Nota del Gobierno Civil de Madrid. 
 Incidentes en la detención de un GRAPO     
 
 Arriba.    14/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Nota del Gobierno Civil de Madrid

INCIDENTES EN LA DETENCIÓN DE UN «GRAPO»

• Cuando era arrestado, la Policía fue atacada por doscientas personas, que liberaron al terrorista

• Posteriormente, el miembro de los GRAPO fue nuevamente apresado

MADRID. (Europa Press.)—La detención del presunto dirigente de los GRAPO, Luis Alvarez Fernández,

a quien se considera jefe del comando «Barcelona», ha sido confirmada ayer noche por el Gobierno Civil

de Madrid, que ha hecho público sobre el suceso la siguiente nota:

«El sábado, día 10, a las doce y inedia de la mañana, fue detenido en Madrid, por miembros de la Brigada

de Orden Público de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, el miembro de los GRAPO Luis Alvarez

Fernández, autor de diversos hechos delictivos y buscado desde hace tiempo por la Policía.

En el momento de la detención se produjeron una serle de hechos que el Gobierno Civil de Madrid quiere

poner en conocimiento de la opinión pública, por constituir un gravísimo atentado contra la función

policial, y que, de repetirse, pudieran revestir imprevisibles resultados.

Cuando se procedía a su detención, el miembro de los GRAPO comenzó a gritar al público frases

insultantes para la Policía, lo que originó que cerca de doscientas personas rodearan el vehículo policial

en el que el terrorista fue introducida, llegando a agredir a los agentes de orden que lo escoltaban, que

resultaron heridos y hubieron de ser posteriormente atendidos en el Equipo Quirúrgico de Vallecas.

Tras golpear a los policías, los agresores pusieron en libertad al terrorista, que más tarde fue detenido por

los mismos funcionarios públicos.

Al denunciar tan gravísimos e inadmisibles hechos, el Gobierno Civil de Madrid quiere llamar la atención

sobre el significado de tal vandalismo, que supone un intento de dejar inerte a la sociedad ante los

criminales ataques de grupos terroristas, impidiento la labor de quienes, a riesgo de sus propias vidas,

velan cada día por la seguridad de los ciudadanos, y que, en el caso que se hace referencia dieron patentes

muestras de su ejemplar sentido ético, al no hacer uso de sus legítimos medios de defensa, pese a ser bru-

talmente agredidos por una masa desinformada e injusta.

 

< Volver