Los señores Oriol y Villaescusa estuvieron en diez pisos     
 
 Ya.    13/02/1977.  Página: ?. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los señores Oriol v Villaescusa estuvieron en diez pisos

Para los traslados de una vivienda a otra, los secuestradores cruzaron en coche el centro de Madrid sin

que nadie se apercibiera de su presencia

"Es muy duro estar privado de libertad", afirma el señor Oriol • "Cuando perdí las fuerzas, pedí que me

mataran", dice el teniente general Villaescusa, quien llegó a arañar a uno de sus secuestradores en la cara

Parece casi inexplicable que ningún testigo ocular, dado lo conocidas que son las dos personas recién

rescatadas, don Antonio María de Oriol y Urquijo y el teniente general don Emilio Villaescusa, hayan

podido detectar

Juan José Díaz Fernández, de veintiséis años, soltero, natural de Torralba de Calatrava (Ciudad Real),

detenido por su participación en lo» secuestros de los señores Oriol y Villaescusa su presencia en Madrid

durante los días que han permanecido secuestrados. Según nuestras informaciones, los señores Oriol y

Villaescusa fueron trasladados en los medios más comunes, en coches, por el mismo centro de Madrid.

Desde Madrid a Carabanchel, desde Carabanchel a Vallecas y viceversa, Estos traslados se han hecho en

numerosas ocasiones, pues, según nuestras noticias, los secuestrados, particularmente el señor Oriol, han

estado confinados en ocho o diez pisos alquilados en barriadas extremas de Madrid.

No se trataba de pisos francos, sino de pisos comprados o alquilados por los secuestradores.

En todos estos lugares el trato que recibieron los prisioneros del GRAPO fue correcto y, pese a la firmeza

y amenazante actitud de sus secuestradores, nunca llegaron a la violencia. Al contrario, hubo momentos

en que la vida en común entre rehenes y vigilantes se desarrolló con cierta armonía. Llegaron a jugar a las

cartas, a leer los periódicos, a hacer comentarlos y a mantener charlas que parecían casi amistosas.

Sin embargo. BU situación era precaria, tal como el señor Oriol resumió en las primeras palabras a los

informadores tras ser liberado: "Es muy duro estar privado de libertad´´, dijo, al mismo tiempo que

afirmaba que durante los sesenta y un días de su cautiverio apenas había dormido más de dos horas y

media cada dia.

Pero el estado de salud general del señor Oriol y Urquijo no despertó especiales recelos que aconsejaran

su internamiento preventivo, circunstancia que sí se produjo" en el caso del teniente general Villaescusa y

que vino indicada por la grave dolencia cardíaca que el ilustre militar sufre. De este modo, el presidente

del Consejo Supremo de Justicia Militar fue internado inmediatamente en el Hospital Militar Gómez Ulla,

donde fue sometido a un chequeo médico y donde descansó hasta la tarde de ayer, en que tras el visto

bueno de ios facultativos pasó a su domicilio privado.

Por otra parte, a última hora de ayer, el teniente general Villaescusa realizó unas declaraciones a RNE en

las que reveló diversos aspectos, hasta ahora inéditos, del caso. Asi, se refirió a su período de cautiverio

afirmando: "No vislumbré en ningún momento un infausto final. Estaba plenamente convencido de que el

GRAPO pretendía llevar adelante e! canje por prisioneros." También se refirió a cómo llegó a luchar con

sus secuestradores, a uno de los cuales llegó a arañar en la cara, para terminar afirmando su plena

conciencia, desde los primeros momentos, de que su secuestro obedecía a móviles políticos.

La nota predominante en los comentarios de ayer, en los que ge, ponía de manifiesto la perfecta

coordinación de las fuerzas integrantes de la difícil misión, así como la talla de Roberto Conesa, el

hombre que montó y dirigió las tareas, del que se destaca su gran vocación, que le ha llevado a dedicar

dos tercios de su vida a las labores de información e investigación policial.

(Información en págs. 10 a 13.)

 

< Volver