Renuncian a abogados defensores. 
 Los GRAPOS se declaran prisioneros de guerra     
 
 Informaciones.    19/02/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

RENUNCIAN A ABOGADOS DEFENSORES

LOS «GRAPOS» SE DECLARAN PRISIONEROS DE GUERRA

MADRID, 19 (INFORMACIONES).

AUNQUE se especula con la posible designación de abogados para la defensa de los G.R.A.P.O., parece

confirmarse que los miembros de esta organización han decidido declararse «prisioneros de guerra» y no

aceptar ningún tipo de defensa. Como decía el comisario Conesa en sus declaraciones a «ABC», el

dirigente de los G.R.A.P.O. Enrique Cerdán Calixto habría manifestado en la D. G. S. que deberían ser

tratados de acuerdo con los Convenios de Ginebra sobre prisioneros de guerra. Esto, evidentemente, no

tiene nada que ver con los detenidos presuntos miembros del P.C.E. (r.) y de Socorro Rojo, la mayoría de

los cuales ya tienen abogados defensores.

te en vigor, esto es, para muchos abogados, ilegal, según la información publicada por «The Times».

Entre las personas sometidas a este tipo de interrogatorio a larga distancia —prosigue el diario

londinense—, está don Diego Delgado, que fue detenido en Córdoba y apareció en la Jefatura de Policía

de Barcelona la mañana siguiente. Más tarde fue puesto en libertad sin nin-

Luis Alonso Ribeiro, presunto dirigente de Socorro Rojo, pudo hablar con su abogado el pasado jueves en

los calabozos de las Salesas, antes de ser ingresado en la cárcel de Carabanchel. Según sus abogados, se

negó a firmar ninguna declaración en las dependencias policiales durante su estancia´ allí de más de

quince días, y no parece, aunque su abogado t o d avía desconoce los términos del auto de procesamiento,

que pueda, ser relacionado con el hallazgo de dinamita en la estación de Chamartín, extremo este último

que tampoco aparece claro y que la Policía no ha confirmado ni desmentido.

LOS INCIDENTES DE CARABANCHEL

En el transcurso de los Últimos días´ se han sucedido diversos incidentes en la cárcel de Carabanchel, al

intentar la Policía excarcelar al dirigente del Partido Comunista de España (reconstituido) Juan Carlos

Delgado de Codes, para llevarlo a un lugar no definido, pero que podría so? la ijrffiFftpf-iriai *GGOftral

^e

gajlo" sobre los últimos sucesos.

Ya en el mes de diciembre fue trasladado desde la cárcel de La Coruña, .donde se encontraba desde el

mes de septiembre, para intentar negociar con él, según parece, la liberación del señor Oriol. Otro

miembro del P.C.E. >r), José Balmón Caster, fue excarcelado de la cárcel de Carabanchel en las mismas

fechas y trasladado a la D.G.S. para ser interrogado. Actualmente se encuentra en el Hospital

Penitenciario, reponiéndose lentam ente de varias fracturas.

Al parecer, varios presos políticos se entrevistaron con el director de Carabanchel, para hacerle ver su

protesta por este intento de excarcelar a Delgado de Codes, y se produjeron incidentes cuando algunos

presos fueron subiendo hasta la dirección, haciéndose pasar por el dirigente del P.C.E. (r), con lo que

fueron consiguiendo retrasar su marcha. Finalmente, algunos presos consiguieron hacer llegar esta

situación a sus familiares, aprovechando que anteayer era día de visitas, y el abogado de Delgado de

Codes fue informado de la cuestión.

Según declaraciones de es-,te abogado, no fue cumplimentado por el director de la cárcel el mandamiento

autorizando que se llevaran al dirigente del P.C.E. (.r), por no estar dictado conforme a derecho, ya que

no había sido ordenado ni aceptado por ninguna de las autoridades judiciales bajo cuya jurisdicción se

encuentra detenido Juan Parios Delgado de Codes.

•Se ´da por seguro, de otro »do,-que las actuaciones de los Juzgados que actualmente tramitan dos

secuestros de les señores Oriol y Villaescusa .sean trasladadas a la recientemente creada Audiencia

Nacional. Actualmente son los juzgados de Instrucción 8 y

EN BARCELONA SE DENUNCIAN SUPUESTOS EXCESOS DE LA POLICÍA EN EL TRATO DE

DETENIDOS DE LA C.N.T.

15 los que llevan los trámites. INFORMACIONES ha intentado obtener, sin resultado, más datos sobre

los incidentes de Carabanchel en la propia prisión provincial, en la Dirección General de Seguridad y en

el Ministerio de Justicia. La información no ha sido confirmada ni desmentida.

OCTAVILLAS DEL G. R. A. P. O.

En los pasados días han aparecido en diversas partes de Madrid varios miles de octavillas firmadas por el

G.R.A.P.O., donde éste manifiesta su decisión de seguir adelante, aunque reconoce que ha recibido un

duro golpe.

Según decía ayer en «ABC» el propio comisario Conesa, que ha dirigido la operación contra el

G.R.A.P.O., varios ^de sus dirigentes, contseeta- solicitado ser considerados como prisioneros de guerra -

y atenerse a los convenios de .Ginebra, en este sentido. -Par rece ser que el G.R.A.P.O. rechazará la

defensa -ante los Juzgados ordinarios.

DENUNCIAS EN BARCELONA

Según una crónica, publicada ayer, del corresponsal en Madrid de «The Times», se han presentado en

Barcelona, dur ante los últimos días, al menos cuatro denuncias por presuntos excesos de la Policía.

Además, hay otros casos que actualmente investigan varios abogados barceloneses, en los cuales están

implicadas acciones aparentemente ilegales, en las que —informa el corresponsal— la Policía puede

haberse excedido, incluso en los amplios poderes que se le han concedido tras la semana de terror

acaecida en Madrid el mes pasado.

Según los aboga dos don Isaac García Barba, detenido el pasado 30 de enero, junto con medio centenar de

personas, tras asistir a una reunión de la Confederación Nacional de Trabajadores, sufre fractura de dos

costillas, como resultado del interrogar torio de la Policía. Cuando su abogado intentó visitarle,

acompañado de un médico, la Policía le denegó el permiso.

En otro caso, se informa que un joven se está recuperando en un hospital de Barcelona, de una herida de

bala, que sufrió el martes, cuando la Policía detuvo a nueve jóvenes que, al parecer, estaban distribuyendo

propaganda socialista.

Por otra parte, y en al menos tres casos recientes, la Policía ha detenido a personas en un lugar de España

y las ha transportado en secreto a otro lugar, para ser interrogadas. Incluso bajo las normas .especiales,

actualmen-

gún cargo. Otro caso es el de un hombre del que se sabe sólo que se llama señor La-cuerda, al que se

llevó desde algún lugar de la provincia de Valencia hasta Barcelona para ser interrogado. Por el mismo

motivo, la Policía llevó a Galicia al dirigente maoísta José María Montserrat Blasco, detenido en Madrid

el 31 de enero.

Otra persona que, según los abogados consultados por «The Times», ha sufrido daño físico de manos de

la Policía es don Miguel Pinedo, una de las personas —al menos siete— que aún siguen en poder de la

Policía, tras ser detenidas en la reunión de la C.N.T. el 30 de enero.

Los abogados de Barcelona —dice «The Times»— están investigando acusaciones de que los detenidos

se vieron obligados, mientras se les interrogaba, a mantener pesadas guias telefónicas alzadas por encima

de sus cabezas, y recibían golpes si bajaban los brazos. Otros supuestos malos tratos .incluyen el golpear

los cuerpos desnudos de los presos con toallas, o envolverles en toallas, antes de golpearles, para evitar

así unas marcas excesivas sobre los cuerpos.

Del medio centenar de detenidos el 30 de enero en la reunión de la C. N. T., dice «The Times» que se

sabe que los siete siguientes continúan detenidos: Joaquín Pascual, Julián Pintado, Carlos Jaén, Miguel

Pinedo, José María Reyes, J. Martínez y J. March.

19 de febrero de 1977

 

< Volver