Seriedad y rigor     
 
 Diario 16.    25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Seriedad y rigor

El señor subsecretario de la Gobernación ha declarado, sobre los grapos y el PCE (r), que "este tema ha de

ser tratado con la seriedad debida, con un mínimo de rigor y no con fantasías más o menos fáciles".

Y también, rotundamente, que "detrás de los grapos no está más que el PCE (r)".

Hace bien el señor subsecretario en pedir seriedad y rigor sobre el-tema. Es lo que la prensa responsable e

informada lleva pidiendo desde hace meses. Seriedad y rigor que son exigibles en primer lugar a los

responsables del orden interior del país. Las explicaciones dadas hasta ahora sobre las- actuaciones del

GRAPO y su desarticulación han dejado muchos puntos oscuros y en. pie casi todas las preguntas que la

opinión pública se viene haciendo. Por ejemplo: si Collazo era el jefe operacional del GRAPO, ¿de quién

recibía las órdenes? ¿Por qué se llevan ante los jueces a presuntos miembros del GRAPO o del PCE (r)

con tan absoluta falta de pruebas que han de ser liberados inmediatamente por los magistrados? ¿Cómo

terroristas tan peligrosos y despiadados mantienen en su poder durante dos meses, y lo liberan sin

reacción, a un importan-

te rehén que no sufrió el menor daño?

¿Por qué todas las acciones de los grapos se han producido; en momentos decisivos de la evolución de

Hispana hacia la democracia, con la evidente intención de obstaculizar cuando hasta los más

desmelenados grupos terroristas de cualquier país reconocen que la democracia les es más favorable que

la dictadura? ¿Por qué la redacción y terminología de la "prensa" del PCE (r) y sus "organizaciones"

dependientes son, para cualquiera con mínima experiencia de textos clandestinos de izquierda, sólo una

caricatura de los mismos y, en algunos casos, ridiculamente pueriles? Y así, casi "ad infinitum".

Las "fantasías más o menos fáciles11 no son atribuibles a quienes, a falta de explicaciones serias y

rigurosas, se han visto obligados a formular las preguntas que el hombre de la calle—que no es ler^o— se

hace continuamente, y a plantear las hipótesis que, a la vista de los hechos, parecen más razonables.

Una última pregunta al señor subsecretario: si "detrás de los grapos no está más que el PCE (r)", ¿quién

está detrás y dentro del PGE (r)?

 

< Volver