¿Qué buscan los asesinos?     
 
 Informaciones.    27/09/1977.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

¿Que buscan los asesinos?

Un año exactamente después del asesinato de un estudiante en la calle del Barquillo, nn capitán de la

Policía Armada ha caído acribillado a balazos en Carabanchel. Hoy como ayer, el terrorismo extremista,

de izquierda o de derecha, está matando a ciudadanos para, desde ambos lados, parar el proceso de

normalización democrática. Esta mañana, los enemigos del pueblo español han vuelto a actuar.

Este otoño está siendo «calentado» artificialmente, porque los dificilísimos problemas económicos y

sociales no van acompañados, desdichadamente para los extremistas, de ningún enfrentamiento grave.

Como no se dan las condiciones objetivas de nn golpe de Estado en España —a pesar de la interesada,

proliferación de rumores sobre ello—, parece evidente que hay grupúsculos que intentan crear esas

condiciones. Como el atentado a «El Papus», el cobarde crimen de Carabanchel se inscribe en una cadena

de actos encaminados a que este país, de una manera u otra, renuncie a su libertad, duramente ganada, y

acuda a algún «salvador».

El pueblo español no va a caer fácilmente en la trampa que se le ha tendido. Pero no deja de ser de una

urgencia enorme la ejecución, en serio y a fondo, de un plan de erradicación de las bandas armadas, de.

ultraderecha o de ultraizquierda, que están campando por sus respetos en este país. Insistimos, como

hemos hecho ya, en que es inoportuno el vituperar al ministro del Interior de modo elarísimamente

demagógico. La colaboración y la seriedad de todas las fuerzas democráticas son imprescindibles en esta

hora. Debemos subrayar, sin embargo, que nada exime al Ministerio de una mayor actividad en el

mantenimiento del destrozado orden público. Sabemos que algunos problemas son insolubles, y que otros

varios países europeos los padecen y no logran respuestas eficaces. Pero también es verdad que aquí, en

España, tenemos datos suficientes como para poder acabar con, al menos, un número importante de estos

individuos que quieren acabar con la democracia. Es necesario emplear esos datos y todas las fuerzas del

Estado para, con rigor y eficacia, derrotarlos. Si no, el Estado y la propia sociedad pueden ser los

derrotados.

 

< Volver