Valladolid: En la empresa Nerva. 
 Tres niños heridos por el detonador de una bomba     
 
 Diario 16.    24/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Lunes 24 - octubre 77/DIARIO 16

Valladolid En la empresa Nerva

Tres niños heridos por el detonador de una bomba

VALLADOLID, 24 (Corresponsal D16)).—Tres niños de tres, siete y nueve años de edad han estado a

punto de perder la vida al estallarles entre las manos el detonador de una carga explosiva colocada el

sábado pasado en el edificio de la empresa Nerva, situada en el polígono industrial Argales y dedicada a

la fabricación de maquinaria para la industria azucarera y vidriera.

Los tres niños, hijos del vigilante Cándido Izquierdo, que vive con su familia en un edificio contiguo a la

fábrica, iban a tirar la basura en un contenedor cuando descubrieron una caja en un ventanal.

Al abrir la caja vieron un reloj unido por cables a varios cartuchos de trilita. El más, pequeño arranco el

reloj y, cuando los tres se disponían a mostrar el hallazgo a sus padres, el detonador estalló, provocando

heridas graves al niño de siete años y leves a los otros dos. Inmediatamente fueron trasladados a la

residencia Onésimo Redondo, donde fueron atendidos de heridas en las piernas, manos y cara.

Suficiente para volar la fábrica

Denunciado el hecho a la Policía, artificieros de la Policía Armada comprobaron que la carga explosiva

contenida en la caja descubierta por los tres niños estaba formada por trescientos gramos de

trinitrotolueno conectados a un reloj que contenta el detonador. "Al parecer —aseguró ayer a D16 el jefe

de personal de Nerva—, el explosivo era suficiente para haber volado la mitad de la fábrica. Desde luego,

si llega a estallar, los niños habrían quedado destrozados."

Nerva es una empresa con mayoría de capital alemán, vinculada a Putsch Comp. A la entrada de la

fábrica apacía ayer una carta firmada por Enríen Melle, presidente de Putsch Comp agradeciendo —en

alemán y en español— la felicitación recibida con motivo de su cumpleaños por los trabajadores de la

empresa contra la que se dirigía el atentado.

"Aquí —aseguró el Jefe de personal— no tenemos problemas laborales de ningún tipo. Tenemos un buen

convenio y las relaciones con la dirección son excelentes. Hace unos días, una comisión de trabajadores

solicitó una entrevista con el director para conseguir el reconocimiento de un comité de empresa y la

reunión iba a tener lugar el lunes."

El director de Nerva es Otío Vegmann Oria, un hombre que -mantiene su nacionalidad alemana, aunque

lleva algún tiempo en España y habla correctamente castellano. "No puedo decirles más —dijo— que

estoy indignado. Con el terrorismo no se arregla una democracia. Asi vamos a la anarquía y al caos total."

Para la Policía, el atentado podría tener relación con los últimos incidentes registrados en Alemania en

torno a la banda Baader-Meinhof. Según las investigaciones hechas, el reloj estalló cuando los niños

movieron las manecillas hasta las tres. La explosión no fue muy fuerte y se produjo en el vestíbulo de la

vivienda del vigilante. "Afortunadamente —afirmó Cándido Izquierdo, los niños están fuera de peligro,

aunque uno de ellos tiene un gran boquete en una pierna. Esto es incomprensible Es un acto incalificable."

 

< Volver