Reacciones dispares de los sindicatos campesinos     
 
 Diario 16.    22/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Reacciones dispares de los sindicatos campesinos

MADRID, 22 (D16). — Reacciones encontradas entre las distintas organizaciones de agricultores produjo

la subida de precios agrarios, acordada en la madrugada de ayer por el Ministerio de Agricultura y

representantes de cuatro sindicatos campesinos.

Mientras la COAG, que agrupa a pequeños y medianos campesinos, considera un triunfo la subida

promedio del 19 por 100, la CNAG, representante de los grandes empresarios, y la CNJA, heredera de la

vieja Hermandad, no ocultan su decepción por los aumentos logrados.

Un triunfo

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos señaló en un comunicado que «el 19

por 100 de aumento global, que significan los precios fijados a los productos agrarios regulados,

contabilizando asimismo las subvenciones, es un triunfo para los pequeños y medianos agricultores, que

en años anteriores han conseguido aumentos muy inferiores».

El resultado favorable de las negociaciones constituye un triunfo de las recientes movilizaciosnes

convocadas por las uniones que forman esta coordinadora, dice la COAG.

La COAG haqe un llamamiento a todos los pequeños y medianos agricultores para que obliguen al

cumplimiento de los nuevos precios, así como todo lo referente a la ordenación de cultivos.

Los grandes empresarios agrícolas,unidos en la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos han

quedado decepcionados por la propuesta de la mesa negociadora sobre la remolacha, manifestó ayer

Adolfo Sánchez, presidente de la CNAG.

Se da el caso que Adolfo Sánchez es un gran empresario remolachero y presidente del Sindicato de la

Remolacha.

Sánchez señaló que «los presupuestos generales del Estado, en los que se cuantifican las disponibilidades

económicas en cuanto a subvenciones y prestaciones a los agricultores, así como los pactos de la

Moncloa, han limitado absolutamente nuestras posibilidades de defensa de los intereses de los

agricultores».

El problema del bajo precio para la remolacha, dijo Sánchez, ha sido planteado fundamentalmente por la

existencia de excedentes y por las presiones de algunas organizaciones en el sentido de realizar una

protección aparente de los pequeños agricultores, a costa de los contingentes individuales que, por

derecho, correspondían a otros agricultores de mayor dimensión.

Adolfo Sánchez criticó el sistema de distribución de cupos acordado, señalando que favorece a los

pequeños agricultores.

Otros productos sobre los que CNAG no ha quedado satisfecha, porque han quedado cortos de precios,

son el arroz y el algodón, como también en el caso de los productos ganaderos y los avícolas.

«Ha habido un planteamiento general por parte de la Administración y otras organizaciones en el sentido

de que los precios de garantía de las producciones cárneas, dada su característica de ganadería industrial,

debían moverse en un mercado totalmente libre y, por tanto, se les han fijado precios de garantía por

debajo de los costos», dice una declaración de la CNAG.

Precios insuficientes

El Centro Nacional de Jóvenes Agricultores considera insuficientes los precios fijados para la leche, el

vino y la remolacha. «A pesar de las medidas y subvenciones extraordinarias no alcanzamos ni el 19 por

100», dice un comunicado de CNAG.

El pacto de la Moncloa ha pesado permanentemente sobre la mesa negociadora, dice el Centro.

 

< Volver