La Coordinadora de Agricultores denuncia el documento. 
 Informes reservados de la Administración sobre filiación política de los representantes de cámaras agrarias     
 
 El País.    20/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL PAÍS, miércoles 20 de diciembre de 1978 La Coordinadora de Agricultores denuncia el documento

Informes reservados de la Administración sobre filiación política de los representantes de cámaras

agrarias

La comisión permanente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)

presentó y denunció ayer ante los medios de comunicación un informe elaborado por el

Instituto de Relaciones Agrarias (IRA), en el que se analizan los resultados electorales de las Cámaras

Agrarias y se hace una valoración política de la representatividad agraria.

La COAG en su denuncia señala que el Instituto de Relaciones Agrarias ha utilizado las Cámaras

Agrarias con intereses partidistas, a la vez que el informe deja claro el hecho de que las elecciones

estuvieron sujetas a múltiples manejos, como es el caso —citado en el informe— de que fueron muchos

los candidatos promovidos con fines políticos por antiguos presidentes de las Cámaras e incluso por

gobernadores civiles.

En opinión de la COAG, ningún organismo de la Administración puede dedicar fondos públicos a realizar

estudios que «parecen sondeos de cara a unas elecciones municipales», y que el IRA no tiene ningún tipo

de atribuciones para asignar la filiación política de los miembros de las organizaciones agrarias. A este

respecto, fuentes próximas al Ministerio de Agricultura han señalado que informes de este tipo no están

vedados a la Administración y citan como ejemplo el Instituto de la Opinión Pública, dedicado a realizar

encuestas y estudios sociológicos de diversa índole.

De acuerdo con la citada organización agraria, el citado documento es un atentado contra la democracia y

la libertad en el medio rural, hecho este que cuestiona por si solo la continuidad de un organismo como el

dependiente del Ministerio de Agricultura. A este respecto recordaron que el presupuesto del IRA se ha

incrementado en un 40 % frente a un aumento de sólo el 16 % del Ministerio de Agricultura y de otros

organismos mucho más beneficiosos para la agricultura que ven recortadas sus cifras de gasto. El informe

titulado «Análisis de los resultados electorales de las Cámaras Agrarias Locales» podría catalogarse como

algo necesario y de interés, de cara a la opinión pública y que en opinión de diversos sectores interesados

en el sector agrario debía haberse realizado. Una vez conocido el citado análisis, el único problema que

cabe recalcar es que es malo, burdo y adolece del más mínimo rigor.

En cualquier caso, el informe refleja con muy poca precisión el mapa político del agro español y permite

conocer muchos de los aspectos desconocidos hasta ahora en el proceso electoral a Cámaras celebrado en

mayo de este año. Como única conclusión brillante del citado informe cabe señalar algo que ya era

sabido: el campo español configura una fuerza política mayoritariamente conservadora.

Según los cálculos realizados por el IRA, datos que hay que tomar con enorme precaución, UCD sacó

49.800 vocalías; el PSOE, 11.496; AP, 5.094; PCE, 6.474, y PNV, 1.003.

El informe, según se señala en la metodología seguida, agrupa las vocalías conseguidas por las diversas

organizaciones agrarias en orden a su integración o no dentro de cada una de las cuatro grandes centrales:

Coordinadora, Confederación, Federación de la Tierra y Federación Independiente de Sindicatos

Agrarios, fuerza esta última promovida directamente por UCD desde el propio Gobierno. Los sindicatos

que no forman parte de ninguna de estas cuatro centrales se han dividido en dos grandes grupos: uno

identificado con UCD, y otro con el PCE. Según reconoce el propio informe, para evaluar el carácter de

los independientes, que los hubo y muchos en las últimas elecciones, se han utilizado distintos cálculos;

en el primer caso, la información del secretario de la Cámara Provincial es la que se ha aplicado; en el

segundo se han utilizado los votos obtenidos por cada partido político el 15 de junio, matizándolos según

la mencionada información del secretario de la Cámara Provincial.

El baremo utilizado para las organizaciones profesionales fue el siguiente: Confederación Nacional (50 %

UCD y 50 % AP); FISA (100%, UCD); COAG (50%, PSOE, y 50 %, PCE); FTT (100 %, PSOE), y los

independientes en dos grupos al 100 % para UCD y PCE.

Documentación reservada

Como anecdotario del informe-análisis realizado por el IRA, que lleva el sello de «documentación

reservada», se podrían citar numerosas frases que corresponden a cualquier cosa menos a un análisis

estadístico serio y que de muestran lo desvirtuadas que estuvieron las elecciones a Cámaras Agrarias. Así,

es común leer para cualquier provincia que tal o cual número de «las vocalías de independientes con

candidaturas estaban promovidas por secretarios de Cámaras Agrarias y son, prácticamente todas, de

hombres ideológicamente identificados con UCD».

Para otras provincias, el informe del IRA se descuelga con las siguientes frases: «En la Mancha alta, un

70 % son adictos al Gobierno y el 30 % tienen ideas izquierdistas», o «el carácter de los independientes es

diferente, según las diversas provincias que componen esta región (se refiere a la región Duero). Así en

Soria, el 95 % de aquéllos son ucedistas, al ser gente promovida por este partido, a través del antiguo

presidente de la Cámara Jesús Borque. En Segovia sucede lo mismo, al ser gente promovida por el

secretariode la Cámara Provincial, etcétera», o «los 703 con candidaturas son de UCD (se refiere a

Almería), promovidos por el actual gobernador, principalmente».

 

< Volver