Los vecinos del número 8 de la calle Sierra de Alcubierre, en Alcorcón. 
 Hasta el viernes por la mañana no vimos señales de habitabilidad en el piso     
 
 Ya.    13/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los vecinos del número 8 de la calle Sierra de Alcubierre, en Alcorcón

"Hasta el viernes por la mañana no vimos señales de habitabilidad en el piso"

La calle de la Sierra de Alcubierre se encuentra situada dentro de una zona residencia! de Alcorcón

(Parque Ondarreta 2), construida hace pocos años y que goza de cierta categoría dentro del término

municipal. En el número 8 de dicha calle, piso bajo A. se llevó á cabo la liberación del teniente general

Villaescusa.

De la noche a la mañana, los vecinos del inmueble se han convertido en protagonistas de la actualidad,

puesto que sobre ellos han recaído las preguntas de los periodistas e incluso de sus propios convecinos y

de muchos curiosos que en la mañana de ayer se paraban frente al número 8 de Sierra de Alcubierre para

hacer algún comentario y observar desde fuera lo que había sido encierro del señor Villaescusa.

Hemos tenido ocasión de hablar con algunos vecinos del número 8 de dicha calle, aunque nos han pedido

que no diéramos sus nombres, porque les asusta hacer cualquier declaración pública del asunto.

La mayoría de los vecinos del ínmueble son trabajadores de la Compañía Telefónica, y a ésta compraron

sus viviendas. Nos aseguran que el piso bajo A, donde ha estado secuestrado el teniente general

Villaescusa, jamás había sido habitado, y que en muchas ocasiones, aunque se presentaron compradores,

no se había llegado a ultimar la compra. "Quizá porque vivir en un bajo siempre es un inconveniente", nos

dicen.

—Mire usted, hace unos diez días nos enteramos que el piso se había vendido, pero yo personalmente no

he visto a nadie habitarlo —nos dice un vecino—. Había rumores de que lo habían comprado unos novios

que pensaban casarse en fecha próxima, pero nada más. Sólo el viernes por la mañana vimos salir a una

señora y un chico joven. Yo pensé que eran los nuevos propietarios, pero que en ningún caso se habían

trasladado a vivir, puesto que no hemos observado ningún tipo de mudanza.

Continúan diciéndonos los vecinos que no vieron ninguna acción policial a lo largo de la mañana, ni

siquiera coches de la Policía, aunque a lo largo de todo el día la Guardia Civil requisó los coches que

entraban a Alcorcón y Móstoles.

Tampoco ningún vecino nos ha podido confirmar haber oído el ruido de un disparo. "Mi mujer —nos dice

uno de los vecinos—vio cómo entraban al portal algunas personas y poco después sacaban unas maletas y

salían con ellos dos hombres y una mujer rubia. Aunque le pareció raro, en ningún momento sospechó

que uno de los hombres fuera el teniente general Villaescusa; después empezaron a llegar rumores y hasta

la confirmación oficial no nos enteramos de que el secuestrado había estado viviendo bajo nuestros

propios pies."

 

< Volver