El hombre que logró encontrar a los secuestrados. 
 Roberto Conesa, un caso de vocación  :   
 Ha dedicado dos tercios de su vida a labores de información e investigación policial. 
 Ya.    13/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EL HOMBRE QUE LOGRO ENCONTRAR A LOS SECUESTRADOS

ROBERTO CONESA, UN CASO DE VOCACIÓN

Ha dedicado dos tercios de su vida a labores de información e investigación policial

Don Roberto Conesa, un madrileño por los cuatro costados, nació un día de San Isidro, un 15 de mayo, en

Madrid, en el paseo de las Delicias, hace muchos años. Se trata de un hombre de mirada aguda y

penetrante, bonachón, pero firme. En e1 año 1939 ingresó en el Cuerpo General de Policía como agente

de tercera. Inmediatamente después de su ingreso se dedicó a prepararse en los estudios de información e

investigación policial. Desde entonces no paró de estudiar en la especialización de las premisas

profesionales, que lo llevaron a desempeñar importantísimos servicios profesionales, tanto en territorio

nacional como en el extranjero. Fue designado para »»l mando de la Brigada Central, que interesa a todo

el territorio nacional, y, en algunas ocasiones, tuvo que desplazarse al extranjero para resolver problemas

relacionados con delitos importantes. ]jt vida de Conesa es un ejemplo de dedicación y de vocación. Para

confirmar lo que decimos bastará decir que en los treinta y ocho años ininterrumpidos que lleva de

servicio sólo ha disfrutado tres meses de permiso. Don Roberto Conesa no tiene hijos. Todo su amor está

depositado en la Policia.

Hemos intentado hablar con don Roberto Conesa, pero, aunque no parezca lógico, se trata de un hombre

tímido, incapaz de hablar dé él. Así es y hablamos por lo que conocemos de su vida a lo largo de muchos

años. Don Roberto Conesa, a lo largo de su carrera, ascendió dos veces por méritos. Está en posesión de

la medalla de plata por el Mérito Policial y de dos cruces rojas también´al Mérito Policial. Ha tomado

parte en importantísimos servicios. Hace quince días; fue llamado y se hizo caigo de la investigación del

secuestro del presidente del Consejo de Estado, don Antonio María de Oriol y Urquijo», y del teniente

general Don Emilio Villaeseusa. El señor Conesa ´no exigió mucho. Únicamente pidió a sus superiores

que le permitieran escoger a su equipo. Eligió a hombres veteranos y a jóvenesdecididos que ya habían

trabajado con él en otros casos. Una vez formado su equipo se lanzó a la investigación, que, como todos

sabemos. ha dado por resultado el doble rescate de las dos ilustres personalidades que se hallaban

secuestradas.

 

< Volver