Los Jóvenes Agricultores, contra la importación de productos alimenticios  :   
 Denuncian al Ministerio de Comercio por la desastrosa política comercial que está llevando a cabo. 
 ABC.    26/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

LOS JÓVENES AGRICULTORES, CONTRA LA IMPORTACIÓN DE PRODUCTOS

ALIMENTICIOS

Denuncian al Ministerio de Comercio por la «desastrosa política comercial» que está llevando a cabo

El Centro Nacional de Jóvenes Agricultores ha hecho público un comunicado en que denuncian al

Ministerio de Comercio por su «dasastrosa política comercial» y piden que su titular, Juan Antonio

García Diez, explique, al país a quién beneficia con su política de importaciones.

«Ya es hora de que los productores y los consumidores no sean los paganos de una desastrosa política

comercial, dicen los Jóvenes Agricultores en una nota de Prensa. Las importaciones descontroladas de

carne, aceite de girasol, garbanzos, lentejas, etcétera, sólo han servido para engrosar las arcas de

algunos.»

PRODUCTOS.—Según los Jóvenes Agricultores, los garbanzos mexicanos han hundido el precio del

producto en casi 30 pesetas, pero el consumidor los paga casi tres veces más caros. «Por desgracia —

dicen— estas son las medidas que han hecho posible aue pasemos de ser exportadores a necesitar

importar unas 30.000 toneladas.»

De las lentejas, cultivo fundamental en provincias pobres como Cuenca, dicen los Jóvenes Agricultores

que se está permitiendo importar cuando somos autosuficientes y probablemente superamos el volumen

del consumo.

DEFENSA.—En cuanto al girasol, consideran injustificadas las razones del Ministerio de Comercio de

importar este producto, ya que estamos en año de buena producción, con unos excedentes en aceite de

oliva de producción nacional muy fuerte.

El comunicado de la Agrupación de Jóvenes Agricultores termina invitando a los consumidores, partidos

y a los diputados y senadores de las provincias más afectadas a que defienden los intereses de 1a nación.

Principio de acuerdo en el problema del tomate

No ha sido posible llegar a un acuerdo total entre agricultores e industriales del tomate de conserva, tras la

reunión celebrada por ambas partes. No obstante, se ha producido un sensible acercamiento de posturas.

Los logros conseguidos se basan en una reducción de las exigencias de los agricultores en el precio del

kilo de tomate, mostrándose dispuestos a venderlos a los industriales a 7 pesetas, en vez de a 7,50. Por su

parte, los industriales aceptan pagarlo a 5,7´5 pesetas, en vez de a 5,35 pesetas, solicitándose una ayuda de

la Administración al sector.

Los agricultores explicaron en la reunión que constantemente aumentas los costes de producción, y los

industriales justificaron la cantidad que están dispuestos a pagar por kilo, en base a la fuerte competencia

en los mercados de exportación, debido a las primas que se conceden en otros países productores, y a lo

reducido de las ventas en el mercado nacional. Se acordó continuar las reuniones el próximo miércoles,

día 30.

Por otra parte, hay que hacer constar que en algunas zonas de España se hacen operaciones por parte de

los industriales, quienes llegan a pagar hasta 7 pesetas el kilo del producto.

 

< Volver