Autor: Núñez, Antonio. 
 En el fondo del problema están las amenazas beligerantes de Martín Villa. 
 La Unión de Campesinos Leoneses recurre contra la multa a su secretario general     
 
 El País.    26/12/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

En el fondo del problema están las amenazas beligerantes de Martín Villa

La Unión de Campesinos Leoneses recurre contra la multa a su secretario general

ANTONIO NUNEZ. León

La Unión de Campesinos Leoneses presentará hoy recurso contra la multa de medio millón de

pesetas impuesta hace dos semanas por el Gobierno Civil a su secretario general, José Agustín

González, a raíz de la manifestación que tuvo lugar el pasado día 1 en la capital.

El acto había sido organizado para protestar contra las importaciones de alubia blanca, que habían

originado unos stocks de más de 11.000 toneladas (alrededor de la tercera parte de la producción

provincial). Según el Gobierno Civil, en la manifestación, a la que asistieron unos 10.000 agricultores

de toda la provincia, se habían exhibido pancartas y coreado eslóganes no autorizados, en los que

"se injuriaba y ofendía a miembros del Gobierno, autoridades y parlamentarios".

Por el contrario, el pliego de alegaciones redactado por la UCL advierte que la citada manifestación

transcurrió "con toda normalidad", sin que se produjeran incidentes, y sólo en determinados momentos

"algún exceso verbal rápidamente controlado por los servicios de orden". El recurso recuerda también que

la manifestación tuvo lugar en un ambiente de extrema tensión, motivada por anteriores actuaciones gubernativas

y la detención, el pasado día 3 de noviembre, del presidente, vicepresidente y secretario general de este

sindicato agrario, como supuestos implicados en los sucesos ocurridos en las localidades de Astorga y Riego

de laVega, cuando personas no identificadas prendieron fuego dos bombonas de butano colocadas bajo un vagón

de ferrocarril en la primera de estas localidades y cortaron la carretera N-VI con cincuenta neumáticos y

varios centenares de kilos de alubias rociadas con gas-oil en la segunda.

Los dirigentes de la UCL fueron puestos en libertad poco después por falta de pruebas, tras permanecer 72

horas incomunicados en la comisaría de León en aplicación de la ley Antiterrorismo, sin que hasta el momento

se hayan aclarado los hechos. En el recurso se acusa también al actual alcalde de León, Juan Morano Masa (UCD),

de modificar "arbitrariamente" el recorrido de la manifestación del día 1, desviándola de las calles más

céntricas, "lo que vino a sumar una tensión más a las ya subyacentes ".

Por último, la UCL pide la anulación de la multa, basada "en juicios de intención" contenidos en los informes

elaborados por los servicios de información de la Guardia Civil, que calificaban el acto de "demostración

callejera", y señala que éste adquiere carácter de "vindista" o castigo en cuantía desproporcionada a los hechos

y circunstancias en que se desarrolló la manifestación. En el mismo recurso se acusa al Gobierno Civil de actuar

inconstitucionalmente al sancionar con el máximo rigor a la UCL por supuestas ofensas al Gobierno en el libre

ejercicio de los derechos de reunión y manifestación, mientras que se dejan impunes actos más graves contra la

democracia y la propia monarquía protagonizados por sectores de ultraderecha.

En medios políticos de León se relaciona la sanción impuesta hace dos semanas a la Unión de Campesinos con unas

declaraciones de Martín Villa, "número uno de UCD por León"; en ellas, pocas horas antes de darse a conocer esta

última, advertía que el partido del Gobierno adoptaría en el futuro una postura "beligerante" respecto a este

sindicato agrario que, según él, "había declarado la guerra" al partido del Gobierno en las zonas de mayor clientela

electoral. La UCL, integrada en la COAG, había mantenido con anterioridad numerosos enfrentamientos con el partido

de Martín Villa desde su creación, hace tres años, durante las primeras "guerras de los tractores", que se agudizaron

tras las elecciones a cámaras agrarias, en las que la Unión logró desbancar a los sindicatos independientes promovidos

desde UCD por el entonces senador padre Ángel Martínez Fuertes, actual presidente de la patronal de la enseñanza privada.

 

< Volver