Autor: Apostua, Luis. 
   Fracasó el terror     
 
 Ya.    12/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Jornada española

FRACASO EL TERROR

CUANDO el Gobierno dispuso el secreto sobre Informaciones referentes a pesquisas policiales, se supo a

nivel oficioso, pero bastante alto, que la cansa de la prohibición informativa radicaba en que el final de la

historia estaba próximo y no se quería comprometas incluso por «na indiscreción involuntaria, el éxito

final. La negación de esta causa parecía muy vagra y coynnturaf; pero As acontecimientos han venido a

dar la razón.

El rescate, "a punta de pistola", cómo decían los primeros boletines de urgencia, de los señores

Villaescusa y Oriol supone para la Policía un honor, para el Gobierno un alivio y para los ciudadanos un

respiro profundo, tos secuestradores, a partir de cualquier ideología política que digan defender, nos han

demostrado una cosa muy valiosa: el país resiste todas las presiones y no abandona su tentó camino hacia

las -elecciones de primavera. Estos propios secuestradores han podido ver cómo a pesar del secuestro del

señor Oriol se celebraba el referéndum y se ganaba; cuando actuaron contra el teniente general

Villaescusa pudieron ver que el Ejército no salía alocadamente a la calle. Como colofón de su insensata

conducta .pueden escribir su epitafio político: ningún objetivo ha sido cumplido.

* * *

BAJO la atenta mirada de la Guardia Civil, cuatro importantes dirigentes del Partido Comunista de

España han acudido al Ministerio de Gobernación a inscribir su pretensión de legalidad. Quienes desde

una opinión puramente democrática hemos sostenido la idea—ahora muy generalizada—de que no se

podía acceder a unas instituciones democráticas sin la presencia pública del Partido Comunista, vemos

que se ha cubierto un ciclo muy difícil en un tiempo realmente breve.

Si el Tribunal Supremo acepta, si se le somete el caso, la legalidad formal de los comunistas, el resto

queda en manos de los electores. Una vez abierta la contienda por los votos, sólo éstos van a definir las

posiciones de los distintos partidos y alianzas. Eso es válido también para el Partido Comunista, qué debe

reconvertir su capacidad de acción en capacidad electoral, que son cosas confundibles la única regla de

una democracia son los votos en elecciones libres; la "movilización de masas" sólo tiene sentido, a partir

de ahora, en función electoral, no de agitación.

Luis APOSTUA

 

< Volver