Autor: Morán, Gregorio. 
 Superagente Conesa. Esta es su vida (3). 
 Año 47: Entrada en el PCE     
 
 Diario 16.    26/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Año 47: Entrada en el PCE

Gregorio Moran

RESUMEN DE LO PUBLICADO.—Los primeros años de Roberto Conesa no son fáciles, antes de la

guerra empleado en una tienda de ultramarinos, más tarde cambia de bando, y se pasa con armas y

bagajes al nuevo régimen.

En los años anteriores al 47, Conesa demuestra su audacia introduciéndose en el movimiento guerrillero

de Toulouse, y da prueba de su habilidad en expediente famosos, como "el de las menores", o el asunto

Antonio Donoso, de UGT. En estos primeros años de actividad, Conesa va dando pruebas de ciertas dotes

en el estilo policial "años cuarenta".

"Conesa es un policía que no ceja nunca", dice Julio. "Mi caso es muy representativo de la manera de

trabajar de Conesa. A mí me contactó con una llamada telefónica en el 44 y me citó en el cine Bilbao. Yo

acababa de salir de la cárcel y Conesa me pidió que te pusiera en relación con el Partido Comunista

(PCE). Cuando caigo cuatro años más tarde en el expediente de Julio Nava, Conesa no me perdonará el

que le engañara en aquellos años diciéndole que yo no sabía nada de nada."

En aquellos años duros hay nombres de policías que algunos no podran olvidar nunca: Mario de las

Heras, Ballesteros, "Carlitas", o Roberto Conesa, Isabel Sanz, detenida en las redadas posteriores a la

muerte de unos falangistas en Cuatro" Caminos, no tiene un recuerdo especial de Conesa, "mas o menos

todos actuaban igual". El testimonio de Isabel es importante especialmente por ser la persona que mas

tiempo estuvo en la DGS exactamente cinco meses. De allí saldría para ir a la cárcel, tiras una fuerte

campaña internacional en favor de su liberación

Muy procaz

"Yo quisiera recordar a Juan Casín —cuenta Isabel— que fue detenido cuando hacía su servicio como

Policía Municipal en Caballero de Gracia, y que guardaba el aparato de propaganda en su casa. Seguro

que Roberto Conesa podría decir mucho de él: Tuvo un comportamiento ejemplar. Casi fue fusilado por

estar implicado en el expediente de Zoroa." "De Roberto Conesa yo sólo recuerdo que era muy procaz en

sus interrogatorios", comenta el delegado en Madrid de una importante editorial que fue detenido por

Conesa en octubre del 46. Procaz o no, porque hay testimonios contradictorios sobre este punto, lo cierto

es que Conesa es eficaz. La detención de Zoroa, prestigioso dirigente comunista de la época, supone

mucho para las fuerzas semiguerrilleras que operan en Madrid.

En. la caída de Zoroa es, Conesa el que logra la colaboración de dos dirigentes del PC, Luis González,

alias "Carlitos", y un catalán de Tarragona, del que muchos recuerdan aún su nombre de guerra, "Luis". A

partir de ellos se derrumbará casi toda la infraestructura del PCE en el interior. la caída que se inicia en

Madrid tendrá ramificaciones por todo el país.

Conesa por González

Luis González, que en aquel momento era el máximo responsable del PC en Madrid, colabora en la

desarticulación del aparato de propaganda. Timoteo Ruiz y Emilio Rodríguez son detenidos un 20 de abril

de 1947 por Conesa en persona. Los dos, responsables de la imprenta del PC, estaban esperando en la

calle Viriato a Luis González, cuando es Roberto Conesa el que se presenta.

Timoteo Ruiz, que sufrirá el estilo de interrogatorio "años cuarenta", cuenta aún hoy, no sin humor, cómo

un distribuidor de propaganda apodado Premura, que estaba siendo interrogado por Conesa, a quien le

daba pistas falsas, al entrar en el despacho Timoteo para un dareo y observar el estado en que éste se

encontraba, le dice a Conesa: "No quiero decir más, todo lo que he dicho hasta ahora es mentira; yo no

denuncio a ningún camarada". Timoteo recuerda perfectamente la reacción de Conesa y el grito de

Premura.

"Viva Premura"

Premura aún vive para contarlo. Este hombre, cuyo verdadero nombre era Diego, había tomado el apodo

que no le abandonaría nunca, al comienzo de la guerra en un pueblo de Toledo, a donde había ido a dar un

mitin. A los gritos de los campesinos pidiendo armas, Diego replicó: "No preocuparos que las armas

vendrán con premura", a lo que varios campesinos gritaron "Viva el camarada Premura".

Aquel año heroico del 47, en loa estertores del movimiento guerrillero, Roberto Conesa es uno de los

hombres claves para la desarticulación del PC en el interior. Además del aparato de propaganda, una

Minerva Boston, de la que habría de sentirse orgulloso, hay un hecho que si se olvidara la operación

"Valencia" con el Grapo, sería quizá la cima del trabajo estilo Conesa.

En vísperas de mayo de 1947 son enviados desde Toulouse dos responsables comunistas, José Satoué y

Jaime Planas, alias "El Pequeño". El primero entra en contacto tras distintas vicisitudes con Elíseo A., un

hombre de estatura mediana, siempre bien vestido, de profesión representante. Este hombre será quien

ponga en contacto a Roberto Conesa con José Satué, a los pocos meses de la llegada de éste a Madrid.

Por aquella fecha hay en el país un acontecimiento que cataliza a las fuerzas antifranquistas: la primera

huelga general que tiene lugar en Bilbao. Satoué, que había sido enviado al país con la misión de

reconstruir la UGT, y consciente de su responsabilidad, hace intentos infructuosos para imprimir una

octavilla que ponga en conocimiento de los madrileños la huelga vasca.

Panfletos "made in Conesa"

Desmantelado el aparato de propaganda del PC por la Policía política meses antes, Satué se ve obligado a

entrar en contacto con quien pudiera prestar la más mínima colaboración en la edición de la proclama. Y

es Elíseo A. quien le comunicará la existencia de un militante comunista que dice tener un hermano

dueño de una imprenta.

Al principio será por intermedio de Eliseo que "el hermano del impresor", que no era otro que Roberto

Conesa, mantendrá las relaciones con Satué. Pero ante la defectuosa impresión del material y las

innumerables erratas, Satué se ve obligado a sostener una entrevista •con el hermano del impresor ".

El 5 de mayo tendrá lugar la entrevista de Satué y Conesa en una cafetería de Cuatro Caminos. Se

volverán a ver otra vez más, mientras Conesa da largas a la entrega del material alegando dificultades

técnicas de su hermano.

El 10 de mayo, José Satué será detenido, y estará en la Dirección General de Seguridad hasta primeros de

junio. El segundo día verá a Conesa con un paquete debajo del brazo, quien le dirá "éstas son las cosas

que tenía que entregarte".

 

< Volver