Autor: Arnaiz, Eduardo. 
 París: Rueda de prensa con el "Espía de Franco". 
 No desmintió claramente las declaraciones del comisario Conesa  :   
 "Ahora me dedico a trabajar en los periódicos", dijo. 
 Pueblo.    17/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

PARÍS: Rueda de Prensa con el "Espía de Franco"

NO DESMINTIÓ CLARAMENTE

LAS DECLARACIONES DEL COMISARIO CONESA

«Ahora me dedico a trabajar en los periódicos», dijo

PARÍS. (PUEBLO, de nuestro corresponsal, Eduardo ARNAIZ.) «Ahora no soy espía. Ahora me dedico a

trabajar en los periódicos», afirmó a última hora de la tarde de ayer Luis M. González-Mata, en el curso

de una rueda de Prensa celebrada en el hotel Lutetia, y a la que fuimos convocados la casi totalidad de los

periodistas españoles aquí acreditados. La finalidad principal de esta convocatoria consistió en una serie

de aclaraciones por parte de González-Mata (autor del libro «Cisne. Yo fui espía de Franco») sobre lo que

de él había dicho el comisario Roberto Conesa. La rueda de Prensa transcurrió en un ambiente

ciertamente hostil, por cuanto González-Mata no aclaró en absoluto las palabras que sobre él pronunciara

el comisario que liberó a Villaescusa y a Oriol. Simplemente se limitó a decir lo contrarío; es decir, a

dejar su palabra contra la del señor Conesa.

Sí afirmó González-Mata que fue testigo de los violentos interrogatorios a que fue sometido Julián

Grimau, que al único político que conoce es, por pura casualidad, a Fraga (le conoció en el despacho del

director general de Seguridad cuando el cargo lo ostentaba el coronel Eduardo Blanco) y que desde que

dejó de trabajar en el espionaje ya no es amoral. Asimismo afirmó que conoció a Cubillo en Argel en

1963, cuando fundaba su Movimiento de Autonomía Canaria. En este momento llegó el fin de la

conferencia de Prensa, porque Gonzalez-Mata dijo •Entonces, Cubillo trabajaba para nosotros». Un

periodista canario se levantó enfurecido, desmintiendo la aseveración del que fuera «espía de Franco».

González Mata no precisó más detalles y punto final.

En opinión puramente personal, la conducta actual de este hombre, que ha escrito tan revelador libro, no

está nada clara. Y sigue trabajando. Pero ¿para quién?

 

< Volver