Autor: A. J. G. M.. 
 Declaraciones del señor Oriol. 
 Es muy duro estar privado de libertad     
 
 Ya.    13/02/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ya.pág. 10

Las primeras veinticuatro horas de don Antonio María de Oriol han transcurrido en la intimidad familiar

mía vez pasados los primeros mementos de ajetreo y atenciones n los medios informativos. "Ahora está

tranquilo, pero ha dormido mal por el nerviosismo de vprse en libertad", declaraba su esposa, doña

Soledad, ayer por la mañana. "Estuvimos charlando con los hijos hasta bastante tarde, y a las ocho de la

mañana Antonio oyó la radio", agregó.

La familia Oriol piensa marcharse unos días a des cansar, "aunque no tendrá que hacer reposo", ha

afirmado doña Soledad. Además, ha resaltado la feliz coincidencia de que su marido fuera liberado el día

de ¡a Virgen de Lourdes. "He tenido mucha confianza en que mi esposo sería liberado, aunque nunca he

tenido la seguridad."

Don Antonio María de Oriol sigue preocupado por la niña que se encontraba en el piso, que, al parecer,

tiene bronquitis. Ayer por la mañana, desde su finca de El

INFORMACIÓN NACIONAL DECLARACIONES DEL SEÑOR ORIOL

"Es muy duro estar privado de libertad"

Está tranquilo, pero ha dormido mal por el nerviosismo de verse en libertad, ha «firmado su esposa • La

Reina acudió el viernes por lo noche a visitar a la familia • Los nietos decidirán por votación si don

Antonio vuelve a dejarse bigote • Durante los dos meses de secuestro sólo pudo dormir dos horas diarias,

ya qus los secuestradores le despertaban para cambiarle de un sitio a otro

Plantío, el señor Oriol ha intentado localizar a la niña, hija de los secuestradores. Sin embargo, todas las

gestiones han sido inútiles.

"Fue una suerte—afirmó el presidente del Consejo de Estado— que en el momento de ser liberado no

estuviera en la vivienda el marido de la muchacha allí encontrada, ya que entonces la liberación hubiese

sido mucho más complicada.

Visita de la Reina

Según lia podido saber la agencia Logos, la Reina doña Sofía acudió el viernes por la noche a la finca

para felicitar personalmente al señor Oriol y a su familia.

Por la tarde intentamos de nuevo abordar al señor Oriol. La entrada en su finca es imposible. Dos

empleados nos salen al paso y nos impiden entrar. Pacientemente aguardamos la salida de algunos de sus

familiares. Aparece un 131 blanco, matriculado en Vitoria. En él va un pariente de don Antonio, que no

desea identificarse. Le acompaña una joven muy nerviosa que continuamente se retorcía las manos. "No

puede recibir a nadie—nos dice—y sólo desea tranquilidad. Por ¡a mañana, a las doce y media, ha oído

misa en casa, rodeado de todos nosotros. Le he encontrado con muy buen aspecto, ni demacrado ni

desmejorado. Está muy animado y su moral y espíritu son muy altos. Los dos meses que ha durado la

pesadilla sólo ha podido dormir dos horas y media diarias, pues frecuentemente sus secuestradores le

despertaban para trasladarle de un sitio a otro. Es lógico que ahora quiera descansar." A continuación

desmintió los rumores de que un sacerdote iba todos los dominaos a oficiarle la santa misa. "Tuvo que

limitarse—aclaró—a oírla por televisión, aunque los GRAPO no le han coaccionado en ningún momento

para que abandonase sus creencias religiosas. Es un rumor infundado—prosigue el familiar—, ya que el

GRAPO es lo más antihumano y anticatólico que existe."

El señor Oriol, informa Cifra, permanecerá en Madrid todo el fin de semana. Durante el día de ayer

distintas personalidades políticas se han interesado por su estado de salud y han sido numerosas las

personas que han ido a visitarle.

A través de una entrevista mantenida con un redactor de Radío Nacional de España en Bilbao, don

Antonio María de Oriol ha enviado un afectuoso saludo a su familia y a sus paisanos vizcaínos. "Estoy

muy agradecido por el Interés sincero que han demostrado ante estos días de angustia, y digo angustia

poique es muy dura la amputación que supone estar privado de libertad, aunque me hayan tratado bien.

Quieio hacer constar también mi gratitud a ¡as fuerzas del orden público. Asimismo recalcar a todos el

valor de la fe, e) mejor regajo que puede recibir un ser humano".

13-11-77

También manifestó el señor Oriol que esa fe le ha servido para sobrevivir con mayor ánimo estos dos

meses de secuestro y que por ello se encuentra físicamente bien y con la gran alegría de encontrarse junto

a sus seres queridos.

Al preguntársele su opinión sobre el futuro de los españoles, dijo: "El futuro de los españoles—como dijo

Franco en su tiempo—depende de los españoles. Si demostramos auténtica voluntad de trabajar juntos

superando rencillas, sin pararnos en las diferencias que crean enemistades, el futuro puede ser brillante y

perfecto."

Asimismo, la hija del presidente del Consejo de Estado, doña Isabel, manifestó que "los nietos de don

Antonio no habían celebrado todavía la votación para decidir si se dejará o no bigote, ni tenemos idea (le

cuándo se producirá. Mi padre permanecerá unos días descansando, aunque no sabemos nada si decidirá

marchar a algún sitio para hacerlo."

LAS CORAZONADAS DE LUCAS MARÍA DE ORIOL

Nuestro colega "ABC" publica ?n su número de ayer sábado, y por ¡a pluma de su director, don José Luis

Cebrián Bonet, una anécdota de la que es protagonista don Lucas María de Oriol y Urquijo, que afirmaba:

"Tengo una corazonada, y es que a mi hermano lo liberan el día de la Virgen de Lourdes." AsÍ fue. Don

Lucas argumentaba por teléfono el pasado día 9 al director de "ABC": "Es una corazonada y una gran

confianza. O creemos o no creemos."

Vamos a relatar otra corazonada de don Lucas María de Oriol y Urquijo.

El día 4 de diciembre de 1953 un avión comercial de Aviaco, procedente de Bilbao, se estrelló, a última

hora de la tarde, en el puerto Jo Somosierra. Había en aquellos momentos un gran temporal de nieve.

Entre los pasajeros figuraba «don José María de Oriol y Urquijo, hermano de Lucas y de Antonio.

Nada más conocerse la noticia, la familia Oriol salió para el puerto de Somosierra. Era difícil el acceso al

lugar donde el avión se encontraba. Todas las noticias indicaban que era dificilísimo, casi imposible, que

hubiese supervivientes. En un bar del puerto de Somosierra aguardaban noticias, además de la familia

Oriol, las autoridades locales, fuerzas de la Guardia Civil, vecinos y servicios sanitarios.

De pronto, alguien preguntó: "¿Dónde está Lucas?" Nadie sabía dónde estaba Lucas de Oriol. Lo

buscaron por una y otra parte. Nada, ni rastro. Alguien indicó: "Ya conocéis a Lucas; es tan impetuoso

que probablemente se ha echado monte arriba para llegar hasta el avión y saber qué es de su hermano."

Fueron pasando las largas v terribles horas. Ni bajaban del monte quienes subieron en busca del avión ni

se abría una esperanza sobre la suerte que hubieran podido tener los pasajeros del siniestro aéreo.

Algo asi como cuatro horas después de haber llegado a Somosierra la familia Oriol, apareció Lucas

sonriente, como iluminado, y ante el asombro general dijo á todos: "Podéis estar tranquilos, José María

está vivo y se encuentra bien." Le interrogan: "¿Pero has podido subir hasta el avión y le has visto?"

"Tranquilizaros—insistía Lucas—; no estuve allí. Nada más haber llegado a aquí con vosotros, me fui a la

iglesia de! pueblo y estuve rezando hasta hace un momento. Al terminar de rezar, he sacado ¡a conclusión

de que José María está vivo, y vengo a decíroslo. Así que vamos a tomar algo y a esperar a que José

María llegue."

Unas horas después los servicios de rescate bajaban del lugar del siniestro a don José María de Oriol y

Urquijo, que aunque había sufrido algunas heridas, no de gravedad, se encontraba, como había anticipado

la corazonada de su hermano Lucas, vivo.

A. J. G. M.

 

< Volver