera, se pretende atajar la situación. Permanecen detenidos, mientras tanto,

ventinueve personas de diferentes nacionalidades acusadas de participar en los sucesos, aunque, según

parece, no se dispone de pruebas concluyentes en ningún sentido. Diversos testigos han aportado algunos

datos sobre la circunstancia de los atentados, como el abogado laboralista Juan José del Águila Torres,

que presenció el ametrallamiento de la calle Atocha.

En esta madrugada se tuvo conocimiento del fallecimiento del abogado don Serafín Holgado. Con ello se

eleva a cinco el número de muertos en el atentado de la calle Atocha, de los que cuatro son abogados. El

estado de los restantes heridos era el siguiente. Miguel Sarabia Gil: muy grave. María Dolores González

Ruiz: grave. Alejandro Ruiz Huertas: grave. Luis Ramos Pardo: muy grave.

Poco después de producirse el atentado, se interesaron por el estado de los heridos el gobernador civil de

Madrid, presidente de la Diputación y presidente del Colegio de Abogados.

 

< Volver