Autor: Medina Cruz, Ismael. 
   Todo está ligado     
 
 El Alcázar.    27/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

AQUÍ Y AHORA

TODO ESTA LIGADO

ES peligroso hacer juicios temerarios. También en periodismo. O más todavía en periodismo.

El gobernador civil de Madrid los hizo (los juicios temerarios) en una nota oficial, y ahora

resulta que ningún testigo responsable, incluido el presidente de la ADJ, muy a la izquierda,

escuchó gritar ¡Viva Cristo Rey! al autor de los disparos que causaron la muerte de un joven el

dia anterior al secuestro del teniente general Villaescusa.

El señor gobernador civil de Madrid ha evidenciado la misma propensión denunciadora que

algunos periódicos, empecinados en cargarle los muertos a sus contrarios.

A raíz de la matanza en el despacho de los abogados «laboralistas», todos ellos afiliados al

PCE, según rezan las esquelas pagadas por el Partido, el señor gobernador civil de Madrid

declaró:

«He comunicado al director general de Seguridad que voy a llevar yo personalmente este caso.

Me tomaré más interés que por todos los anteriores».

El señor Rosón no aclara si ese mayor interés lo motiva la gravísima importancia del suceso o

la ideología de las víctimas. Pero la policía dicen que se ha echado a temblar.

Está reciente el duro «peinado» a que fue sometido el barrio de la Estrella, contiguo al del Niño

Jesús, como consecuencia de los juegos detectivéscos en que a veces se entretiene el señor

Rosón.

Pese a la fiebre investigadora del personaje, la policía no está del todo en hibernación ni ha

perdido la molesta manía de pensar.

La manía de pensar permite encontrar muchos datos comunes en la estrategia de los

secuestros del señor Oriol y del teniente general Villaescusa: la previa creación de tensiones e

incidentes callejeros; ostento-sas convocatorias y señalamiento de lugar; atracción de las

Fuerzas del Orden Público a zonas alejadas de aquellas en que se debía producir la acción y la

fuga. Entre la violencia política y laboral, y los secuestros, existieron una perfecta

sincronización y una evidente relación. Ambos fenómenos configuran elementos de un mismo

plan operativo.

El protagonismo del PCE en la promoción de las manifestaciones y las excitaciones callejeras y

laborales, puede ser calificado de lo que se quiera, menos de casualidad.

¿Y la matanza de la calle de Atocha? La munición empleada fue la 380 ACP-Short, utilizable

exclusivamente para dos tipos de metralleta: la Ingram-model

10, que los profesionales conocen por «marieta», y otra en experimentación, novísima, cuyo

uso debe descartarse, a causa de haber aparecido los casquillos.

La «marieta» fue creada años atrás para la CÍA. Pero la poseen ya grupos diversos de

terroristas de «alta especialidad», entre ellos la ETA. En efecto, el execrable crimen múltiple de

que fueron víctimas los componentes de un óptimo operativo laboral del PCE, es obra de

auténticos profesionales, cuyo método de trabajo recuerda mucho a la forma característica que

la «mafia», y la KGB soviética usan en sus ejecuciones.

Parece indiscutible la implicación internacional en los dos secuestros y en los restantes

acontecimientos con ellos sincronizados, incluidos los últimos crímenes. ¿La CÍA? ¿La KGB?

¿Ambas organizaciones, de consumo, en un juego brutal de golpes y contragolpes, congruente

con la distinta modulación de los objetivos políticos que una y otra persiguen en España?

Es muy posible que el señor Rosón se encuentre con más grandes y enojosas sorpresas de las

que espera.

Ismael MEDINA

 

< Volver