En el entierro de ayer. 
 Seis mil comunistas guardaron el orden     
 
 Diario 16.    27/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

En el entierro de ayer

Seis mil comunistas guardaron el orden

MADRID, 27 (D16).—Seis mil militantes del Partido Comunista de España se encargaron de mantener

ayer los servicios de orden y seguridad en las inmediaciones del Palacio de Justicia y a lo largo del

recorrido que realizó el cortejo fúnebre, con los restos mortales de Sauquillo, Valdelvira y ¡Rodríguez

Leal, tres de loa abogados laboralistas asesinados en el despacho de la calle Atocha-.

Los servicios se montaron rápidamente, convocándose, según fuentes del Partido Comunista, al veinte por

ciento de los militantes de cada agrupación de barrios, gremios y Facultades, quienes —como es habitual

entre los componentes del partido— reaccionaron inmediatamente, personándose en el lugar de la

convocatoria en un espacio de tiempo- increíblemente corto".

"Cada célula había convenido un lugar de encuentro en las proximidades del Palacio de Justicia. Allí nos

informaban los responsables de las consignas impartidas por el partido y del lugar que nos correspondía

ocupar. Desde el primer momento se nos dijo que había que evitar gritos, slogans y canciones y estar muy

alerta a la posible infiltración de agentes provocadores", ha dicho a D16 uno de los integrantes de este

servicio.

Del perfecto orden resultante, se podría deducir que los seis mil comunistas que actuaron ayer estaban

perfectamente entrenados, pero —siempre según fuentes comunistas— "todo fue improvisado, pues es la

primera vez; que nos empeñamos en una empresa de semejante envergadura ".

En opinión de algunos cualificados observadores, el éxito conseguido ayer por los servicios de orden que

en unos minutos montó el PCE, -es -tan sólo un reflejo de la capacidad de movilización que tienen los

comunistas, de 3a perfecta infraestructura del partido y de la disciplina y espíritu de sacrificio de sus

militantes. Al parecer, la coordinación de los servidos esturo a cargo de los comités Central y Provincial,

siendo su "estratega" Juan Pla, miembro de ambos comités. A pla se le vio continuamente dando

instrucciones y, según algunos de los que participaron en el mantenimiento del orden, fue él quien dio

instrucciones en el sentido de que los físicamente mejor dotados formasen la primera cadena de

contención, que sería la encargada de aguantar las mayores presiones en casos de avalanchas y

desórdenes.

La impresión que se tenia en el sentido de que el Partido´ Comunista no pondría demasiado interés en que

se produjese una asistencia multitudinaria a los cementerios fue confirmada a D16 por uno de los

responsables. "No obstante —dijo—, no hemos impartido consignas en este sentido."

Seis mil militantes del Partido Comunista acudieron ayer a la llamada de los responsables de sus

respectivas células y agrupaciones, constituyéndose espontáneamente en un servicio de orden civil tal vez

sin precedente.-Sardón.

 

< Volver