Autor: Apostua, Luis. 
   El lejano proceso 1001     
 
 Ya.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Jornada española

EL LEJANO PROCESO 1001

EL día 20 de diciembre de 1973, asesinato del presidente Carrero Blanco, fue también histórico, porque se

celebraba la vista pública del gran proceso sindical, el archifamoso 1.001. Desde aquel día hasta el de ayer,

en que esas mismas centrales sindicales han quedado reconocidas, ha pasado una década psicológica en

tres años y medio, usté hecho nos puede dar tena ¡dea de la velocidad del cambio político y social en que

vivimos. Ayer recibieron su legalización la Unión General de Trabajadores, el histórico sindicato de Pablo

Iglesias y Julián Besteiro, columna vertebral de la política de la izquierda en los años veinte y treinta.

También Comisiones Obreras, hoy sindicato de clara inspiración comunista, pero que cuando nació hace

once años no era así. Queda reconocida la Unión Sindical Obrera, sindicato muy luchador que procede en

sus orígenes y cuadro primitivos de las organizaciones obreras «católicas, que fueron totalmente

desamparadas por el propio Episcopado Español. Han sido legalizados un sindicato catalán y otro vasco.

El primevo, la Solitaritat de Obrers Catalans, que pudiéramos decir es una fórmula similar a la USO. El

quinto sindicato legalizado es el ELA/STV, cuya doble sigla corresponde al nombre del sindicato en los

idiomas castellano y vasco.

Superado aquel espantoso trauma del proceso 1.001, y con todos sus líderes en libertad y ocupando

puestos muy

importantes en el Partido Comunista de España, tenemos los problemas de hoy. Este problema se llama

Primero de Mayo. Estas centrales quieren estrenar su libertad con actos masivos y a tal efecto mantienen

conversaciones con el ministro don Enrique de la Mata. Pero el problema de orden público prima en el Go-

bierno, lógicamente alérgico a que la calle adquiera temperatura al rojo vivo.

Queda una legalización pendiente, la de la Confederación Nacional del Trabajo. Su secretario general, don

Juan Gomez Casas, afirma que tienen el propósito de ir a 1» "ventanilla" siempre que "no preexista ningún

condicionamiento que

perjudique los intereses históricos y morales de la CNT".

Otro problema pendiente es el de la unidad sindical. Evidentemente, dicha unidad no puede venir impuesta

como lo fue en el pasado; la libertad sindica] es esencial para la democracia y no caben uniones coactivas.

Como índice de un cierto deseo de cooperación, las cinco centrales sindicales aludidas presentaron

simultáneamente sus documentaciones.

Luis APOSTUA

 

< Volver