Autor: Martínez, Francisco. 
 Madrid: La joven estudiante muerta por un bote de humo. 
 Enterrada en un ambiente de gran emoción  :   
 Más de mil personas, universitarios y vecinos, se congregaron en el cementerio del pueblo de Barajas. "Mi hija a muerto por la libertad", dijo a los asistentes el padre de Mari Luz. 
 Pueblo.    26/01/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

MADRID: La joven estudiante muerta por un bote de humo

ENTERRADA EN UN AMBIENTE DE GRAN EMOCIÓN

Más de tres mil personas, universitarios y vecinos, se congregaron en el cementerio del pueblo de Barajas

"Mi hija ha muerto por la libertad", dijo a los asistentes el padre de Mari Luz.

MADRID. (PUEBLO, por Francisco MARTÍNEZ.)—Ayer tarde recibió sepultura el cuerpo de la joven

Mari Luz Nájera en el cementerio de Barajas (Madrid). Más de 3.000 personas se concentraron en el

camposanto para rendir el ultimo homenaje a la estudiante de tercero de Sociología. El ambiente era

estremecedor al contemplar las caras de los vecinos del pueblo y los compañeros de la Universidad de la

fallecida. Una voz pidió rezar un Padrenuestro, ya que ningún sacerdote se encontraba presente. Se dieron

gritos de "¡Mari Luz, no te olvidamos!". «Mari Luz, tu pueblo está en la lucha!» Se cantó varias veces la

«Internacional». Se levantaron puños. En el momento de mayor tensión, el padre de la fallecida habló

unas breves palabras a los amigos y vecinos allí presentes: "Mi hija ha muerto par la libertad".

Mari Luz Nájera de veinte años, murió el lunes por la tarde a causa de las heridas producidas por un bote

de humo disparado en el curso de una manifestación en homenaje a la muerte del estudiante de B. U. P.

Arturo Ruiz García, de diecinueve años, que fue asesinado por un comando terrorista.

Hacia las dos del mediodía de ayer los padres de Mari Luz llegaron al Instituto Anatómico Forense. La

escena fue desgarradora y todos los allí presentes sintieron caer sus lágrimas.

Un fuerte dispositivo policial rodeó toda la zona del Instituto. El cuerpo estaba envuelto en una sábana en

el interior de un féretro.

Al destapar el rostro del cadáver, la escena fue sobrecogedora, y mucho más terrible cuando los padres

pudieron comprobar su desfiguración. "¡Qué pena, qué pena, cómo la han matado!´, gritaba el padre.

A la salida del cadáver del Instituto Anatómico Forense, a las cuatro y cuarto de la tarde, un grupo que se

encontraba en la puerta prorrumpió en aplausos, que fueron seguidos por las personas que se encontraban

en las aceras. Algunos jóvenes levantaron el puño. En la despedida, una voz gritó: "¡Mari Luz, no te

olvidamos!", mientras que algunos policías que vigilaban la triste escena, saludaron militarmente.

Agentes de tráfico cortaron la circulación para que el coche fúnebre y la comitiva saliera en dirección al

cementerio nuevo del pueblo de Barajas.

Más de 3.000 personas, jóvenes estudiantes y vecinos del pueblo, se congregaron en el cementerio, donde

recibió sepultura la joven. Las escenas auténticamente dramáticas conmovieron hasta la tierra del

camposanto. No se personó en ningún momento la Policía.

Posteriormente, una manifestación silenciosa recorrió la carretera, hasta el pueblo, y tras intentar llegar a

la casa de la victima, se disolvió, al estar interceptado el tráfico en la carretera. Dos coches de la Guardia

Civil intervinieron para disolver la manifestación.

El padre de Mari Luz es bombero en el aeropuerto. Enrique, su hermano, está casado y trabaja en la cafe-

tería del aeropuerto. Y su otro hermano, Ángel, trabaja en la imprenta Altamira Rotopress. «Qué quieres

que te diga, era muy buena mi hermana. La única que había podido despuntar en la familia, que, como

ves, es de obreros, y estudiar en la Universidad", nos dijo su hermano Ángel.

Se tiene proyectado un funeral por el alma de Mari Luz el jueves, día 27, a las ocho de la tarde, en la

parroquia Padrenuestro, de Barajas. Asimismo, la Asociación Familiar de Alameda de Osuna ha

solicitado que se pongan crespones negros en las casas del barrio y que se cierren todos los comercios. Un

pasquín puesto en los portales de los edificios, con la fotografía de la joven, dice: "Mari Luz escogió la

libertad y fue víctima de la violencia".

 

< Volver