Autor: Eynde, J. van den. 
 Eduardo Prada (vicepresidente de Arde). 
 Aceptamos la monarquía (si el pueblo quiere)     
 
 El Imparcial.    12/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 28. 

EDUARDO PRADA (vicepresidente de ARDE)

«La República es la democracia integral».

«Ahora resulta que, ideológicamente, ellos han perdido la guerra».

Aceptamos la monarquía (si el pueblo la quiere)

Eduardo Prada, vicepresidente primero de Acción Republicana Democrática Española (ARDE), uno de

los escasísimos partidos que se han declarado republicanos. Militante de Izquierda Republicana, el partido

de Azaña, fue oficial del Ejército Popular. Encarcelado por el viejo régimen en la posguerra. A raíz de

una carta abierta suya a nuestro compañero Yale, se ha iniciado una polémica sobre Monarquía -

República en las páginas de EL IM PARCIAL.

—Además de republicana, ¿qué es ARDE?

—Estamos convencidos de que ARDE no es la República; es un partido republicano de izquierdas, que,

políticamente, está muy cerca del socialismo, del que no nos diferencia más que nosotros no somos

marxistas, pero somos solidarios de la cuestión social y estamos tan cerca de la autogestión como pueda

estarlo el PSOE. Estimamos que la República es la democracia integral, por eso nos parece maravillosa la

declaración del PSOE, el decir la verdad: que son republicanos.

—Pero, esta última semana varios dirigentes han matizado esto, en el sentido de que no son

esencialmente republicanos.

—Esa es una postura que nosotros respetamos. Pero creo que van a tener serios problemas con sus bases,

si no se declaran totalmente republicanos, que es lo que son, aunque como táctica política no le convenga

cuestionar terminantemente la Monarquía.

—¿Cómo se entiende un partido republicano reconocido y legalizado por la Monarquía?

-¿Qué pegas se pueden poner a un partido republicano que formalmente renuncia a cualquier acto de

violencia como arma política? ¿Cómo se puede reprimir, por decreto, una corriente de opinión que en

1936 era totalmente mayorista? El sentimiento del pueblo en contra de la dictadura lo encarnaba la

República, Franco no se sublevó ni contra el Partido Comunista, ni contra el PSOE, ni contra Izquierda

Republicana; se sublevó contra la República.

-¿Por qué fracasó la República?

—El mayor mal de la República era, que cuando vino no había republicanos preparados. Hubo muchos

Gobiernos en los que formaron parte ministros que eran republicanos pragmáticos, igual que ahora el

noventa por ciento de los ministros son monárquicos pragmáticos. Cuando vino la República lo hizo de

forma tan suave que no se movió nada; el Poder siguió residiendo en el capital, la Iglesia y parte del

Ejército. Fueron éstos quienes la hicieron fracasar, aunque también hubo errores de los partidos de

izquierda. A la República, en sí, no le dieron tiempo de fracasar.

— En la polémica sobre la II República todo son desautorizaciones históricas.

-Yo respeto las ideas de todo el mundo. Pero, hay una cosa evidente: si nosotros hubiéramos tenido

cuarenta años los medios de difusión, de propaganda, el dinero y la fuerza que ha tenido el régimen de

Franco, jamás se hubiera soñado estar en una situación como en la que están ellos; no se hubiera hablado

de fascismo en España nunca. Si tendrán fuerza las ideas republicanas y democráticas, que después de

cuarenta años de ostracismo y represión han surgido con más fuerza que nunca. Ahora resulta que

ideológicamente ellos han perdido la guerra

—¿Aceptan ustedes la Monarquía?

— Nosotros vamos a aceptar la Monarquía si el pueblo la quiere. Seguiremos trabajando en favor de la

República, pero no vamos a hacer una guerra por un color morado en una bandera, aunque es nuestra

bandera y tenemos derecho a usarla.

—Los republicanos de ARDE son unos nostálgicos.

— Los republicanos no somos nostálgicos. Somos lo más efectivo, lo más eficiente que pueda ser un

político. No pensamos en la República del 31-36. Nosotros estamos pensando en la República de 1978.

—¿Cuál es el objetivo inmediato de ARDE?

—Las elecciones municipales.

-¿Solos?

—Bueno, también iríamos en coalición con todos los partidos de izquierdas decentes.

-¿Puede aclararme esto?

—Pues con los partidos de izquierdas a los que su pragmatismo no les lleve a ser oportunistas.

—¿De qué sistema económico son ustedes partidarios?

-Somos partidarios de la libre empresa, aunque pueda haber determinadas empresas en las que sea

necesaria la nacionalización. Pensamos que el problema de este país es un problema de honradez en su

gobernación; son cuarenta años de sacar dinero de España. Asuntos como MATESA, REACE, no los ha

habido en plena República.

—Tampoco hubo tiempo.

—No, no hubo tiempo,; pero eso no se hubiera dado.

—¿Qué diferencia hay entre una Monarquía Democrática y una República Democrática?

—En determinados países, ninguna. Por ejemplo, en Suecia, Bélgica, Inglaterra, donde los reyes no se

meten en nada, va todo muy bien. En España esto no ha sido así, la mentalidad de nuestros Reyes no ha

sido nunca demócrata. Puede que Don Juan Carlos lo sea, de lo que nos congratularemos los españoles.

Pero, a pesar de todo, es más democracia la República.

—¿Cómo daría usted fin a esta polémica?

—Sencillamente, convocando un referéndum nacional con tres meses de anticipación, con las mismas

oportunidades de propaganda para las dos opciones, una consulta honrada y que el pueblo elija. Si nos

meten de clavo la Monarquía, a los republicanos nos va a quedar el recurso de decir que no es legal, y lo

vamos a estar diciendo. Y, por supuesto, que la República en España viene, tardará uno, cuatro o diez

años. Pero vendrá.

J.VAN DEN EYNDE Foto: Raúl CANCIO

 

< Volver