Autor: Juanes, Tania. 
 Entrevista con el director general de Producción Agraria. 
 La ley de Financiación Agraria abrirá nuevas posibilidades al sector     
 
 Diario 16.    08/02/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 34. 

Entrevista con el director general de Producción Agraria

La ley de Financiación Agraria abrirá nuevas posibilidades al sector

Tania Juanes

El Ministerio de Agricultura prepara para su presentación al Gobierno una ley de Financiación Agraria

que intentará solucionar uno de los principales problemas con los que se enfrenta la agricultura española:

la falta de cauces de financiación.

De este proyecto, de la negociación de los precios agrarios y de los demás programas del Ministerio, así

como de la situación del sector agrícola habla a DIARIO 16 el director general de Producción Agraria,

José Luis García Perrero.

La reestructuración del sector del olivar irá en las próximas semanas al Consejo de Ministros.

La productividad de la agricultura está aumentando en su conjunto

DIARIO 16 - ¿Cuál es el balance del año agrícola 1979?

García Perrero — El año pasado ha tenido unos resultados agrícolas más bajos que el año anterior, en

parte por razones climatológicas y por otra parte, porque hay que compararlo con 1978, que fue el año

récord de esta década.

La producción total agraria de 1979 ha disminuido en un 1,3 por 100 en relación a 1978, que aumentó un

4 por 100 respecto a 1977. El valor añadido bruto acusó, asimismo, una contracción del 3,3 por 100

respecto a 1978. Tan sólo la cosecha de vino ha sido superior a la del año anterior, con lo que se ha

producido una situación crítica ya que existen unos excedentes de superproducción de 50 millones de

hectolitros.

DIARIO 16 - La baja productividad del sector agrario español se señala como uno de los principales

problemas de nuestra agricultura. ¿Se puede esperar a corto plazo una equiparación con las

productividades de otros países en este sector?

G. F. — La productividad de la agricultura española esté aumentando en su conjunto, y algún producto

como el maíz tiene un índice de productividad que no se ha conseguido en casi ningún otro país. Incluso

en la cebada y el trigo, la productividad es alta y esto está compensando la pérdida de posición relativa en

cuanto a rentabilidad a nivel de empresa. Este es uno de los retos que tiene planteada la agricultura

española, ya que si no aumenta la productividad va a perder una posición relativa más como consecuencia

del no incremento de los precios.

DIARIO 16 - ¿Cómo condicionan los problemas de capitalización el desarrollo de la agricultura?

G. F. — La capitalización en el sector agrario está cambiando de signo, durante muchos años ha aportado

gran parte del pasivo necesario para financiar el desarrollo de los sectores industriales y de servicios, la

transferencia del capital agrario ha servido para el desarrollo industrial. Ahora, a medida que debe

modernizarse, aumentar su productividad, necesita una transferencia de capital para tecnificar su

producción, en este sentido tiene una deficiente estructura en cuanto a los recursos y manejo de los

mismos. De ahí el intento del Ministerio de Agricultura de presentar al Gobierno una ley de Financiación

Agraria que abra nuevas posibilidades a la solución de los problemas del sector.

DIARIO 16 - ¿En qué fase se encuentra este proyecto de ley?

G. F. — En estos momentos se está desarrollando su contenido para ser presentada al Gobierno y, en su

caso, al Parlamento. Su objetivo es clarificar el panorama de los recursos posibles y cuáles deben ser las

vías para garantizar el tema de la financiación. Creemos que es muy importante que entidades del tipo de

ASICA y de otras entidades financieras privadas aparezcan en el sector para darles apoyatura y afianzar

los créditos, especialmente el pequeño y mediano agricultor.

Negociaciones difíciles

DIARIO 16 - Las negociaciones de los precios agrarios para 1980 serán difíciles, incluso, una

organización agraria apuntaba la posibilidad de no llegar a ningún tipo de acuerdo...

G. F. — Desconocemos todavía la forma que va a tomar esta negociación, evidentemente este año por el

empobrecimiento general del país y las subidas de los costes en agricultura va a ser aceptar limitaciones

en los precios. Sin embargo, la orientación de la negociación debe ir, y los representantes del sector lo

están comprendiendo, hacia una mejora de la productividad que permita incrementar las rentas.

Una subida exagerada no la iba aceptar el Ministerio sino la economía general del país. La negociación

maxi-malista, vía precios, no favorece al sector, más teniendo en cuenta que la entrada en el Mercado

Común está ya ahí, y la agricultura debe tender a ganar en competitividad.

DIARIO 16 - La entrada en la CEE, ¿va a ser tan favorable a la agricultura española como se dice?

G. F. — En todos los aspectos no va ser positiva. La agricultura ahora deberá adaptarse no sólo al marco

general de la economía española sino también al de la economía comunitaria. Va a haber sectores que

tendrán que restringir mucho más su expansión, así como ajustar sus estructuras para mantener su

competitividad.

En algunos productos como los hortícolas y la fruticultura sólo se van a encontrar ventajas; otros, como el

vitivinícola —con una producción más barata que la de otros países— también habrá aspectos

beneficiosos. Tampoco será conflictiva la producción de cereales de invierno o maíz; sin embargo, el

cultivo del tabaco va a requerir una modificación en la estructura de producción. En líneas generales, la

agricultura nosotros la vemos como complementaria y no como conflictiva, lo cual no elimina la

necesidad de plantearse una política de modificación de estructuras muy sustantivas.

DIARIO 16 - En su reciente, viaje a Bruselas, Lamo de Espinosa señaló la necesidad ante los

responsables comunitarios de conceder algún tipo de ventaja arancelaria a productos agrícolas, españoles.

¿Hay posibilidades de que prospere esta propuesta española? G. F. — Esa necesidad es evidente. No

podemos olvidar el reciente conflicto como consecuencia de la negociación pesquera con Marruecos y la

discusión surgida por el posible tránsito de productos cítricos marroquíes por España. En el sector hay

gran irritación por la discriminación arancelaria que tiene nuestro país. En este sentido, el ministro ha

solicitado que, independientemente del ingreso en el Mercado Común, urge negociar en este periodo un

cuerdo arancelario que no nos discrimine con respecto a las naciones del Magreb.

En cuanto a los otros aspectos de las negociaciones con la Comunidad estamos ahora en una toma de

posiciones reglamentarias en materia del conocimiento de las diferentes agriculturas, los mecanismos

reguladores y las políticas de ayuda.

DIARIO 16 - Sobre los proyectos del Ministerio de Agricultura, ¿cuáles son los criterios, elaborados por

el IRYDA, para el desarrollo de la ley de Fincas manifiestamente mejorables?

G. F. — No conozco exactamente los criterios del IRYDA, pero, en definitiva, se trata de no ir a una

expropiación a ultranza de fincas, sino de llamar la atención a los propietarios de que la tierra, como

cualquier otro medio de producción, debe estar al servicio de la sociedad.

«No se irá a expropiaciones masivas»___

Ahora se está haciendo una especie de inventario de fincas que puedan estar insuficientemente cultivadas;

los criterios que se van a seguir son relativamente liberales en el sentido de que si una finca es inoperante

su capacidad de producción se procederá a instar a los propietarios a modificar su situación y, si no lo

hace, se irá a la expropiación. No se trata, sin embargo, de ir a expropiaciones masivas, sino de instar a

esa movilización de recursos.

DIARIO 16 - ¿A qué porcentaje de propiedades agrícolas pueden verse afectadas por esta ley?

G. F. —Es difícil de determinar porque no se sabe cuál va a ser la actitud y las posibilidades de recursos

de los propietarios. Creo que va a haber una reacción del sector hacia la puesta en marcha de la actividad

explotadora.

DIARIO 16 - ¿Cuál es la situación actual del plan de reestructuración del olivar?

G. F. — La reestructuración del olivar no va lenta, lo que ocurre es que el decreto se ha paralizado como

consecuencia de que se ha pretendido plantear de forma realista, aunque no sea todo lo expansionista que

pudiera desearse. En las próximas semanas el decreto será aprobado definitivamente en el Consejo de

Ministros.

Lo que sí hay que dejar en claro que no hay ningún compromiso ni ninguna negociación bilateral o de

otro tipo, para arrancar un millón de hectáreas. El plan trata más de racionalizar la explotación del olivar,

aumentar la productividad y que se pueda ir hacia una explotación complementaria en las tierras menos

favorecidas; lo que ha ocurrido es que en donde la tierra es apta para otros cultivos, los olivos han sido

arrancados, esto es algo que el Ministerio no recomienda pero no puede prohibir.

DIARIO 16 - ¿Ha aparcado definitivamente el Ministerio el prometido Estatuto de la leche?

G. F. — En estos días estamos en negociación con los representantes de Galicia y el día 11 estaremos en

Santander. Se está revisando región por región los criterios de cada uno, porque es evidente que el

Estatuto ha de ser una norma marco que debe contemplar las diferentes posiciones. Estamos en la línea de

mejorar las estructuras y la capacidad de producción, la expansión iría contra el propio sector.

DIARIO 16 - ¿Qué otros proyectos está preparando el Ministerio para este año?

G. F. — Hay un tema para el año ochenta en el que queremos llamar la atención, a pesar de que se

enfrentará a dificultades y de que no es de realización a corto plazo. Es el tema de potenciar las

posibilidades ganaderas que tiene el suelo español, hay que tener en cuenta que tenemos entre siete y

ocho millones de hectáreas improductivas y que pueden servir para ir hacia una ganadería más ligada a la

tierra. Si continúa siendo una ganadería intensiva, seguiremos dependiendo del exterior y siendo uno de

los mejores clientes de Estados Unidos en maíz y soja, y no por acuerdos con las multinacionales, sino

por un problema estructural.

1980 será mejor

DIARIO 16 - ¿Cómo se puede prever, en estos momentos, el año agrícola mil novecientos ochenta?

G. F. — Mil novecientos ochenta, desde el punto de vista de la producción agraria en general, va a ser

mejor que el pasado año, si no hay una influencia climatológica negativa. La agricultura va a aumentar su

participación, más teniendo en cuenta que las previsiones no señalan un gran crecimiento en los otros

sectores. El año también será difícil para el sector, pero hay un elemento esperanzador de concienciación

para ir hacia una mejora de la productividad y de las estructuras. El esfuerzo de la Administración

marchará también en esa línea de entendimiento con el sector para que lo que el Ministerio proyecta

orientar más el montaje tecnológico cara a una agricultura más fuerte y competitiva.

 

< Volver