El ministro de Agricultura se compromete a unas elecciones escrupulosamente democráticas. 
 El viernes se decidirá el aplazamiento de las elecciones a Cámaras Agrarias al 14 de mayo     
 
 El País.    11/04/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

E1 ministro de Agricultura se compromete a unas elecciones escrupulosamente democráticas

El viernes se decidirá el aplazamiento de las elecciones a Cámaras Agrarias al 14 de mayo

El próximo Consejo de Ministros tomará la decisión definitiva sobre el posible aplazamiento de las

elecciones de representantes de las Cámaras Agrarias, en principio convocadas para el día 30. Las

protestas presentadas contra los actuales censos recomiendan el posible aplazamiento, sobre todo a la

vista de que algunas organizaciones campesinas han decidido no participar en el proceso electoral si no se

rectifican los censos.

La Junta Central del Censo se reunió ayer para tratar este tema y decidió remitir al Gobierno la resolución

de este tema. Según todas las opiniones confrontadas por EL PAÍS, el Gobierno decidirá un aplazamiento

hasta el próximo día 14 de mayo.

La Junta del Censo estimó en su reunión de ayer que carece de competencia para aplazar las elecciones, y

remitió el tema al Ministerio de Agricultura para que actúe en consecuencia, a la vista de las alegaciones

presentadas.

Mientras la Junta se reunía en Madrid, el ministro de Agricultura, Jaime Lamo, participaba en Zaragoza

en una jornada titulada «Día del Agricultor». El ministro señaló en una intervención pública que se trata

de «garantizar un comportamiento electoral democrático con absoluta escrupulosidad» en los próximos

comicios agrarios. «Las Cámaras —dijo también— serán lo que los agricultores quieran que sean.» «La

existencia de las Cámaras —añadió— es perfectamente compatible con la de sindicatos libres.»

Otros temas abordados en su intervención por el ministro, de interés general para el campo.

fueron los siguientes aspectos: El seguro contra incendios y pedrisco se extenderá al maíz y sorgo con una

aportación del Estado del orden de 1.500 millones de pesetas.

— El Gobierno quiere limitar a un 12 % máximo el aumento global de los precios de los factores

que el agricultor tiene que comprar.

— La empresa agrícola familiar constituye en los países próximos la base de una agricultura

próspera y en su potenciación y salvaguarda ha de basarse la nueva política agraria.

— A la vista de que algunos

propietarios están adoptando conductas antisociales con respecto a los arrendamientos, el Gobierno está

dispuesto a penalizar estas actitudes. Los derechos que los arrendatarios obtengan con la nueva ley de

Arrendamientos no lo serán a la vista de la situación que tengan en el momento de la aprobación de la ley,

sino a la de períodos anteriores a la firma de los pactos de la Moncloa, que imponen el establecimiento de

una nueva norma sobre este tema.

— A corto plazo se igualarán las prestaciones farmacéuticas respecto a las del régimen general de la

Seguridad Social.

— El Estado tiende a favorecer que las obras de pequeños regadíos se acometan por la iniciativa

privada y que las grandes obras se aborden por el Estado.

 

< Volver