Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Vuelve la calma     
 
 Informaciones.    28/09/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VUELVE LA CALMA

Por Abel HERNÁNDEZ

EN algunos ambientes haba ayer electricidad en los ánimos. El brutal asesinato del capitán Herguedas fue

como una sacudida en las filas de la Policía Armada y en determinados sectores militares. Sin embargo,

una vez más se impuso la disciplina y el patriotismo. La indignación era y sigue siendo total, pero en

ningún momento ha habido riesgo de desbordamientos. En fuentes fidedignas nos aseguran que «vuelve

la calma».

En las alturas del Gobierno parece que no se perdió la serenidad y todo indica que el programa previsto va

a seguir adelante. ¿Y qué va a pasar ahora con la amnistía? Esta es la pregunta clave en las presentes

circunstancias. Nadie se atreve a dar una respuesta definitiva. Parece claro que el disparo de ayer a

bocajarro iba dirigido también contra 1» reconciliación nacional, que ya estamos tocando con los dedos.

Urge, evidentemente,, trazar la raya de la amnistía, y hacer borrón y cuenta nueva. Si no, siempre habrá

una grave dislocación latente en el orden público.

Los rumores de extrañas y precipitadas reuniones militares parece que no van más allá de las tertulias

normales para comentar el suceso. No ha habido —según fuentes fidedignas— ningún tipo de escrito de

protesta a las alturas. Naturalmente, el Ejército desea que se ponga orden y concierto en muchas cosas;

pero no desea interferirse en la marcha de la política. No hay, por supuesto, razones objetivas para ana

acción directa de las fuerzas armadas. Desgraciadamente, el terrorismo es un fenómeno universal en

nuestro tiempo. Y las acciones terroristas, por muy dolorosas que sean, hay que asimilarlas. El Ejército

sigue estando en su sitio.

Entretanto, la salida del señor Camuñas del Gobierno, sin dar portazo, puede facilitar el camino para un

más amplio reajuste del Gabinete.

Esta dimisión no ha producido inquietud, sino que puede servir para reorganizar el Ejecutivo, aunque no

de forma inminente. La verdad es que, aparte el asesinato de ayer, lo que preocupa en estos momentos es

la actitud de las juventudes socialistas, con su reto republicano al Poder.

 

< Volver