Autor: J. R. M.. 
 Victoria Kent, a Informaciones. 
 Si el pueblo español acepta libremente la Monarquía, yo también la aceptaré     
 
 Informaciones.    12/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

VICTORIA KENT, A «INFORMACIONES»

«Si el pueblo español acepta libremente la Monarquía, yo también la aceptaré»

RECRESO AYER A ESPAÑA, TRAS CUARENTA AÑOS DE EXILIO

MADRID, 12 (INFORMACIONES, por J.R.M.).

Considero que la libertad no está todavía madura en España, pero no obstante, creo que se han hecho

progresos en la vida de los ciudadanos en algunos sectores», manifestó a INFORMACIONES la

exdiputado republicana y directora general de Prisiones en la misma época, doña Victoria Kent que, ayer

mismo, llego a nuestro país después de casi cuarenta años de exilio.

Momentos después de bajar del avión, procedente de Londres, donde la veterana republicana descansó

dos días de su regreso desde Nueva York, la señora Kent dijo que venia a restañar la herida que para ella

había significado la ausencia de este país. Más adelante, al referirse a la Monarquía, señaló que ella era de

«cepa republicana, pero que si el pueblo español acepta libremente la Monarquía, yo también la

aceptaré».

A su llegada, la señora Kent fue recibida por la Comisión ejecutiva de Acción Republicana Democrática

de España (A.R.D.E.), la ejecutiva del mismo partido en Madrid y una representación del Partido

Socialista Obrero Español y de la O.R.T.

AMNISTÍA Y AUTONOMÍAS

La misma tarde de su llegada, doña Victoria Kent señaló a un redactor de INFORMACIONES que su

regreso no se debía a que considerara que en España existía ya una total libertad. «Pasada la situación de

la dictadura —dijo—, he pedido mi pasaporte y he venido con total libertad, cosa imposible antes.» Al

referirse a su actividad futura, señaló: «Vengo a observar la vida española y a colaborar, en la medida de

mis posibilidades, para forjar una España con un futuro con libertad y democracia, porque sin aquella es

imposible ésta.»

La directora general de Prisiones en la época republicana, al recalcar su íntima relación con lo acontecido

en el país durante su exilio, dijo que una muestra de ello se podía apreciar en la creación de la revista

«Ibérica», «que fue posible gracias al apoyo económico del pueblo americano», y en la que según sus

declaraciones se expresaba de manera fidedigna el acontecer de la vida española.

Sobre la actual situación española, doña Victoria, que cuenta setenta y nueve años, manifestó que existía

una evolución innegable. «No hay que olvidar —dijo— que se han hecho unas elecciones y existen un

Congreso y un Senado que, a mi juicio, no poseen unas funciones totalmente respaldadas por el pueblo,

dados los procedimientos seguidos para poner ambos organismos en funcionamiento.»

La señora Kent manifestó

que los dos problemas fundamentales del país son la amnistía y la legalización de las autonomías,

«dentro, éstas, del contexto de los Estatutos de la República», añadió

Al ser preguntada por qué no volvió «para votar», como había mencionado en alguna ocasión, la ex

diputado republicana señalo que «en aquel momento mi partido no era legal y, por tanto, yo no tenía

papeleta que usar », y añadió que seguía convencida de la solución de una federación de Pueblos Ibéricos

como resurgimiento de la importancia política de la Península, y que con estos mismos fundamentos se

había creado una asociación en Portugal. «En este sentido dijo creo que el comienzo del proceso

democratizador en España está más cerca de mi concepción de lo que se estaba hace algún tiempo.»

En cuanto al tema de la mujer, la señora Kent manifestó que es partidaria de que «si tiene la misma

capacitación, se le dé igual tratamiento a todos los niveles, y nunca privilegios por su condición

femenina», añadiendo que la mujer española ha evolucionado notablemente en este sentido. Asimismo, y

en lo que al divorcio y aborto se refiere, la veterana republicana dijo que «la República admitió el

divorcio y dictó una ley ejemplar y modélica, que yo la reivindico. En cuanto al aborto añadió , hay que

hacer una política sanitaria con un acentuado matiz preventivo».

«Soy radicalmente contraria a la violencia armada, manifestó por otra parte , aunque creo que hay que

suprimir las causas que crean las condiciones para que estos movimientos prevalezcan y se desarrollen.»

Por último, tras señalar que el actual sistema penitenciario español es «detestable» y que constituye una

gran dificultad para el Gobierno, la señora Kent dijo que A.R.D.E. es el único Partido Republicano

legítimo.

 

< Volver