Autor: Morán, Gregorio. 
 Superagente Conesa. Esta es su vida (6). 
 Un policía recorre Europa     
 
 Diario 16.    30/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 28. 

Un policía recorre Europa

Gregorio Moran

RESUMEN DE LO PUBLICADO.—El policía que inicia su carrera profesional en el año 39 con el "ex-

pediente de las menores", Roberto Conesa, convirtiéndose en un especialista de la represión política,

pasará por diversas vicisitudes profesionales basta llegar a su viaje a, Santo Domingo, a finales de la

década de los cincuenta.

Roberto Conesa, que había sido empleado de ultramarinos antes de la guerra, en la que luchó como

soldado de la República y militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), tiene una destacada

participación en I» represión de los años cuarenta y cincuenta, con casos tan importantes como su

infiltración en las filas guerrilleras de Toulouse, o en el propio Partido Comunista de España (PCE), las

detenciones del Grupo de Escritores Jóvenes y el expediente del Congreso de Juventudes en Moscú, a

finales de la década del cincuenta.

Roberto Conesa deja atrás Iberoamérica, al dictador dominicano Leónidas Trujillo y la extraña importa-

ción de colonos valencianos, que le acarreó más de un problema.

Fuentes policiales afirman que los primeros años 60 no fueron fáciles para el que llegaría a convertirse en

el superagente Conesa. Se incorpora a la Policía Política, Cuerpo que en aquel momento dirigía en

Madrid José de Diego, "un hombre de características humanas semejantes a las de Conesa", como

señalaría quien les conocía bien.

Conesa trabaja en las oficinas de los Servicios Técnicos de la Dirección General de Seguridad, situados

en el número 2 de la calle del Correo, exactamente encima de donde explotaría el 20 de septiembre de

1974 una extraña y potente bomba que produciría, innumerables víctimas.

Conesa atraviesa una de las etapas más difíciles de su , vida. Acaba de fallecer su esposa, francisca

Arranz, y su salud se resiente, fundamentalmente a través de la úlcera de estómago que padece desde años

antes. Acostumbra en esta época ir a cazar a un coto cercano a Madrid en compañía de su jefe, Ricardo

Casanueva.

Al extranjero

En el campo profesional su actividad se concentra durante los años 60 en los grupos a la izquierda del

Partido Comunista. Según fuentes de absoluta solvencia, Roberto Conesa sigue paso a paso la creación

del Partido Comunista Marxista Leninista (PC-ml), escisión pro china del PCE, que comienza a gestarse

en el 62 y se consuma dos años mas tarde.

Los pro chinos, como se les conocía en el lenguaje de la época, celebran dos reuniones constitucionales,

una en París durante el mes de octubre del 64. y otra en Bruselas, en diciembre. A ellas asisten los tres

grupos de cuya unificación surgirá el PC-ml. El núcleo de París, que editaba "Mundo Obrero

Revolucionario": el de Madrid, cuyo portavoz era "Proletario", y un tercero y más fuerte, del cual saldrían

las principales figuras del partido, que tenía, su base en Ginebra, "La Chispa.», titulo de uno de los

periódicos de Lenin en su primera época revolucionaria.

La inmensa mayoría de los militantes del PC-ml eran emigrantes, bien por razones económicas, bien por

razones políticas. Y dado que el nuevo campo de Conesa se centra en la información exterior, no es de

extrañar su interés en este grupo político.

Durante años, el inspector Conesa recibe información absolutamente fidedigna de los movimientos del

PC-ml. "Yo puedo garantizar —cuenta un testigo de excepción de aquellos años, como fue el ex infiltrado

González Mata— que Roberto Conesa recibía información al más alto nivel de ese partido".

"Cuantío yo estaba en Argelia —añade El Cisne— me llegaron comunicaciones desde Suiza, exactamente

desde Ginebra enviadas por Conesa en las que me detallaba cuestiones relacionadas con entrevistas de los

pro chinos españoles con el Frente Nacional de liberación (FNL) de Argelia, que no podrían conocerse sin

tener a alguien colocado al más alto nivel."

Dado que Ginebra se convierte en el principal centro de la extrema izquierda enemiga del Partido

Comunista, puede decirse que Conesa fija su residencia habitual en esa ciudad, desde donde algo más tar-

de se trasladará a Bruselas.

Amigos

Quizá surja en. aquellos años ginebrinos la amistad entre Conesa y Juan Luis García Llobera, otro de los

profesionales de la información policial, de quien es más que probable que Conesa aprendiera muchas

cosas.

Garcia Llobera, más Joven que su compañero, es un policía poco común. Habla correctamente francés y

alemán, y participó activamente en la muerte del legendario anarquista catalán Savater. Casado

con una. judía sefardita y padre de cinco hijos, García Llobera está considerado como un notable pianista,

apasionado por Juan Sebastián Bach. y la música de Jazz, poseedor asimismo de una excelente biblioteca.

Su trabajo se interfiere en más de una ocasión con el de su amigo Conesa. Ambos trabajan durante años la

información de los grupos extremistas en Europa.

En la España de los años 60. el nombre de Conesa aparece únicamente en forma esporádica durante los

interrogatorios de Julián Grimau, dirigente comunista fusilado en el 63. y en las detenciones de

importantes miembros de Comisiones Obreras, de las que se hablará más adelante.

Monseñor Ussía

Conessa sigue centrando su trabajo en la información recogida por sus "infiltrados" en los grupos de

extrema izquierda. En mayo de 1966, tiene una destacada participación en el descubrimiento y posterior

detención de los secuestradores de monseñor Ussia Urruticoechea, consejero eclesiástico de la Embajada

española en Roma, secuestrado por "un grupo de anarquistas españoles" autodenominados Grupo 1 de

Mayo.

El supuesto motivo del extraño secuestro era conseguir "la libertad de los presos políticos". Tras el final

feliz, a lo que se llegó con una facilidad digna de la "Operación Valencia" en que culminaron los recientes

secuestros de Antonio María de Oriol y Emilio Villaescusa, monseñor Ussía declaró ufanamente:

"Siempre estuve seguro de que no me harían nada."

La prensa española recogía entonces, con extraordinaria habilidad, las dudas que surgían en la prensa

italiana. Por ejemplo, en el diario "Madrid" del 3 de mayo de 1966, Jesús Picatoste copiaba las siguientes

frases de un periódico italiano: "Este caso no parece que vaya a tener una solución en breve tiempo. En

varios sitios se afirma que el Gobierno franquista conoce muchos más detalles de los que hace creer."

Monseñor Ussía era liberado días más tarde sin problemas, ni concesión alguna por parte de las

autoridades españolas.

Nace el FRAP

Poco antee del famoso mayo del 68 en Francia, hay un desplazamiento hacia Bruselas de los grupos pro

chinos españoles, de los que saldrá a su vez el FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico).

Conesa sigue este desplazamiento y reside frecuentemente, durante los años 67-68, en la capital belga,

donde se le facilita la tarea de controlar las fuentes económicas del PC-ml, que procedían fundamen-

talmente de la República Popular China, vía Albania, hasta llegar al secretario general de los pro chinos

belgas, Jak Grippa, quien, por cierto, asistiría a una de las reuniones fundacionales del grupo marxista-

leninista español.

A partir de los Servicios Técnicos de la DGS, para los que Conesa venia trabajando, surgiría años más,

tarde, de la mano del director genera] de Seguridad, coronel Eduardo Blanco, el famoso SCOE (Servicio

de Coordinación. Organización y Enlace, que tiene su primera sede en la calle del Correo y que en 1965

se traslada a Rey Francisco, 21. Curiosamente, el mismo número en el que se refugia Jorge Cesarsky, el

argentino que acompañaba al presunto asesino del estudiante Arturo Ruiz en enero de este año.

En la placa situada en la puerta podía leerse: "Emigración Internacional". palabras con las que se definía

uno de los principales objetivos del SCOE.

 

< Volver